500 días juntos: Pop, amor y otros desastres

500 días juntos: Pop, amor y otros desastres

De cuando en cuando llegan a nuestras pantallas cierto tipo de propuestas estimulantes, con vocación de permanencia en cartel y en la memoria del espectador. Suelen ser películas de corte modesto y se alimentan más del boca-oreja que del bombardeo publicitario de otro tipo de productos que poseen una textura similar pero vienen avalados por las majors y sus estrellas de postín. Creo recordar el caso de Night on Earth (Jim Jarmusch, 1992), que se proyectó en los cines de Barcelona durante un par de años. No creo que consiga el mismo nivel de culto, pero 500 días juntos (500 days of Summer, Marc Webb) es una de esas pequeñas joyas que emergen del panorama alternativo y alcanzan un cierto status fundamentado en la aceptación popular que generan. Se estrenó en octubre de 2009, pero todavía puede verse en alguna sesión mediogolfa. En mi caso acudí recomendado por una persona que posee un exquisita sensibilidad musical y una mirada capaz de convertir el más ínfimo acontecimiento cotidiano en una verdad poética. Ante las exhortaciones de semejante oráculo, valía la pena dejar de lado las fobias en contra de un subgénero personalmente repudiado: el de la temible comedia romántica.

Sí, amigos: nada más comenzar, la voz en off advierte de que estamos ante una historia de ‘chico conoce chica‘ aunque ‘no es una historia de amor…sino acerca del amor‘ (tal aclaración parece una disculpa, tan conscientes son los autores del guión del público al que se dirigen). El chico en cuestión, algo empanado a decir verdad, es Tom (Joseph Gordon-Levitt), arquitecto frustrado que trabaja en una empresa de postales de felicitación con sede en Los Angeles. La chica es Summer (Zooey Deschanel), una atractiva compañera de trabajo recién llegada al negocio. Un día, mientras coinciden en el ascensor, Summer reconoce la inmortal melodía de There is a light that never goes out que suena en los auriculares de Tom. Inmediatamente, la chica se declara fan de The Smiths y decide que un tipo que los escucha debe de ser digno de su interés. Por su parte Tom deduce que una chavala que adora al legendario grupo de Manchester debe de ser, a la fuerza, la mujer de su vida. Sin embargo, sus 500 días juntos distarán mucho de ser un cuento de hadas.

 

En esencia, 500 days of Summer es una radiografía caleidoscópica de una pareja desequilibrada desde el origen por dos maneras diferentes de concebir la relación amorosa. Una disparidad de perspectivas en la que se produce una inversión de los roles habituales, que ya va siendo hora de encerrar en el armario, dentro del cajón de Etiquetas y Prejuicios trasnochados: aquí el chico es un romántico empedernido (debido en parte a la ‘sobreexposición desmesurada al pop británico‘), a la búsqueda de Ella. Por su parte, Ella es una mujer independiente, ligera de equipaje, reticente a fijar plazos o aceptar ataduras que vayan más allá de disfrutar del momento, que no es poco. Webb y su equipo de guionistas (Scott Neustadter y Michael H. Weber) retratan a Summer como una rarita algo distante. Las simpatías de los autores están con Él (no hay más que ver la dedicatoria destroyer con la que comienza el film), pero el personaje interpretado por Deschanel es sincero en todo momento. Rarita, sí, pero legal. Una cualidad apreciable que no impedirá la frustración de Tom, enamorado hasta el tuétano de una persona que no le devuelve el sentimiento del mismo modo.

La dualidad que subyace en el fondo del relato también vertebra la forma del mismo. El film se compone de la contraposición de momentos opuestos: las cumbres y los valles de la pasión amorosa. En términos de la metáfora citada en la misma película, es una deconstrucción del trayecto que recorre el protagonista y que va entre atribuir la forma de un corazón a un lunar observado en el cuerpo de la amada o ver la misma mancha en la piel como una repugnante cucaracha. Un trayecto con inevitable destino al desastre y paradas en todas las estaciones habituales en estos casos: incomprensión, desesperación, ira, falsas ilusiones y miserabilismo, para desembocar finalmente en la aceptación y la superación. La fragmentación de la historia en pequeñas píldoras desordenadas es el principal elemento narrativo utilizado por Webb  para dotar a su primera obra de un aire diferenciador, pero no es el único: el director se divierte manejando una serie de recursos, caprichosos o no, como la utilización de la split screen (en la celebrada secuencia expectativas vs. realidad), la inserción del irónico y pretendidamente cursi número musical o los fogonazos de animación.

La película se beneficia de este carácter juguetón, igual que del buen hacer de Gordon-Levitt, al que recordamos de la sorprendente Brick (Rian Johnson, 2005) y la Deschanel, que además de actriz ( El incidente, The Happening, M. Night Shyamalan, 2008) es modelo, cantante y compositora. También merece la pena destacar la notable selección de canciones de la banda sonora (Pixies, Regina Spektor, Belle & Sebastian…) y el aspecto visual: la cámara de Webb, bajo los parámetros del director de fotografía Eric Steelberg, filma una ciudad de Los Angeles alejada de la prototípica imagen de la capital californiana. Aparece el Edificio Bradbury, pero no hay rastro de la periferia horizontal, ni del lujoso Sunset Strip, ni de las neumáticas vigilantas que pasean sus curvas por las cercanas playas de Malibú. Al contrario, por momentos más parece alguna de las ciudades británicas por las que deambularon los héroes musicales de nuestro protagonista. El look europeo le sienta bien a una cinta que, por otra parte, rinde homenaje continuado a Ikea (!), al pop anglosajón (camisetas de Joy Division, karaokes de The Clash, además del referenciado culto a The Smiths) y al cine de Jean-Luc Godard o Ingmar Bergman, ni que sea en formato de caricatura.

En definitiva, una película fresca, dotada de suficientes atractivos que la elevan por encima de la ñoñería habitual del subgénero. Es cierto que el que escribe lo hace condicionado desde el momento en que There is a light…Please, please, please let me get what I want suenan en pantalla, no sólo como meros adornos sino como piezas que desencadenan o hacen evolucionar la acción. Sí, lo confieso, pertenezco a ese segmento de la población al que, como antes decía, está dirigida principalmente la película (esto es, treintañeros arties, con querencia por la nostalgia, lo clásico y lo indie, aunque del amor y sus desastres sabemos todos). Si no pertenecéis a ese colectivo, concededme algo de crédito: no esperéis una de parejitas al estilo de la cargante Jennifer Aniston o una sobredosis de caramelo de la escuela del Hugh Grant más decadente. En el peor de los casos, disfrutaréis de un pasatiempo sobre el que cimentar unas buenas tertulias-café después de la proyección, discutiendo si es cierto que el pop es dañino por inyectar fantasías irrealizables en nuestras candorosas venas, o si esas canciones que nos hicieron llorar también salvaron nuestras vidas. Y para debatir si las chicas bonitas cavan tumbas, o si el amor eterno existe o es una mentira miserable. Aunque si algo enseña la película es que el amor no se concibe, sino que se siente. Y surge cuando menos te lo esperas.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.