9: Almas de metal… y trapo

9: Almas de metal… y trapo

¿Qué tendrá el Apocalipsis – y lo que sea que venga tras él- que resulta tan fascinante ? El planeta desolado, los humanos malviviendo, cuando no exterminados por completo, razas mutantes, salvajismo, migajas de civilización… No hay mayor drama que aquel que amenaza a toda la Humanidad, ya sea vía catástrofe climática (en ello estamos, gracias al aval de los fracasados de Copenhague), cataclismo nuclear, pandemia incontenible o rebelión de las Máquinas. Ni mayor drama ni mejor divertimento. El subgénero apocalíptico ha dado tardes de gloria al cine fantástico: obras maestras rebosantes de violencia y fetichismo como Mad Max 2: El guerrero de la carretera (Mad Max 2: the road warrior, George Miller, 1981), apoteósicos festines de efectos especiales y aventuras descerebradas como 2012 (2012, Roland Emmerich, 2009) y toda una serie de subproductos de dudosa catadura moral que no caeré en la tentación de publicitar aquí.

Ahora es el turno para que un cine de posibilidades ilimitadas, como es el animado, ofrezca su particular visión de la vida después del Armagedón. Se estrena  9 (9, 2009), del debutante Shane Acker, una fábula a medio camino entre la Técnica y la Alquimia, que transcurre en un mundo análogo al resultante de la derrota de las huestes de John Connor ante el ejército de Terminators, por citar una saga que entronca en la temática con la cinta que aquí nos ocupa. Ya tuvimos un adelanto en el Festival de Sitges, donde nuestro intrépido compañero Merk recogió las primeras impresiones , pero ahora llega a las pantallas de todo el país en su estreno oficial. 9 es la versión extendida del exitoso corto del mismo título realizado por Acker en 2004. En su estreno como director de largometrajes ha sido apadrinado por el ínclito Tim Burton, en calidad de productor. 

Al comienzo de 9 muere el último de los humanos. Por lo menos ya no tendremos conocimiento de la existencia de ninguno más. Únicamente hay cadáveres desperdigados por las ruinas de la antigua civilización. Un espeluznante gato mecánico y un grupo de curiosos homúnculos de trapo pululan entre los detritos. Uno de estos peleles, bautizado como Número 9 (Elijah Wood), será el desencadenante de una aventura sombría a través de la cual conoceremos los motivos del descalabro sufrido por la raza humana…y acaso unas pizcas de un porvenir más o menos negro. Un escenario inmejorable para conseguir una película deslumbrante en lo visual, como suele suceder con los productos certificados por el sello Burton.

Aquí, las fantasmagorías góticas propias del universo burtoniano se sustituyen por un goticismo post-apocalíptico de inspiración steampunk (en este caso stitchpunk, según difunde el propio Acker, haciendo referencia al aroma a taller de costura que desprenden sus pequeñas criaturas). Se apuesta entonces por la estética retrofuturista, la derivada de la técnica emergente durante la Revolución Industrial, de los relatos escritos a la luz de gas, las fantasías victorianas filocientíficas de Julio Verne o de H.G. Wells. Y los resultados no pueden ser más espectaculares, tanto en lo tocante a los minuciosamente diseñados escenarios, como a los entrañables muñecos protagonistas y a las pavorosas máquinas que aparecen a lo largo del film: el consabido felino, el no menos amenazador pseudo-pterodáctilo, la sobrecogedora araña y el temible Robot Primordial, Cerebro9 fascinará a los adeptos a este tipo de ucronías sustentadas en gadgets de hojalata y cilindros de vapor que tiene precedentes cinematográficos en obras de animación como Steamboy (Steamboy, Katsuhiro Ōtomo, 2004) o en híbridos digitales como la igualmente deslumbrante aunque fallida Sky Captain y el mundo del mañana (Sky Captain and the world of tomorrow, Kerry Conran, 2004).

Por desgracia, suele ser habitual que este tipo de películas preciosistas en su diseño descuiden un tanto la escritura. El punto flaco de 9 es su guión, escrito por Pamela Pettler, coautora de La novia cadáver (Corpse Bride, Tim Burton & Mike Johnnson, 2005). No comparto la opinión de los que consideran al corto original como una pieza muy superior a la película, pero es cierto que la historia peca de situaciones algo repetitivas y de una sencillez argumental (además de una cierta querencia por el ternurismo) que desmerecen un tanto los excelentes resultados visuales. El libreto de Pettler se sustenta en el archiconocido mito de la Ciencia como camino a la utopía en contraposición a la nefasta influencia del militarismo como desencadenante de la tragedia y la distopía. Un mensaje bien sencillo, como también lo es el contraste simbólico entre el liderazgo espiritual de los homúnculos, a cargo de un Número 1 (Christopher Plummer) de aspecto y maneras episcopales (habita en las ruinas de la Catedral, abogando por el inmovilismo), y la apuesta por el conocimiento y la acción de los gemelos 3 y 4 y la autosuficiente Número 7 (Jennifer Conelly), stitchpunks escindidos que no por casualidad viven en el Templo del Saber, la Biblioteca. Los monigotes tienen alma, pero algunos personajes hubieran necesitado algo más de desarrollo, como Número 6 (Crispin Glover), el enigmático, visionario y obsesivo artista, o Número 2 (Martin Landau), que desaparece demasiado pronto.

Sin embargo, a pesar de la sencillez de la historia, 9 se goza. Sus 80 minutos de duración pasan volando y el espectador disfruta de una aventura ligera pero inquietante y tenebrosa, capaz de deslumbrar por momentos, poseedora de suficientes cualidades y elementos bizarros para hacerla poco apropiada para el público infantil pero sugerente y atractiva para los más creciditos. Con el tiempo, 9 acabará en los anaqueles de los pequeños clásicos de culto. Aunque sea de trapo.

 

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.