ABRAHAM LINCOL, EL CAZADOR DE VAMPIROS: PORNOGRAFÍA BARATA

ABRAHAM LINCOL, EL CAZADOR DE VAMPIROS: PORNOGRAFÍA BARATA

Nunca me hubiera imaginado que existieran tan variopintas señales de precaución: Precaución evite accidentes su familia le espera, precaución no use su espalda use sus piernas y la que más me ha sorprendido: precaución piense antes de actuar, increíble, pero cierto. Son triangulitos amarillos advirtiéndote que si no piensas (luego existes) puedes sufrir algún daño físico o mental…lo sé, dicho así parece que ahora yo, me haya caído de un higuera. Pero es tal mi indignación, que voy a salir a la calle a lo Banksy, y a meter plantillazos de graffiti en todas las salas de cine que pueda. Mis primeros triangulitos amarillos serán éstos: precaución subida del IVA, precaución falso 3D, precaución secuela que deja secuela (ésta me gusta mucho), precaución director apadrinado, precaución refrito de saga.

Abraham Lincoln: El Cazador de Vampiros, adaptación de una novelita americana homónima del 2010, se lleva de largo todos los triangulitos amarillos, habidos y por haber. Es realmente un subproducto con la calidad de las peores películas porno de los 80: fotografía barata, guiones estúpidos donde lo que dicen no interesa a nadie, saltos en la narración, y actores tan pobres, tan limitados, como los movimientos del hacha del que hace gala el malogrado Presidente americano, seguramente, el más famoso personaje de la Historia moderna de los Estados Unidos de América. Flaco favor le hacen, seguro que más de un indignado patriota republicano se ha indignado por la falta de respeto y de seriedad por convertir a todo un referente por la lucha de las libertades en el Van Helsing Vaquero de los USA. En esta moda de zombies y vampiros, muy propio del fin de la bonanza que vivíamos, es cuando emergen estos subproductos culturales como esta infame película, producción pornográfica de malgusto dirigida por el director ruso de Wanted (2008), apadrinado de otro director que vampiriza una y otra vez, su propia obra pasada…Tim Burton.

¡Sí!, estoy indignado, ¡qué pasa!. Como sigamos así no nos van a dejar ni una gota de sangre. La verdad, ya no sé quiénes son los auténticos vampiros de una pobre industria a la que le están dejando, sin ideas originales, sin distribución equitativa y sin precios populares. Ahora, encima, se reinventan el timo del 3D rescatado por el falso canto de sirenas ecológico que fue Avatar (2009). Recordemos que la primera película 3D  fue ya en 1952, Bwana, diablo de la selva, y por mucha tecnología desplegada por el director de Titanic(1997), al final seguimos llevando las engorrosas gafapasta…bueno, los otros gafapastas las llevarán siempre.

Pero el auténtico peligro, en este este verano de peligro de incendio, han sido las numerosas revistas que hemos consumido en la amaca de playa o en el césped de la piscina, con sus respectivos gurús, críticos, entendidos o modernetes que no supieron o quisieron (por motivos comerciales) alertarnos de tales peligros.  Ángel Sala de Imágenes se atrevió a equipar Abraham Lincoln: Cazador de vampiros con Capitán Kronos: Cazador de vampiros, una estimable producción Hammer y Jordi Batlle Caminal de La Vanguardia escribió: no es un trabajo desdeñable. Es curioso comprobar como la crítica no especializada, la revista Rolling Stone, por ejemplo, la califica como la película merece una estaca en el corazón y Quim Casas para El Periódico no se moja lo suficiente en su minicrítica de andar por casa con un: más allà del chocante anunciado, el film poco aporta a el género.

Es la hora de hablar claro, es la peor película con diferencia desde hace mucho tiempo que he visto, y todo por fiarme de personajes que van de críticos como el que les escribe. Abraham Lincoln: El Cazador de Vampiros, no tiene nada, absolutamente nada, una secuencia onírica de lucha sobre caballos galopando tal los bisontes del videoclip del grupo Justice, que merece su propio popcast que llamaremos secuencias tripis de directores flipaos (el nº1 del ranking se la seguriá llevando Kubrick, por muy Kubrick que sea, con su tripi-trip-astral en 2001:Un Odisea del Espacio) que cualquier día podríamos escuchar en el programa La Órbita de Endor, os lo recomiendo.

Abraham Lincoln: El Cazador de Vampiros es técnicamente una producción pornográfica, con un guión deleznable, con saltos narrativos inconexos, con la desfachatez de mezclar la política , confederados vampiros luchando contra La Unión. Estamos ante una de las mayores estafas cinematográficas de los últimos tiempos, y mira que hay malas películas/remakes, pero ésta es una enorme estaca que te clavan… y no precisamente en el corazón.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

1 Comentario

  1. The girl 17 Septiembre, 2012
    Responder

    Olé!

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.