Alicia in Wonderland:¡Que le corten la cabeza!

La propia complejidad del individuo radica en ese cuento macabro que es pasar del mundo infantil del sinsentido al mundo adulto de la razón. Y digo que es macabro, porque la pérdida de la inocencia,la pérdida de los sueños de un niño se producen siempre de una manera traumática. Obligados por ese devenir del tiempo, como nos marca insistentemente el conejo con su reloj, salimos corriendo en busca de nuestra propia identidad, no sin antes tropezarnos ,una y otra vez, con oscuras madrigueras. Como ya le sucedía a Max, el niño de Donde Viven los Monstruos , ahora es la Alicia burtoniana la que escapa confusa emprendiendo el viaje de lo extraordinario sobre lo ordinario, de lo ilógico sobre lo cartesiano, del correr al caminar, del inventar al describir, del soñar al dormir…todo ello hasta volver al hogar, pero habiendo ya mutado la dermis; ahora ya soy más fuerte, ahora ya soy más seguro porque haora…ya sé quién soy.

Bienvenidos a un nuevo mundo, un mundo de lógica locura, de juegos de palabras y de adivina adivinanza, un mundo de escondites para niños que juegan con conejos que sirven té, un mundo donde conocer los ensueños de los niños sin necesidad de entender…Bienvenidos a Las Aventuras de Alicia en el país de las Maravillas, la obra literaria de Lewis Carroll, ahora revisonada por  las gafas 3D del director de cine Tim Burton.

 

Con los años, es normal el uso de las gafas, me da igual si sirven o no para el 3D, me conformo con que sirvan para ver bien, y no me refiero para ver plantas de colorines y setas de plastidecor, ni ver largas secuencias de monologos más estirados que el gorro del sombrerero loco de Johnny Deep, ni para ver adaptaciones del Carrefour 2×1 (Las Aventuras de Alicia en el país de las Maravillas, y Alicia através del Espejo) para contarnos otras Crónicas de Narnia, ni para ver otro gran diseño de producción de los artistas que rodean al director y ver al mismo responsable de los efectos digilates de Avatar, ni para ver otro falso 3D dimensionalizado en postproducción (como ese desastre llamado Furia de Titanes), ni para ver como el sinsentido que define la obra del clérigo victoriano Lewis Carroll, sirve de pretexto para rodar sin sentido del ritmo y sin sentido de la narración.

 Alicia en el País de las Maravillas deviene aquí aburrimiento del bueno, porque pese a que es una producción Disney y ya es la película más taquillera del director de Bitelchús, (también lo fue el infame remake El planeta de los Simios), eso no quiere decir que con 3 flores que hablen y un par de conejos salterines salgan los niños con una sonrisa de oreja a oreja como el mal desaprovechado gato Cheshire. Y es que pese al acertada elección de la niña ,aquí con unos cuantos añitos más, la actriz Mia Wasikowska, o una lunática Reina de Corazones ,Helena Bonham Carter, caricatura de ese absolutismo monárquico, las demás actuaciones son irrelevantes tanto como el meternos a Jonny Deep otra vez más con calzador en un papel tan estirado como los chicles Boomer. Y es que los aciertos visuales de Tim Burton no sirven de nada si no cabalgan con un jinete con cabeza, película, para los que me hayáis pillado, donde la historia estaba casi a la par del estilo oscuro que impregnó en toda la película…la última digna que recuerdo.

Rodearse del mismo compositor ,Danny Elfman, y de sus mismos tics de antaño, no son suficientes para tirar adelante un proyecto tan ambicioso como podía haber sido esta nueva recreacción del personaje de Alicia en un nuevo tiempo, el siglo XXI, descodificando un lenguaje carrolliano muy complejo, lo admito, pero aportandon algo más como hiciera la propia factoría Disney en su versión animada de 1951, visto lo visto, la mejor adaptada.
Tim Burton, al igual que le está pasando a otros directores herederos de los 80′ y 90′, Terry Gilliam, Takeshi Kitano , estan perdiendo la frescura inicial y tiran de manual de estilo. Tim Burton, tira de prestigio, porque lo tiene y además sigue siendo el rara avis de Hollywood, aunque comercial, pero que esté al quite, porque nuevas generaciones ya vienen pegando fuerte.

Nuevos directores con nuevos sueños, estan de vuelta de sus nuevas madrigueras donde por el bien de todos, de todos los que disfrutamos de nuevas historias, no remakes digitalizados, esperamos ansiosos revivir viajes iniciáticos, no tan traumáticos como aquella última vez, pero sí igual de emocionates y de fantasiosos como la primera vez…como cuando construí aquella cometa con papel albal y sentí que volaba, que volaba de verdad.

 

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.