Astroboy

Astroboy 3/5

  Basada en los comics manga de Osamu Tezuka y en la posterior serie de anime para televisión (ni más ni menos que la primera serie de anime emitida en televisión, en el año 63), nos llega otro remake que nos lleva, una vez más, a revivir nuestros tiempos mozos.

  Un título dirigido al público infantil, que suaviza algunos planteamientos de la serie original (en la que secuestraban perros para convertirlos en ciborgs de pelea) y que resulta entretenido para aquellos que disfrutamos de la serie (en mi caso, no de la original, si no del remake de los 80) cuando eramos niños.

 
  La película parte de unos puntos de partida comunes a otros films que se sitúan en el futuro.  
  Con “Yo, robot” (basada en la novela de Isaac Asimov) comparte el uso de los robots para todas las funciones que el ser humano no desea realizar y como sirvientes para que la vida resulte más sencilla; además de apropiarse de las leyes de la robótica que formuló el escritor de origen soviético.
  Al igual que ocurre en “Wall-E”, aquí también se ha abandonado la tierra debido a su declive para vivir, en este caso, en una ciudad-isla que flota en la atmósfera.

  Pero, al margen de este escenario futurista, la película es un drama de final feliz en el que un padre (el Doctor Tenma) pierde a su hijo en un accidente, y trata de sustituirlo con un robot-clon al que inserta las memorias de éste.

  El experimento no obtiene el resultado deseado, ya que el libre albedrío del robot hace que, a pesar de partir de unos mismos sentimientos y emociones, el comportamiento del mismo sea totalmente diferente al del niño, provocando de este modo el rechazo del padre.

  A partir de aquí, se desarrolla una trama con cantidad de personajes (el político corrupto que quiere a Astroboy para su propio beneficio; los nuevos amigos que encuentra en su descenso a la tierra; el padre adoptivo que no es lo que parece, el Frente Revolucionario de Liberación de Robots….) que nos conduce a un final feiz donde los buenos ganan, los malos pierden y los que cometieron errores se dan cuenta de ello y lo compensan.

  No es la película del año, pero está bien hecha (técnicamente es más que correcta) y nos permite volver a ser niños por un día y recordar, por ejemplo,  la gracia que nos hacía que Astroboy tuviera dos ametralladoras en el culo.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.