Avatar ( y 2 ): Cameron, en el abismo

Quienquiera que conozca el cine de James Cameron deberá reconocer su habilidad para manejar el ritmo narrativo y su capacidad para agitar los cimientos del género fantástico mediante ráfagas vehementes de agudeza compositiva. Atesora, Cameron, además, la fórmula mágica, que pertenece al ámbito de lo insondable, para atrapar al espectador y no soltarlo hasta el final de la película. Así, Terminator, Aliens, True lies o Judgement day atraen gracias a un montaje brillante y dinámico que nos lleva al huerto como si fuéramos niños chicos, ¡ojo!, y nosotros encantados de la vida. Como pupilo aventajado de los autoproclamados neoclásicos (Spielberg, Lucas, Friedkin, Zemekis…), a Cameron le interesan las historias de hombres que arriesgan sus vidas para salvar a la humanidad y redimir, de paso, los errores de nuestra especie, ya sea el T-800 (Arnold Schwarzenegger) de Judgement day, el Bud Brigman (Ed Harris) de The Abyss, el Kyle Reese (Michael Biehn) de Terminator o el Bishop (Lance Henrikson) de Aliens. Todos ellos son personajes, de trazo no muy fino, pero sólidos y muy creíbles, contenedores de elementos trágicos clásicos que deben conducirnos irremisiblemente a la catarsis. El cine de Cameron está preñado de todos los reactivos narrativos y psicológicos del cine predominante y despliega todos los mecanismos de seducción del cine de género para estimular en el espectador la ansiada identificación psicológica con los personajes.

En Avatar, el ejercicio crítico puede y debe efectuarse desde dos flancos, o incluso desde tres: el de lo estrictamente cinematográfico, el de la supuesta revolución tecnológica y el de la correspondencia entre las espectativas generadas por sus hacedores y el resultado final. Durante los últimos años, los perpetradores de Avatar han alardeado de los 300 millones de euros que han puesto sobre la mesa para establecer un punto de inflexión en la historia del cine; la bidimensionalidad habría quedado obsoleta y el 3D haría posible por fin la fidelísima trasposición de la realidad a la pantalla que tanto anhelaba Bazin. Nada más lejos de la realidad; Cameron no se ha interesado en ningún momento por las posibilidades del 3D a la hora de potenciar el cine como medio de expresión. No se trata, por lo tanto, de una revolución estética, sino de un hacerse más sitio, si cabe, para insuflar efectismos con poca chicha. Por otra parte, la promesa de un antes y un después en lo referente a la profundidad de campo, se diluye en una serie de capas superpuestas que quedan muy lejos de lo que ha conseguido Michael Mann (director mainstream) con Collateral (2004), Corrupción en Miami (2006) o Enemigos públicos (2009). Pero, ¿es pertinente juzgar una película a partir de las espectativas creadas? Casi nunca, pero sí esta vez. La salvaje campaña publicitaria de Avatar ha dirigido sus esfuerzos (más allá de lo puramente crematístico) a borrar cualquier pretensión por parte de las nuevas generaciones de aficionados de ir más allá del cine de la espectacularidad. El terreno marginal en el que viven las películas menos interesadas en lo aparatoso debe cerrarse a cal y canto debe pensar la Fox. La estrategia consiste en hacer creer al espectador potencial no avezado que puede elegir entre Señales de futuro, 2012 y Fama y entre los tres tamaños de cucuruchos de palomitas, ¿para qué quiere más? Lo que ha venido prometiendo Cameron desde 2006 ha resultado ser falso: el virtuosismo infográfico, per se, no va a aportar nada nuevo, ni bueno ni malo, hay que dotarlo de significado; el gran triunfo de Avatar se encuentra en el momento de su preproducción, cuando convencieron al mundo de que no hay vida más allá de las gafitas polarizadas.

 

Y si despojamos a la reciente ganadora del Globo de oro de su alucinante parafernalia sensacionalista, ¿qué nos queda? ¿Hay algo de buen cine en Avatar? Pues sí, lo hay. Cameron controla el tempo narrativo sin decaídas, con pulso firme, y construye conflictos en la trama que rezuman arquitectura narrativa clásica. Ahí acaba todo, Cameron toma partido por el diseño de secuencias absolutamente intercambiables con las de otras tantas películas fieles al canon del Hollywood más reaccionario. Escribe diálogos vergonzantes que dejan al descubierto lo huero de su planteamiento. El tono infantiloide con que cuenta la historia deja en evidencia su poca confianza en el espectador como protagonista activo del hecho comunicativo que en principio debe ser el cine. Se entrega en cuerpo y alma a la dictadura de la acción con planos bien cortitos y con escenas subrayadas por una banda sonora anodina. Pone todo su empeño en ganarse el favor del ecologismo guay de manera tan superflua que lo que consigue es banalizar el tema y minusvalorar la inteligencia del espectador. Se queda tan en la epidermis cualquier cosa que plantea Cameron en Avatar, tiene tan poco calado que uno pone en duda que sea el mismo hombre quien ha creado al T-800 y a esa pareja protagonista tan poco trabajada que termina por ser risible.

No voy a ser yo quien niegue los logros tecnológicos de Avatar, que, como dice Max Rebo, sean probablemente el germen de algo interesante que está por llegar. La última película de James Cameron fracasa porque no está bien escrita, porque la planificación es convencional y porque se entrega al discurso buenista tan apreciado en nuestra época; no porque reivindique el espectáculo o el entretenimiento. Por nuestra parte, seguiremos esperando al Cameron que arremetía con fiereza al estómago del espectador y que hacía que se tamabalearan nuestras creencias más profundas, con espectáculo y diversión.

 

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.