BEN-HUR: La Pasión de Semana Santa

BEN-HUR: La Pasión de Semana Santa

Desengañémonos:  por más que le pese a la Curia Vaticana y la Conferencia Episcopal, la Semana Santa pierde adeptos, igual que la Iglesia pierde aspirantes al sacerdocio. ¿Es consecuencia de un mundo frívolo, abocado al consumo, que detesta los valores espirituales? ¿Acaso tienen algo que ver las aberrantes boutades que despacha el Supremo Líder Católico en contra del sentido común y del saber científico consolidado?. Ah, chi lo sá ! Pero lo cierto es que para muchos estas Santas Pascuas son tan sólo un aperitivo de las ya anheladas vacaciones de verano. Unos días en los que, si el tiempo lo permite, los más valientes pondrán los pies en remojo en las playas del Levante o del Cantábrico.

Sí, lo admito, hay tradiciones muy arraigadas en el sentir ibérico: las representaciones de La Pasión o las Procesiones aún arrastran a miles de devotos. Ésas se mantendrán ahí, gracias al buen hacer de los más comprometidos con el credo. Pero las almas perdidas y escépticas, como la de este humilde cronista pecador, prefieren otra ineludible costumbre de estas fechas. Una que nos libra a los herejes de la tediosa penitencia y de la insufrible apología del martirio, o por lo menos nos las hace más soportables, enfermos de cine como estamos: la proyección indiscriminada y reiterativa de películas de romanos.

Así es, amigos, los Romanos, protagonistas indirectos pero decisivos de la vida y milagros de Cristo. Con Jesús de Nazaret, Quo Vadis?, Rey de Reyes o La Túnica Sagrada, los conquistadores con más glamour de la antigüedad acuden puntuales a su cita de cada año. No olvidaré a la menos religiosa de todas estas producciones: Espartaco. Os juro que no hay vez que contemple la escena de ‘Yo soy Espartaco!’ sin derrumbarme irremisiblemente en el sofá. Es mi favorita, de lejos, una obra inmensa. Y lo digo sin asomo de ironía. Sin embargo, hoy me apetece hablar del clásico de clásicos, acaso la única de las películas romanas que puede equipararse al título de Kubrick: me refiero, claro, a Ben-Hur (la del 59, no olvidemos que es un remake del Ben Hur: A Tale of the Christ de Fred Niblo, de 1927). No importa cuántas veces la haya visto. Da igual si cae en Jueves Santo, en Domingo de Resurrección, o el Lunes en el que apuro los últimos restos del nefando chocolate con leche de la Mona de Pascua. Cuando Ben-Hur flote en las ondas habrá por lo menos un fiel seguidor que gritará ‘Presente!’ al pie de la pantalla.

Porque señores, hablamos de un peliculón de cuando el cine de Hollywood era mayúsculo en todos los sentidos. Qué dramón, qué épica, qué cruz la de este buen habitante adinerado de Judea, cuyo único crimen fue no tener en nómina a un diligente paleta que le hiciera unos apaños en el tejadillo!. Qué fatal aquel tribuno que pasaba justo por debajo de la terraza, qué cruel el destino, que por un mísero accidente privó a nuestro Judah Ben-Hur de su novia y de su mejor amigo (el soberbio colonizador Messala, que pretendía cortejar a la hermana, aunque yo nunca me lo creí, porque se veía de lejos que sólo la quería para estar cerca de su principito)!. Ah, pobre hermana desdichada, y pobre madre! Mon Dieu, condenadas a mazmorras primero, leprosas y exiliadas después ! Con un accidente estúpido arranca el colosal periplo de nuestro héroe, un bon vivant reciclado primero a galeote, para ser adoptado después por un noble romano que le ofrece barra libre de vino, mujeres y moda de la época. Y luego de vuelta a casa y a triunfar en el Circo, carrerón de cuádrigas mediante… Qué espectáculo! Muerte, castigo y de colofón, Milagro! Acaso puede superarse esta odisea melodramática, esta explosión de aventuras, este festín de altivez, despecho, tormentos, velocidad equina, pellejos, sangre y religión ? Queréis más? Pues tomad: unos chorrazos de homoerotismo que convertirán hasta los no creyentes en la causa, por lo menos de forma transitoria. Ya lo dije antes, en términos de romanas, sólo la revuelta de esclavos liderada por Kirk Douglas consigue mejorarla.

La película de William Wyler regala más de tres horas de puro músculo y lirismo narrativo. Es una apoteósis de los múltiples departamentos técnicos y artísticos que fabrican una película. Un prodigio en Technicolor y Cinemascope, amenizado por la rotunda y conmovedora partitura de Miklós Rózsa. Once Oscars la avalan. Sí, ya sé que Titanic también tiene 11, pero vais a comparar? si uno de los de Titanic se lo dieron a Céline Dion!, motivo suficiente para inhabilitar (cuando no encarcelar) de por vida a los académicos responsables de semejante dislate. No, no, hacedme caso, saboread este vino añejo que se dignan a servirnos las televisiones durante estos días. Y por encima de todo, disfrutad de Charlton Heston, en gloria esté. Admirad ese cuello hercúleo, ese mentón titánico, esos pectorales anchos y planos cual Castilla, esos miembros marmóreos, torneados con el cincel de un Praxíteles. Qué digo un Praxíteles, un Miguel Ángel ! Y luego, ese semblante torvo, esa forma adusta de mirar, como de arriba abajo, no importa si montando en cuádriga, dándole al remo o embadurnado en los primitivos lodos de Egipto vestido con un taparrabos harapiento. O vagabundeando semidesnudo por planetas gobernados por simios o exterminando marabuntas mientras discute con una mujer que suena como un piano desafinado porque lo han tocado demasiados músicos. No importa dónde, ni cuándo, ni cómo, ni con quién. Ese hombre era un actor total, un auténtico crack. Repitan conmigo: C-R-A-C-K !!

 

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.