Big Bad Wolves: el sabor agridulce de la venganza

Big Bad Wolves: el sabor agridulce de la venganza

Rating: ★★★★☆ 

Quentin Tarantino la vio casualmente y quedó prendado. Quizá porque Big Bad Wolves bebe de fuentes tarantinianas para mucho bueno y poco malo. Sin duda esta publicidad gratuita tendrá sus frutos pero la verdad es que no le debería hacer falta a esta cinta israelí. Su potente inicio, arropado por una de las mejores bandas sonoras de los últimos tiempos, nos presenta una historia dura, violenta, tenebrosa, pero enseguida vemos que los directores Aaron Keshales y Navot Papushado nos conducen por otros derroteros…

Big Bad Wolves es mucho más que un relato sobre la venganza, la de un padre que ve cómo pierde a su hija a manos de un psicópata pederasta. Hay un sospechoso al que a su vez acosan el padre y un policía convencido de su culpabilidad. Se crea un trío donde los tres pierden de una u otra forma sus vidas, quedándose al margen de la ley y de lo cotidiano. La película, al más puro estilo del género, juega con la incertidumbre de si ese profesor de religión separado, con una niña y pinta de no poder matar ni a una mosca es el verdadero responsable de tales atrocidades.

Pero qué le hace ser mucho más que eso. Para empezar su atmósfera, el tratamiento de las escenas y los diálogos, todo ello con reminiscencias del cine de Tarantino o de los Coen de Fargo o Muerte entre las flores. A veces puede chirriar la ligereza de su humor, incrustado en medio de situaciones dantescas, o la sensación de que se podría haber aprovechado más la idea inicial y llevarla por otros derroteros, pero en ningún momento pierde el pulso y te mantiene alerta y atento gracias a la personalidad de sus protagonistas y la incertidumbre de su desenlace. Como en Prisoners, te sientes partícipe de la sed de venganza de la víctima pero a la vez dudas y por tanto sufres las torturas que recibe el sospechoso convertido en seguro autor de los asesinatos a los ojos del padre y el policía.

Escena de Big Bad  Wolves (2014)

Escena de Big Bad Wolves (2014)

Big Bad Wolves rezuma diferencia por los cuatro costados, no sólo por ser una película netamente israelí, un cine poco frecuente y bastante desconocido. Es más, es su principal acierto al no internacionalizar un argumento ideal para ello y subrayar en todo momento el localismo. Porque los directores aprovechan para sumergirnos en la realidad del país y sus idiosincrasias. Logran incrustar con precisión y humor temas familiares, conyugales, políticos y religiosos del país entre situaciones que en teoría pedían la pura y dura crudeza del género. Lo excepcional de la actuación de un psicópata frente a las vivencias y consecuencias cotidianas de actos inhabituales, mezclando así policías y delincuentes con hijos, padres, ex mujeres y suegras, metáfora quizá de la violencia como cotidianidad que vive Israel como pueblo, superponiendo e intercalando papeles de víctimas y verdugos, como los protagonistas de esta original cinta.

Aaron Keshales y Navot Papushado, como ya hicieran con su ópera prima Rabies (2010), indignan y reciben loas a partes iguales en su país por su mezcla de violencia, humor negro y retrato de una sociedad de la que tan poco conocemos en cuanto a su cotidianidad y rasgos sociales. Con Big Bad Wolves es probable que logren iguales impresiones encontradas fuera de sus fronteras pero el mérito de mezclar lo universal y lo local, lo abyecto y lo cómico, lo sublime y lo ridículo es innegable. Quizá, y sobre todo, sea una película incómoda porque consigue sentirnos reflejados como seres humanos en su contrariedad y ambivalencia y en modo particular a los israelíes como extrapolación de los conceptos y situaciones del film a la del país. O quizá hay que tomarla como una mera «gamberrada seria» y con una portentosa atracción formal. ¿Por ambas, por una de ellas o por ninguna le habrá parecido a Tarantino la mejor película de lo que va de año?

Desde luego no hay que ir tan lejos pero Big Bad Wolves es sin duda una de las sorpresas de la temporada y con algunos defectos y muchas virtudes logra lo fundamental en una película: que la revises mentalmente al salir del cine y tengas ganas de visionarla de nuevo para encontrar detalles que no percibiste de la trama y de esos personajes tan peculiares y adictivos y disfrutar de nuevo de esos planos visualmente tan poderosos.

Lo mejor: el inicio y desenlace y la impresionante banda sonora.

Lo peor: ciertas situaciones y escenas se fuerzan más de lo debido.

Estreno: 23 de Mayo.

Premios: 11 nominaciones y 5 premios de la Academia de Cine Israelí. Mejor director y banda sonora en el Festival de Sitges.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.