Big Hero 6 – Las bondades de la fusión

Big Hero 6 – Las bondades de la fusión

Rating: ★★★★☆ 

Cuando el mundo friki se cagó patas abajo con la compra de Marvel por parte de Disney, corrieron ríos de tweets y posts especulando sobre las posibilidades que este nuevo escenario podía conllevar, tanto buenas como malas. Pero lo que quizás nadie se esperaba era Big Hero 6. El que se puede considera el primer producto que fusiona Disney y Marvel es un perfecto ejemplo de que las cosas, a veces, pueden salir bien. Aún así, no deja de ser un proyecto de una naturaleza extraña, y que nadie se esperaba. En primer lugar, sorprende porque se trata de un grupo de superhéroes Marvel que apenas conocerán cuatro expertos Marvel Zombies, y cuyo recorrido es realmente corto. Por otro lado, de no ser por el nombre, los fans de la editorial difícilmente iban a reconocer los personajes que aparecen en la película, y es que el lavado de cara es absoluto. De hecho, Disney simplemente ha tomado prestado el nombre y algunas características de los personajes de papel, todo lo demás lo han adaptado a su propio estilo. Así que, si alguien espera encontrarse al samurai de plata o a un Baymax transformado en dragón, siento decepcionarle. En realidad la película se aleja tanto de Marvel, que al parecer los Marvel Studios no han querido participar en absoluto en la creación de la película, y aunque Stan Lee hará su cameo habitual (ojo a las escenas post-créditos, al final de todo), no hay rastro alguno de las señas de identidad de la Casa de las Ideas. Aunque normalmente cualquier Marvel Zombie se automutilaría en protesta por haber ultrajado a sus personajes favoritos, difícilmente pasará esto con estos Big Hero 6, primero porque difícilmente serán los personajes Marvel favoritos de alguien, y en segundo lugar, porque el resultado queda tan lejos, que ni siquiera cuentan como versión «Ultimate» o como «reboot». Aparte, la película funciona muy bien, y al final, eso es lo más importante.

Los Big Hero 6 originales eran una de esas mezclas tan noventeras, de cuando el manga y los cómics de superhéroes empezaron a hacer guarrerías juntos, y aparecieron cosas com Gen13 o dibujantes como Madureira. Y esta fusión es algo que queda perfectamente plasmado en la película de Disney, ya que se sitúa en la ficticia ciudad de San Fransokyo, es decir, una mezcla de San Francisco y Tokyo. Así pues, las cuestas y los tranvías se mezclan con rascacielos y cultura digital constantemente, para crear un mundo que podría haber aparecido en cualquier obra cyberpunk bajada de tono, como si Disney hubiese querido hacer su propio Blade Runner. En este mundo futurista nos encontramos dos hermanos huérfanos que viven con su tía, ambos son unos auténticos cracks de la ciencia en general y la robótica en particular, especialmente el pequeño, que se gana un buen dinero en batallas ilegales de pequeños bots. Su hermano mayor, que desea para el pequeño que haga algo más que estafar a cuatro barriobajeros, le motiva para que se matricule en su universidad, donde a regañadientes conocerá a un grupo de cuatro chavales y chavalas con las mismas inquietudes (ya podéis ir sumando). Pero la mayor sorpresa se la llevará con Baymax, el entrañable y gracioso robot médico que ha construido su hermano. Pero para entrar en la universidad, el pequeño protagonista deberá crear un proyecto sorprendente. No le costará demasiado sacarse de la manga una tecnología completamente inovadora con la que dejar a todo el mundo boquiabierto. Pero a partir de ese momento empezarán los problemas, y sin chafaros ninguno de los giros argumentales, esto acabará desembocando en la creación de este grupo de seis superhéroes, o mejor dicho, aprendices de superhéroes.

Aunque hay una serie de giros argumentales, algunos más previsibles que otros, lo cierto es que el argumento no tiene nada especial, es la típica y tópica historia de la formación de un supergrupo. Pero esto no impida que la película se disfrute a lo largo de todo el metraje. El sentido del humor está donde debe estar, en una película que disfrutarán mayores y pequeños a partes iguales. La animación es realmente espectacular, y mención aparte merece la iluminación, con algunas escenas con un poder visual que no siempre vemos en este tipo de producciones. Además, es imposible no querer a Baymax. Quizás no tenga la carga emocional que tuvo Toy Story 3, y su argumento no es nada del otro mundo, pero no lo necesita. Big Hero 6 cumple de sobras, y nos demuestra que de la fusión entre Marvel y Disney pueden salir cosas realmente interesantes.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.