Buscando a Dory: peces refritos

Buscando a Dory: peces refritos

Rating: ★★★★☆ 

No es fácil hacer una secuela de una de las pelis de la época dorada de Pixar. Buscando a Nemo no fue una gran revolución pero sí encandiló a mayores y pequeños, crítica y público. Siguiendo un poco la manía que ha cogido Pixar de reaprovechar material y crear secuelas, con más y menos éxito, nos llega Buscando a Dory.

Escrita y dirigida por Andrew Stanton, uno de los mayores creadores de Pixar y acompañado de Angus MacLane, Buscando a Dory coge su propio relevo casi donde acabó la primera parte e introduce el nuevo leit motiv: «¿Que pasó con la familia de Dory?».

Jugando con el problema de memoria de Dory, la película te va mostrando poco a poco pistas de por donde irán los tiros. Te presenta personajes ya conocidos como el profesor Raya, Marlin, Nemo o las tortugas y te introduce de nuevos, como los leones marinos, los pájaros, el tiburón ballena, el beluga y por encima de todos un dudoso pulpo que no acabas de colocar entre amigos y enemigos hasta al cabo de un rato pero que sin duda es el gran coprotagonista de la película.

No llega al nivel de las mejores pixar. En el primer escalón podemos colocar a los Toy Story, Up, Wall-e e incluso Inside Out o el mismo Buscando a Nemo. Sí podría estar en un segundo escalón. No es top, pero no es un Cars 2.

Buscando a Dory es muy entretenida y con varios gags de lujo (atentos a «la voz», ya me entenderéis) y sobretodo tiene unos 15 minutos finales apoteósicos que mejoran sin duda el resultado final. Pero por desgracia yo creo que para ser perfecta le falta mala leche. No sabes porque pero desde un primer momento no te ves demasiado preocupado por los problemas que se cruzan en el camino de los protagonistas, porque sabes que acabarán solucionándolos. Tampoco funciona demasiado la emotividad que quiere imprimir la película. Quizás porque no son juguetes, ni robots ni abuelos… sino que son peces, y sinceramente, los peces importan poco. O quizás sea yo, no se.

En fin, una gran opción para este verano recién estrenado que gustará a mayores y pequeños, aunque quizás no tan mayores como sí lo hacía la última gran maravilla de Disney, Zootropolis.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.