Capitán Trueno y el Santo Grial: ¡ay Capitán! ¡mi Capitán!

Capitán Trueno y el Santo Grial: ¡ay Capitán! ¡mi Capitán!

Rating: ★½☆☆☆ 

Lo que nunca debió ocurrir ha ocurrido. Escribo embargado por el hastío y el abatimiento, con una dolorosa sensación de derrota. Con el corazón maltrecho tras el preestreno de Capitán Trueno y el Santo Grial (Antonio Hernández, 2011). Con el recuerdo emocionado por la presencia en la proyección de un anciano Víctor Mora ante una legión de admiradores, seguidores de una cruzada artística que dura más de 5 décadas. Con un regusto a déjà vu, pocas semanas después del fiasco de Conan El Bárbaro (Conan The Barbarian, Marcus Nispel, 2011), detallado en estas mismas páginas. Aunque no es comparable: Trueno no es Conan. Una mala película del bárbaro se puede soportar. A fin de cuentas ya hay una versión aceptable, aunque no definitiva. No es el caso de la película de mi Capitán, de nuestro Capitán, la primera que llega a puerto (¡Regocíjense, oh riberas y repiquen, oh campanas!) después de años y años de rumores, vicisitudes y proyectos fracasados (aún conservo un póster del Capitán Trueno de Filmax, que iba a dirigir Juanma Bajo Ulloa). La primera en adaptar las aventuras de uno de los grandes mitos culturales patrios, la llamada a hacer justicia a millares de viñetas, a centenares de relatos, a un buen número de autores, el propio Víctor Mora y el dibujante original, Ambrós, a la cabeza. Una empresa sujeta a tantas expectativas, a tantas ilusiones y a tanta responsabilidad que sólo era apta para valientes. Este reconocimiento es lo único que me impide escribir desde la ira y la indignación: los que han llevado a cabo este proyecto han sido unos valientes. Pero han muerto en el intento.

A los profanos al personaje del Capitán Trueno quizás les suene exagerado: ¿no estamos hablando, al fin y al cabo, de otra película española mediocre, por mucho que sea la adaptación de un tebeo famoso aquí?. No. El Capitán Trueno no es sólo un tebeo famoso. Es una parte integral de nuestra cultura, un pilar fundamental del arte popular nacido en los años 50.  Desde hace más de 30 años leo y releo las aventuras de Trueno. Me conozco al dedillo todos y cada uno de aquellos cuadernillos apaisados de la Colección Dan, de 17x24cm, portada en color, contraportada en blanco y azul y 9 páginas interiores en blanco y negro. Tebeos que heredé de mi padre, que resisten ajados, con el papel apergaminado y las portadas pegadas con celo amarillento, grapas oxidadas o pegajosa cinta aislante. Cómics que amenazan con desintegrarse con tan sólo mirarlos, gastados de tanto uso, de tanto pasar de mano en mano de varias generaciones de niños de la posguerra, en aquella época en la que las posibilidades de diversión eran pocas y un tebeo era un tesoro, como lo era una novela del oeste o una colección de chapas con las que emular una carrera ciclista o un partido de fútbol. Para un niño de los 80, con su incipiente colección de figuras de Starwars, su bolsa de Airgamboys y de Famobil y su fajo de tebeos de Mortadelo, aquellos cuadernillos fueron el único refugio contra la canícula castigadora de los mediodías de verano en el pueblo. Por eso desde que tengo conciencia de que el cine es cine, no he dejado de anhelar (y de temer) una película del Capitán Trueno. Por eso esta película no podía ser otra medianía más.

Los que crean que sólo la conciencia personal deformada por la nostalgia dicta estas palabras están equivocados: El Capitán Trueno no era únicamente la afición salvadora de un chaval retraido en las horas muertas de su disfrute estival. El Capitán Trueno (igual que El Guerrero del Antifaz, de Manuel Gago, aunque en otra onda ideológica) era y sigue siendo un gran cómic. Uno que, de haber sido firmado por Stan Lee y Jack Kirby, sería a día de hoy un clásico de dimensión mundial, como el Príncipe Valiente de Harold Foster. No exagero: os invito a recuperar las primeras aventuras de Trueno y compararlas con los inicios de SpidermanLos 4 Fantásticos o la Patrulla-X, creados muy pocos años después. El Capitán no es un mindundi: no sólo aguanta el envite de sus coetáneos (Super) héroes estadounidenses, sino que sale victorioso. Creedme, no me guía el fervor patrio y una idea rancia de unidad, grandeza y trapo de colores ondeante al viento del viejo Imperio. No, más bien opino como Samuel Johnson, que el patriotismo es el último refugio de los canallas. Juventud: hablo de calidad objetiva y de patrimonio cultural, de la capacidad narrativa (audazmente progresista) de Mora y el vigor y la destreza plástica de Ambrós, y no sólo de la defensa de nuestra infancia y la de nuestros padres. En estas circunstancias, un fracaso en la adaptación es un sacrilegio, una profanación, un atentado contra esa Cultura Patria. De ahí el requisito de la osadía a la hora de acometer una película sobre nuestro Héroe.

Pero aunque era de esperar una relativa modestia de medios, el resultado no había de ser necesariamente calamitoso. Verbigracia: Águila Roja. La serie de Televisión Española (no sé la película) es un más que digno entretenimiento en una línea muy similar: ha conseguido capturar el espíritu de aquellos tebeos de aventuras de los años 40 y 50, como el de los clásicos literarios, incorporando elementos más contemporáneos. Un folletín que cuida la escritura, la ambientación y el vestuario, bien rodado dentro de sus límites presupuestarios, con interpretaciones sólidas y buenos combates. Capitán Trueno y el Santo Grial podría haber sido un producto al menos equiparable, pero no lo es. No haré sangre de los aspectos negativos más comprensibles, los sujetos a esas limitaciones económicas, pero sí de detalles que empobrecen el resultado. Acepto que los Cruzados parezcan figurantes de la fiesta de Moros y Cristianos, que sus ropas y armaduras luzcan brillantes y no estén raídas y melladas después de años y años de combatir en Tierra Santa. Puede ser una opción estética elegida para acercarse al naïf technicolor del clasicismo de aventuras (Los Caballeros del Rey Arturo, Knights of the Round Table, Richard Thorpe, 1953). Pero ¿por qué la cachiporra de Goliath es un garrote de plástico de los de Carnaval en la Comercial Bolsera?. ¿Por qué ese horroroso rubio platino teñido de Crispín?. ¿Por qué los Caballeros Negros llevan unos antifaces pintados cual disfraz de caco en la celebración de fin de curso de la EGB?. Detalles menores, sin duda, pero ¿tanto cuesta mimarlos?. En la suma de minucias radica una gran diferencia.

Al final, lo que suman esas nimiedades son puntos de dolorosa ridiculez en una obra ya de por sí maltrecha por carencias mucho más profundas. Para empezar, el reparto es un desastre: Sergio Peris Mencheta (Trueno), forjado en la cantera de Al Salir de Clase, no transmite ni un ápice de la convicción, y el carisma del Capitán. No se mueve como un héroe, ni lucha ni habla como tal. Se salva su negra melena. El lanzador de peso olímpico Manuel Martínez (Goliath) y Adrián Lamana (Crispín) suponen un contrapunto humorístico de nula inspiración, muy alejados de los entrañables personajes a los que encarnan. Gary Piquer (Sir Black) lo da todo como villano, pero no cuela. Las chicas, Natasha Yarovenko (Sigrid) y Jennifer Rope (la hechizera Ariadna), funcionan por momentos, pero el conjunto actoral lastra la película como el Cascanueces al globo de Morgano. Por si fuera poco, la dirección de Antonio Hernández (Los Borgia, 2006) hace que sea imposible remontar el vuelo. Hernández se muestra muy poco dotado para las escenas de acción, demasiado plano en los interludios e incapaz de mantener el ritmo en el aburrido nudo del film. Pau Vergara firma un guión que parte de los primeros cuadernillos del Capitán, de la Cruzada en Palestina y del arco argumental del Cáliz, Sir Black y el Castillo de Morgano, recortándolos y modificándolos para la adaptación, y añadiendo elementos propios de la Espada y Brujería a la ligera componente fantástica del cómic original. Pero a pesar del excelente material de base, al guión y a la película le faltan aliento épico, sentido del romance, de la aventura y del espectáculo. Están apuntados, pero no estallan con gozo y desenfreno, como sí sucede en los tebeos.

Así, no hay rastro del entusiasmo de la camaradería entre el trío protagonista. No se explotan las posibilidades de la historia de amor entre Trueno y Sigrid, que apenas comparten momentos que reflejen la fogosidad de su relación, concebida por Mora con un traumático inicio y con el paso del odio al amor de la vikinga. La gran Sigrid, capaz de derretir con su fiera mirada los glaciares de su tierra natal, Thule, y destinada a ser (¡sin previo paso por la vicaría!) la más fiel de las compañeras. Aquí parece encajada con calzador. De igual modo me pregunto qué pinta el pelotón de escoltas especialistas en el devenir de la historia, o de dónde sale Morgano. Hasta algún buen apunte del guión, como la escena de Trueno enjaulado como un canario a merced de la hipnótica y felina Ariadna, está mal aprovechado. Por lo menos se agradece la aparición de un moro (por cierto, ¿porqué no un actor moro?) que no sea un villano, en una película con Guerra Santa de por medio. En eso sí respeta el carácter transgresor de la obra de Víctor Mora, que creó a su héroe como un paladín universal de los derechos humanos y no como un fundamentalista religioso, exterminador de la morisma y la judería. No olvidéis que lo hizo en una época siniestra de nuestra Historia, en la que el Jefe de Estado era un sátrapa abyecto que profesaba en Nacionalcatolicismo y se hacía retratar como si fuera el mismísimo y redivivo Cid Campeador. El Capitán gritaba aquello de Santiago y cierra, España !, pero se paseaba por el mundo (en pecado) junto a su novia escandinava, desfaciendo entuertos por encima de prejuicios de raza y credo y siempre en auxilio de las clases desfavorecidas. Alabada sea la miopía de la censura.

No, la exhuberancia y la pasión inagotables que desprenden los viejos tebeos no asoma por la película. Es una decepción mayúscula. Me pregunto si habrá modo de honrar algún día a nuestros héroes de capa y espada. ¿Habrá escrita en algún lugar remoto una de esas profecías que abundan en la literatura popular?. Fantaseo con un oráculo que diga que un día nacerá el Elegido, un vástago que heredará un montón de tebeos y crecerá empapándose de ese patrimonio cultural del que antes hablaba. Que se hará cineasta y tendrá talento. Que gustará en los USA y se forjará un nombre. Que le dejarán filmar su propio proyecto, aquel que albergaba desde que era un niño, sin escatimar millones de dólares. Entonces el Elegido alumbrará un nuevo Capitán Trueno. Y captará la esencia universal de la obra y respetará su sustrato ibérico. Y la convertirá en imágenes que brillarán con el lustre aurífero de Hollywood. Y dicho remake será el inicio de una Trilogía con visos de clásico contemporáneo. Y después, ese mismo Elegido explotará el filón comercial y rodará la película de El Guerrero del Antifaz, pues si hay un héroe que pueda compararse en categoría y solera al Capitán Trueno es el Guerrero (habría que aplicarle una capa de barniz ideológico moderno, sí, pero vive Dios que ese material es carne del mejor cine). Pero divago, sumido en la depresión, y acudo a las alas del poeta para elevar mi espíritu malherido…¡Oh Capitán! ¡Mi capitán! Nuestro espantoso viaje ha concluido; el barco ha enfrentado cada tormento. El premio que buscamos fue ganado; el puerto está cerca, las campanas oigo, toda la gente regocijada, mientras los ojos siguen la firme quilla de la severa y osada nave: Pero ¡oh corazón! ¡Corazón! ¡Corazón! Oh las sangrantes gotas rojas, cuando en la cubierta yace mi Capitán, caído, frío y muerto.

Publicaciones relacionadas

Apollo 11

Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Dunkerque: Milagro de Película

Dunkerque: Milagro de Película

"Cuando reviso la escena en la que los soldados ven meterse a ese tipo en el mar, no sé qué está haciendo ese hombre, si piensa suicidarse o si de verdad cree que puede escapar de allí a nado...le pregunté al veterano de guerra si ese hombre iba a suicidarse, y no sabía la respuesta. Y era...

Star Wars: Los últimos Jedi. Video Review 0% Spoilers

Star Wars: Los últimos Jedi. Video Review 0% Spoilers

Apresurada y acalorada review de Star Wars: The last Jedi. Sin Spoilers, 0% Spoilers. Lo digo en serio, sin contar nada, aunque entienda que no lo veáis y esperéis a verla con vuestros propios ojos. Es solo una ligera opinion, para animaros a ir al cine. Pero ya. Hoy mismo. Mañana como mucho...

4 Comentarios

  1. bubblecut 7 Octubre, 2011
    Responder

    Oh Max Rebo! Pensaba que después de ver este fiasco de película, todos aquellos que no hemos leído al Capitán Trueno, no lo haríamos nunca en el futuro, la película le hace flaco favor a este héroe, pero me alegro gratamente de haber leído esta crítica, por lo menos se ha vuelto a despertar en mi el interés por el comic del Capitán.

  2. Starks 9 Octubre, 2011
    Responder

    Rebo vaya Rajada!! Nunca veré ESA peli… Si la ponen un domingo de resaka en la tv, cambiaré de canal rápidamenteee!! Ten fe… = dentro de 20 Años le hacen un remake digno a tu querido capitán!!

  3. Carlos Gallego 9 Octubre, 2011
    Responder

    Lo dicho, se veía venir. Lo mosqueante es que una peli con su presupuesto sea más floja que una serie de TV como Aguila Roja y eso ya es decir.

  4. Didi 9 Octubre, 2011
    Responder

    Dios, que ganas de sufrir. Ya con solo ver los actores no me entran muchas ganas de verla

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.