Carrie, versión 2.0

Carrie, versión 2.0

Rating: ★★★☆☆ 

En 1976 Brian De Palma presentó su versión cinematográfica de la novela de Stephen King, Carrie. Inmediatamente se convirtió no sólo en un éxito de crítica y público, sino en un clásico del género de terror. Ahora llega a las pantallas una nueva versión que intenta ser fiel al original en celuloide, es decir, con las mismas diferencias a su vez con la versión en papel. Detrás de la cámara, Kimberly Peirce, más que adecuada para retratar, como ya hizo en Boys Don´t Cry, la marginación social y la diferencia. En esta ocasión el hilo conductor y el trasunto metafórico será la sangre, la manifestación exterior del pecado, el dolor, la humillación, la salvación o la venganza, claves de esta obra del maestro King.

El argumento del film es bien conocido para la mayoría: una chica educada bajo una férrea y fanática educación religiosa que sufre la burla y marginación de sus compañeros de clase, tras prohibir a su madre (magnífica, como siempre, Julianne Moore) la formación exclusiva de la chica en casa. Le intenta proteger del mundo exterior pero Carrie quiere integrarse y ser una chica normal, a pesar de descubrir que tiene poderes telepáticos y telekinésicos. Sólo su profesora de gimnasia y dos compañeros tratarán de ayudar a Carrie a sentirse como una reina aprovechando el baile de fin de curso, pero será todo lo contrario… Chloë Grace Moretz, a la que hemos visto recientemente en Kick-Ass 2, vuelve a un género que conoce (por ejemplo con Déjame Entrar) y defiende con acierto el papel, a pesar de no ser ni por asomo la chica gordita y fea de la versión en papel o la flacucha e igualmente fea que le valió a Sissy Spacek la nominación al Óscar en la versión de Brian De Palma. Parece que en el cine actual las mujeres bellas copan los castings tanto para interpretar lo atractivo como lo repulsivo. Prefieren afear lo bello que apostar por lo realista, pero esa es otra cuestión.

La película comienza con buen pulso y lo mantiene en las escenas claves, especialmente la del baile (una lección de cine en la versión de De Palma), donde Kimbery Peirce sale más que airosa. Sin embargo el conjunto del film rezuma un halo de película adolescente, perdiendo sobre todo en el tramo central la mínima atmósfera requerida y que es clave tanto en el libro de King como en la versión de De Palma. Sin duda será tema de debate si el situar la trama en la época actual es acertado o no. Las nuevas tecnologías y redes sociales forman parte inherente de nuestra sociedad y por tanto se usan aquí como elemento dramático. Al actualizarse en el tiempo hace que sea un arma de doble filo: amplía y refuerza el debate de la intimidad y del uso que se hace de ellas para viralizar humillaciones pero se pierde el trazo contundente y sin aditivos del original.

Este Carrie no decae sin embargo en ningún momento y es fiel al cine actual, al menos el de Hollywood: factura técnica impecable, ritmo, escenas claves y golpes de efecto bien resueltos… La comparación siempre estará, sobre todo si tu antecesora es ya un clásico. Se corre el riesgo de no cumplir expectativas pero la tentación de rodar de nuevo la escena culmen de la graduación con los medios actuales sin duda era irresistible y hay que decir que te mantiene pegado a la butaca. Otra cuestión es si aún así supera al original o no, pero es demasiado radical pensar que todo lo clásico es inmejorable ya que lo vemos siempre con el tamiz de la nostalgia e incluso de la pedantería cinéfila.

En definitiva, una buena versión que acertada o equivocadamente se adentra más en la vertiente juvenil y de crueldad escolar que en la religiosa y paranormal. La primera novela de Stephen King es quizá su mejor obra y curiosamente la más actual. Eso favorece su revisión, pero tienes siempre la sensación de que falta algo, ese toque que supo dar De Palma; saber entender y plasmar la atmósfera original de la novela, algo difícil de definir pero que se percibe o no en la pantalla, en cada plano. No obstante, una cosa es segura: los que lo pasamos en algún momento mal en el colegio habríamos soñado con tener los poderes de la protagonista, aunque quizá, sólo quizá, no llegar a usarlos hasta tal extremo.

 

 

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.