Vivimos en una época cinéfila difícil, una época en la que gente como Uwe Boll sale en los créditos como director (y no como ayudante de limpieza de letrinas), o en la que Michael Bay recupera sus inversiones llenando las pantallas de basura explosiva (que todos vamos a ver)

Lee más