Caza a la esp

Caza a la esp

Aviso a navegantes: un título como Caza a la espía, acompañado de la coletilla promocional del director de El Caso Bourne y con Naomi Watts como cabeza de cartel, puede inducir al error. Aquellos que cultiven unas expectativas de violencia epatante, de una versión de 007 rubia y con minifalda, saldrán del cine decepcionados. A poco que se informen, deducirán que la caza a la que alude el equívoco título castellano no es el supuesto festival de tiroteos, golpes y persecuciones en países exóticos, sino una implacable operación institucional de acoso, descrédito y derribo a una agente gubernamental, alejado de las maneras vigorosas de la reiterativa saga de Bourne. No estamos ante un thriller de acción física, sino ante un thriller de acción conspirativa.

Para mayor interés, esta ficción documental está basada en el caso real de Valerie Plame. El denominado Plamegate salto a la palestra en julio de 2003, cuando se filtró a la prensa la identidad de esta agente secreta de la CIA, relacionada con las investigaciones de la Agencia Central de Inteligencia sobre el programa nuclear de Irak. Plame, a su vez, era esposa del diplomático Joe Wilson, que a raíz de un artículo en el New York Times inició una campaña en la que contradecía algunas de las tesis esgrimidas por George W. Bush y su Gabinete para justificar el inicio de la segunda guerra del Golfo. Los testimonios recogidos por los dos protagonistas en sendos libros, The Politics of Truth y Fair Game, han sido guionizados por Jez y John Henry Butterworth en Fair Game (Doug Liman, 2010), que es el título original del film.

Liman aplica ese estilo nervioso a la Bourne, de constante cámara en mano, a una frenética exposición del escándalo, desde los estudios del equipo de Plame (Naomi Watts) sobre el programa armamentístico de Saddam y las indagaciones de Joe Wilson (Sean Penn) sobre la venta de Uranio en Níger, a las posteriores represalias emprendidas por el Gobierno de los Estados Unidos (y en concreto por el equipo del Vicepresidente Dick Cheney) contra la familia Wilson-Plame. Una trama de corrupción política y moral de primer orden, de las que hacen hervir la sangre del espectador por indignante, pero una trama que convive en delicado equilibrio con el proceso de progresiva fractura personal y conyugal del matrimonio protagonista, interpretado con altas dosis de estoicismo y vulnerabilidad por un tándem Penn-Watts en estado de gracia.

El acento puesto sobre las sutilezas íntimas del proceso hace que Fair Game sea más que una película-denuncia contra la administración Bush. Además del órdago político, a Liman le interesa el lado más humano de los afectados, el conflicto entre la lucha por la verdad y la justicia del antiguo embajador y el pensamiento proteccionista de una madre hacia su familia, así como los dilemas internos a los que conducen estos intereses a priori contrapuestos. Más allá del thriller, Fair Game es una honesta película acerca de la lealtad hacia nosotros mismos, nuestros ideales y nuestros seres queridos, y un enorme alegato en favor de nuestro compromiso con la democracia. Un alegato made in USA sin asomo de patriotismo mal entendido, que nos recuerda que en los Estados Unidos también se hacen películas inteligentes y combativas, auténticos torpedos en la línea de flotación de los gobernantes más poderosos del planeta.

No está de más subrayarlo. Demasiado a menudo los europeos denostamos al cine de Hollywood por banal y recaudatorio. De igual manera, se percibe desde este lado del charco un cierto tufo de superioridad moral ante el proceder político local y global de los estadounidenses, como si nosotros, habitantes del Viejo Continente, no tuvieramos nada que ver en los males de este mundo. Como si, por ejemplo, Blair y Aznar no hubieran aparecido en la foto de las Azores. Y sin embargo, estaban allí. Nuestro presidente Aznar todavía recorre las Universidades de medio mundo avergonzándonos, vanagloriándose de su infausto papel en la Historia. Fair Game apela, en última instancia, a nuestra responsabilidad, a nuestra obligación como pueblo de levantarnos ante las injusticias que provocan los Gobernantes, Dios sabrá en nombre de qué intereses putrefactos, o ante las mentiras ponzoñosas que escupen. Mentiras que pueden ser armas de destrucción masiva.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.