Cinco metros cuadrados

Cinco metros cuadrados

Rating: ★★★★½ 

“¿Qué necesitas para ser feliz?”, con esta llamativa frase comienza la cinta de Max Lemcke. De una forma implícita, el director de Casual Day se ha encargado de responder a esta emotiva cuestión con esta historia increíblemente real. Quién para ser feliz no necesita una estabilidad. Entendida ésta como tener, de un cierto modo, tu propia vida resuelta. Un sueño tan simple como formar tu familia, con tu propia casa, con sus habitaciones, sus baños, etc. A lo largo de este largometraje este ansiado sueño se ve interrumpido, truncado y roto para Álex y Virginia, los protagonistas de la película. A priori, este ansiado deseo, no parece tan difícil, pero en los tiempos que corren, qué no es difícil.

Lemcke se ha encargado de dar un enorme hachazo a todos esos concejales de urbanismo que se dejan llevar por una enorme cantidad de dinero, un puñal para todos aquellos constructores vendidos.

Una historia tan real que llega a poner los pelos de punta. Como ya nos tiene acostumbrados Max Lemcke se encarga de seleccionar un tema de denuncia social para convertirlo en arte. Y así es, ‘Cinco metros cuadrados’: una forma sobresaliente de llevar a la gran pantalla la más cruda realidad de estos tiempos.

La historia es tan simple como real. Álex (Fernando Tejero) y Virginia (Malena Alterio) compran un piso, sobre plano, a las afueras de una gran ciudad en busca de precios más económicos. Reúnen sus ahorros para pagar la entrada, más una hipoteca a cuarenta años. La casa de sus sueños: dos habitaciones, cocina, salón con chimenea… Y sobre todo, lo que acaba por convencer a Álex: una terraza. Pequeña, de cinco metros cuadrados, pero con unas vistas maravillosas. Cuando sólo faltan unos meses para la entrega de los pisos el edificio está aún sin terminar. Un buen día, precintan la zona y paran las obras.

Los vecinos forman una plataforma de protesta y denuncian a la constructora. Álex conoce a Toño, otro afectado que trabaja en la construcción y tiene claro que se trata de una maniobra para deshacerse de ellos.

Ha pasado un año. La plataforma ya no se reúne. Sólo quedan Toño y Álex. A éste último cada vez le cuesta más seguir adelante. Empieza a descuidar el trabajo y a tener problemas con Virginia.

La situación es muy tensa. Álex quiere una solución y actúa en busca de esta…

Cualquiera que lea este reparto, antes de ver el guión y el montaje, quizás piense que está ante una comedia más. ¿Fernando Tejero y Malena Alterio?, sí, la risa está asegurada. Pero si vamos más allá y leemos el guión nos damos cuenta de que estamos ante un drama, con todas sus letras, un drama social. Un tema de denuncia. Una realidad tan grande como la vida misma.

Seguramente nos encontremos ante la mejor interpretación de Fernando Tejero. Absolutamente todo el peso de la película recae sobre el graciosillo portero de Aquí hay quien viva, y su forma de llevarlo es de aplauso. No es sólo una escena con la que consigue llegar al espectador, y hacer –si cabe todavía- la historia más cercana posible, son todas y cada una de ellas. Y lo mejor de todo, es que a lo largo de la película, el propio actor se va superando, va enganchando, y va sorprendiendo gratamente cada vez más. Testigo de ello ha sido el premio al “mejor actor” que recibió en el Festival de Málaga. Lo peor es que Malena Alterio, al estar al lado de tan soberbia actuación, su papel queda un poco eclipsado. Pero nada que estropee esta maravillosa película.

El guión, que igualmente recibió su merecido premio en el Festival de Málaga, escrito por Pablo y Daniel Remón es también un absoluto éxito. Todo lo que fuera menos de una “matrícula de honor” para éste, se quedaría corto. Contiene fuerza, un ritmo perfectamente ejecutado, y sobre todo, como ya he mencionado, una veracidad que emociona.

Max Lemcke ha dirigido una joya de película. Y hay que verla, sin más. Hay que verla, y será capaz de tocar la fibra más sensible de cualquiera. Todas aquellas personas, que, desgraciadamente, se identifiquen con la historia, la aplaudirán a rabiar, y agradecerán a Lemcke que haya denunciado y contado este tema tan actual de la forma en que lo ha hecho. También llegará para todos aquellos que, por el contrario, y afortunadamente el tema les pilla de lejos, pues conseguirán entender y ponerse en la piel de todas aquellas personas que han perdido su sueño por culpa de unos cuantos ambiciosos cuya única preocupación es tener más ceros en su cuenta bancaria.

Pocas veces he visto una realidad y una historia tan sumamente bien contada, llevada, organizada, y sobre todo, interpretada. Y una servidora, como yo, desea fervientemente que tenga tanto éxito entre el público como lo tuvo en el Festival de Málaga, se lo merece.

Lo peor de todo es que habrá que esperar hasta noviembre para verla.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.