Coffy: Sexo, drogas y funk’n’roll

Coffy: Sexo, drogas y funk’n’roll

En aquel momento, en el 77, no lo supimos, pero después de asistir atónitos al estreno de La Guerra de las Galaxias (Star Wars, George Lucas) para millones de chicos nada volvió a ser lo mismo. Aquellos 120 minutos de arrebatos espaciales nos marcaron el camino a seguir en los más variopintos aspectos de nuestras vidas. Ejemplo número uno: las mujeres. Cuando la princesa Leia espetó a la panda de pardillos interestelares el mítico vaya un truño de rescate (no es literal), nos dejó sentenciados a nosotros también. Adiós a sufridas cenicientas, bellas durmientes y pacatas princesas de cuento: a partir de entonces nos gustarían las chicas guerreras, independientes y orgullosas, como Leia. Ella sería nuestra musa, nuestro referente cardinal, el Santo Grial a cuya búsqueda dedicaríamos afanosamente nuestros años venideros.

Ciertamente, hubo otras precursoras de este tipo de féminas aguerridas. En cierto sentido, lo fueron las fatales de los 40 (la Stanwyck, la Hayworth, la Bacall, la Turner). Pero sin duda, la expresión mujer de armas tomar (literal y metafóricamente) adquirió una nueva dimensión después de Pam Grier y su interpretación en Coffy (Jack Hill, 1973). Coffy, o su hermana Foxy Brown (Jack Hill, 1974), lo mismo da. Ambas obras son emblemas del denominado Blaxploitation, la corriente nacida en la década de los 70 con el objeto de adaptar los exploitation films al público negro. Sweet Sweetback’s Baadasssss Song (Melvin Van Peebles, 1971) y Las Noches rojas de Harlem (Shaft, Gordon Parks, 1971) se disputan el honor de ser las pioneras de un género que no sobrevivió como tal más allá de los 70, pero que dejó perlas como Drácula Negro (Blacula, William Crain, 1972), una película a reivindicar y a descubrir con urgencia por todos aquellos que creen que el cuento del conde vampiro enamorado se lo inventó Francis Ford Coppola, 20 años más tarde.

Coffy pertenece al paquete de thrillers míticos del blaxploitation, junto al ya mencionado y fundacional Shaft, Superfly (Gordon Parks Jr, 1972) o Cleopatra Jones (Jack Starrett, 1973). Fue una de las primeras en presentar lo que los blancos tardaron 30 años en serializar: la action girl. Se trata de una áspera y explícita historia de drogas y venganza, toscamente dirigida por un Jack Hill al que, por lo menos, le debemos el descubrimiento de Pam Grier, recepcionista de la American International Pictures por aquel entonces. Grier se convirtió en Coffy, enfermera de día y vengadora de noche, operante en un Los Angeles contaminado por yonquis, traficantes, prostitutas deluxe, policías y políticos corruptos, todo un miasma decadente que se lleva mejor gracias al estilismo afro-setentero (impagable King George) y la música funk que adornan la función, características comunes con el resto de películas de la pintoresca familia.

El calvario que sufre Coffy -además de sus visibles encantos, por supuesto- nos hace superar los prejuicios que despiertan sus controvertidos métodos, haciéndola merecedora de todo nuestro afecto y simpatía. Porque ella es un un trágico y tórrido huracán, un prodigio de criatura que camina en el límite arrastrada por las circunstancias, condenada a lidiar con una hermana de 11 años adicta a la heroína, con un amigo pagafantas y policía, al que sus compañeros apalizan hasta dejarlo vegetal por ser el único poli honrado de la ciudad, y con un novio congresista (Booker Bradshaw), llamado a ser el libertador del pueblo negro esclavizado y explotado por la estructura blanca del poder y por las mafias blancas de la droga, pero que en el fondo le sale rana, ya que es uno de los que organizan el negocio: un judas renegado al que sólo importa el verde de los billetes y el blanco de las chatungas a las que se beneficia. Imperdonable.

Coffy es una mujer de enorme corazón de fuego, que sufre la enfermedad, la pérdida, la traición y el oprobio debido a los que la vejan por ser mujer y negra. Coffy se plantea el dilema moral al que le arrastran sus actos, pero decide enfrentarse a proxenetas, mafiosos y matones, manejando con igual pericia secador, piedras, botellas y escopetas de cañones recortados, sacrificándose hasta las trancas, vendiéndose si es necesario (en el cuerpo de su sofisticado alter ego, Mysticque). Y si eres un camello, lo tienes crudo con ella: this is the end of your rotten life, you motherfucker dope pusher. No, no dejará títere con cabeza (o con pene, si se tercia), emergiendo como una auténtica y solitaria heroína para un colectivo desorientado, inmerso en una época turbia. Un anticipo afroamericano y femenino del Travis de Taxi Driver (Martin Scorsese, 1976). Y todo ello sin perder un ápice de porte regio que la caracteriza.

Con su despampanante físico de Diosa de ébano, sus maneras de pantera negra y su temperamento de folklórica de Harlem, Grier ascendió a la categoría de la musa instantánea del Blaxploitation. No es de extrañar que Tarantino la homenajeara (a ella y por extensión, al género entero) en su elegante Jackie Brown (1997). Así que dejaros de milongas, blancos hijoputas (es literal), buscad vuestra copia en DVD de importación y corred al Facebook para haceros fans de la entrañable Pam. No negaré que las virtudes cinematográficas de Coffy son discutibles, pero se merece un rendido visionado, por tratarse de un cóctel de ingredientes apetecibles (justificados o gratuitos: verbigracia, la desternillante pelea en el burdel de lujo). Un combinado de sexo, drogas y funk, con el aporte agradecido y oportunista de la crítica social y racial. Pero por encima de todo se lo merece porque Coffy es una canción de pólvora y laca para el pelo, un poema de cartuchos y carmín, una oda a ese monumento de mujer que era (y es) Pam Grier.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.