Corazones de acero: la guerra sin edulcorantes

Corazones de acero: la guerra sin edulcorantes

Rating: ★★★★☆ 

Brad-Pitt-Shia-LaBeouf-es-uno-de-los-mejores-actores-con-los-que-he-trabajado_landscape

El cine bélico vive un momento dulce en los últimos años, en parte por las efemérides recientes de las dos guerras mundiales, en parte por la corriente de cine hiperrealista que tan bien casa con este género como mejor forma de impactar y a la vez crear algo con una factura impecable. Es el caso.

‘Fury’, comercializada en España como ‘Corazones de Acero’ (qué manía con cambiar tan absurdamente los títulos), es la historia de un tanque bautizado así y habitado en el sentido más amplio de la palabra por cuatro rudos soldados americanos afectados y brutalizados por tres años de guerra que parece cerca de acabar ya en territorio alemán. Nos encontramos en abril de 1945. Uno de los cinco componentes del equipo ha caído y deberán acoger a un novato que apenas ha cogido un arma y menos aún contemplado el verdadero infierno del combate.

Sí, suena típico, a lo de siempre (planos y gestos de Brad Pitt que recuerdan a los de Tom Hanks en ‘Salvad al soldado Ryan’), pero la Segunda Guerra Mundial está ya diseccionada al milímetro y el director y guionista David Ayer no pretende hacer experimentos de forma ni planos lírico-trascendentes. Se marca un film, duro, desnudo, cruel como la guerra, sin concesiones y con tan sólo algún guiño al heroísmo pero no como algo épico sino como una necesaria huida hacia adelante y cumplimiento del deber.

‘Corazones de Acero’ es digna continuación de grandes títulos bélicos de los últimos años. Concebida en una sola jornada, es más que suficiente para comprender la estudiada psicología de los personajes, sus miedos y las reacciones que muestran en qué convierte al hombre meses o años de guerra. No se juzga, no se detiene en el pasado de los soldados. Sólo hechos, lucha, pequeños momentos de humanidad que enseguida la realidad bélica se encarga de borrar. Y en medio de todo un soldado novato que no está dispuesto a que la guerra le cambie como a los otros pero que le marcará irremisible e irremediablemente.

Para los que esperen cine bélico de héroes para lucimiento de Brad Pitt sin que te «salpique» la sangre se revolverán inquietos en la butaca. Pitt, como productor además y en su línea, ha ido más allá y optado por el camino menos fácil. Para el espectador no será fácil de ver, pero la guerra es así, el hombre es así y como dice el protagonista Wardaddy: «los ideales son pacíficos; la historia es violenta«.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

1 Comentario

  1. Leviatán 11 Enero, 2015
    Responder

    Estamos ante un film correcto y en la línea iniciada ya en los 90′ de cine bélico-realista que protagonizado por un Brad Pitt es muy difícil que transmita ese horror real que es la guerra. Por muchas cicatrices, la fisionomía y gestualidad del gitano irlandés de Snatch nunca expresará ese horror que ni un guión y una dirección correcta tratan de conseguir.
    Sam Peckinpah con La Cruz de Hierro mostraría más ese horror en 1977, que este film. De hecho, en mi opinión, tienen más fuerzas las imágenes de archivo de la 2GM en los créditos finales que las supuestas escenas duras.

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.