Daybreakers: chupasangres corporativos

Daybreakers: chupasangres corporativos

Año 2019 (qué fijación, rediós, con homenajear a Blade Runner y el 2019): tras una epidemia global, de origen desconocido, la tierra está en manos de los vampiros. Los pocos humanos que sobreviven son perseguidos y utilizados por corporaciones como la Bromley Marks, granja-laboratorio y principal suministradora de sangre para la población vampírica. En paralelo, los científicos de la Bromley investigan para encontrar un sucedáneo artificial de tan preciado y goloso alimento, cuyas reservas empiezan a ser más que limitadas. Edward Dalton (Ethan Hawke) es uno de esos investigadores, un hematólogo que busca con denuedo una solución a la inminente catástrofe. En su caso, además, la desesperada búsqueda no sólo es un asunto de supervivencia de su especie, sino una cuestión de principios, un precepto moral: él no bebe humanos. Con esta premisa arranca Daybreakers (2009), una coproducción made in USA/Australia, escrita y dirigida por los hermanos teutones Michael & Peter Spierig (Undead, 2003).

La novela de Richard Matheson Soy Leyenda (1954) es el principal referente a la hora de contextualizar esta nueva aproximación al género vampírico. Aquel inmortal relato ya partía de una supuesto muy similar: un planeta poblado por chupasangres a los que un único superviviente humano hacía frente. La novela de Matheson era, entre otras cosas, una reflexión sobre la subversión del concepto de normalidad, idea que respetó la adaptación fílmica más fideligna, L’Ultimo Uomo della Terra (Ubaldo B. Ragona, Sidney Salkow, 1964), no tanto la relectura de 1971, El Último Hombre Vivo (The Omega Man, Boris Sagal), y mucho menos el remake contemporáneo, la dolorosamente traicionera Soy Leyenda (I am Legend, Francis Lawrence, 2007), donde se prostituyó el significado mismo del título original. En casi todas estas obras, el último de los llamados hombres era percibido por las dominantes sanguijuelas como una criatura legendaria que perpetraba auténticas masacres entre la especie durmiente: el hombre visto como una bestia, como el monstruo maligno en ese nuevo mundo al revés.

Daybreakers parte de otra perversión de la supuesta normalidad, como si la pandemia causante del escenario de Soy Leyenda hubiera tomado un desvío y no hubiera conducido a la involución, sino a un status quo especular, civilizado, muy diferente al descrito en la pieza literaria y en las tres películas citadas anteriormente. En todas ellas domina la atmósfera post-cataclísmica y decadente. El abandono es patente en las ciudades. Las decrépitas criaturas de la noche llevan una existencia condenada al tribalismo en el mejor de los casos y al bestialismo en el peor. En esta propuesta de los hermanos Spierig, la comunidad vampírica ocupa el planeta con todo el esplendor y las mismas miserias que antaño mostraron los humanos. La normalidad se ha restituído: las oficinas, las cadenas de montaje, las estaciones de metro o las cafeterías bullen con el fervor propio de la cotidianeidad en las horas punta…de la madrugada. La sociedad ha quedado constituida por vampiros. Los hábitos sociales, los servicios y la tecnología se han adaptado a la nueva especie mayoritaria. Simplemente, la vida sigue igual. Pero se vive de noche.

Desde este escenario alternativo se plantea la metáfora mediante la cual la película de género proyecta la realidad: el agotamiento de los recursos (alimenticios, en este caso). Aquí Daybreakers entronca con otro clásico de la ciencia ficción setentera, Soylent Green (Richard Fleischer, 1973), película turbia donde las haya. El manejo de los medios de subsistencia (sin perder de vista la componente pandémica del vampirismo) es el pretexto que da pie a denunciar el sórdido papel de las empresas explotadoras/distribuidoras/investigadoras -léase farmaceúticas- a la hora de proporcionar un sustitutivo y perpetuar el negocio de la enfermedad en lugar de buscar una cura. Charles Bromley (interpretado por un Sam Neill que se asemeja a Zp poseído por el espíritu de Chucky, espeluznante) personifica a ese supremo mal corporativo, la quintaesencia del tiburón del mercado más codicioso en su ansia por fabricar la sangre artificial para producirla en masa, llenarse los bolsillos y de paso permitir un nivel de repoblamiento humano que garantice que las castas más pudientes sigan paladeando el manjar original y no el placebo, asegurando así el doble negocio. El ser mitológico, inmortal, comportándose como el más vulgar de los humanos. Disgusting.

Ciertamente, los vampiros de Daybreakers no poseen la alcurnia de los de Anne Rice. No están aquejados de penas existenciales. Seguramente hay más objetores de conciencia y apesadumbrados por la vida eterna como Edward Dalton, y algún alma cándida que quiera bien a los humanos (el ministro), pero no quedan retratados en la película. Lo que se muestra es la radiografía de una sociedad capitalista, vestida de rascacielos de vanguardia, chalets de diseño y lujosos Chryslers, en la que los poderosos manejan, se enriquecen y disfrutan mientras los parias, los desprotegidos, los que no pueden pagarse su dosis de sangre, degeneran física y moralmente, quedando condenados a vagar por el subsuelo urbano, convertidos en bestiales homeless, molestos a la vista al principio, mortales de necesidad y abocados al exterminio al final. El resto de la población, la clase media mayoritaria, no está para torturarse por menudencias filosóficas: no se plantea dónde se cimenta su bienestar, ni hasta donde puede sostenerse un modelo de existencia basado en la explotación y el genocidio. Bastante tienen con consumir.

Al margen de alegorías elementales, seguramente más sobredimensionadas por el desvarío del crítico que pretendidas por los propósitos verdaderos de la película, Daybreakers encara el género vampírico desde la perspectiva del thriller sci-fi. El triunvirato protagonista (a Hawke y Neill hay que sumar a un Willem Defoe – los viejos rockeros nunca mueren- que parece salido de los Vampiros de John Carpenter) le otorga pedigrí al film, igual que la fotografía de Ben Nott le otorga empaque visual. Los Spierig Bros. demuestran sobrada capacidad para generar imágenes potentes y evitan convertir la función en un correcalles, dosificando sabiamente la acción y por mucho que la hemoglobina corra a raudales en momentos de puro gore dantesco a lo George A. Romero. Es cierto que un par de secuencias pedían a gritos el uso del fuera de campo y no es menos cierto que el guión presenta incoherencias más o menos molestas y carece de sentido del humor. Por todo eso y alguna cosa más, Daybreakers no alcanza la excelencia, pero los cazadores de vampiros, sea cual sea la naturaleza de sus encarnaciones, disfrutarán con esta película, filmada desde los parámetros de la más digna serie B contemporánea.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.