Deadpool, ¿quién quiere ser un superhéroe?

Deadpool, ¿quién quiere ser un superhéroe?

Rating: ★★★★½ 

«Deadpool» empieza con toda una declaración de intenciones, unos créditos que, en realidad, no lo son. Mofándose de ellos mismos, empezando por el propio actor protagonista Ryan Reynolds, e incluso haciendo un guiño al creador de Deadpool, Rob Liefield (al que le dedicaran algún otro más adelante). Deadpool, o Masacre (que es como le conocimos aquí en los cómics hace años), nunca ha sido un tío serio. Más parlanchín que el propio Spiderman, incapaz de callarse ni siquiera debajo del agua. Pero Deadpool no es un superhéroe, o al menos no quiere serlo. De hecho, no habréis visto en ninguna otra película de superhéroes reciente que se mate tanta gente y con tanta sangre y vísceras volando por todas partes. Bueno, en «Man of Steel» quizás hubo más bajas, pero no las vimos (gracias por «salvar» Metrópolis, supes…).

En una época dominada por el cine de superhéroes, «Deadpool» viene a demostrar que se puede hacer algo distinto, y sobretodo, adulto. Y es que la cinta, a diferencia de lo habitual en las películas Marvel, recibió una calificación R, es decir, para mayores de 18 años. Esto le abre las puertas al fabuloso mundo de la casquería, el sexo y los chistes de pollas y culos. Y por si alguno de los ejecutivos de la Fox tenía miedo de lo que iba a pasar con esto, ya puede respirar tranquilo, porque ha petado todos los récords de recaudación para una película con dicha calificación. ¿Será por su creativa e inagotable campaña de márqueting? Es posible, pero la película tiene todos los méritos necesarios para ser un bombazo.

Y debo empezar confesando que, a diferencia de muchos, los trailers me habían dejado realmente frío. O más bien, estaba en modo precavido. Ni Ryan Reynolds parecía una buena elección, ni tenía del todo claro que pudiesen atreverse a ser tan gamberros como el personaje original. ¿Serían los chistes forzados? ¿O nos encontraríamos superhéroe que a los 5 minutos ya ha perdido toda su gracia? Pues bien, hasta Ryan Reynolds me ha convencido. En realidad, la trama no tiene absolutamente nada de novedoso, es el enésimo relato de como se forja un superhéroe (aunque no quiera serlo). Y en ese sentido no hay sorpresas de ningún tipo. Pero es que lo que nos engancha de «Deadpool» son los diálogos y la acción sangrienta (con grandes coreografías y mucha imaginación a la hora de rodar). Bueno, y Morena Baccarin, claro (más cerca de Firefly que de Homeland, aquí). El ritmo es vertiginoso, no solo de la acción, sino de los propios diálogos, que es un no parar de soeces, autoparodia, metacine y una cuarta pared que se ha quedado en nada de tantas hostias que le han dado.

Algunos han querido ver en «Deadpool» una especie de revolución del cine de superhéroes, una «patada» a colosos como Los Vengadores o Capitán América, como si este fuese el camino a seguir para hacer pelis de gente con poderes que puedan gustar al público adulto. Y si bien estoy completamente de acuerdo en que era necesario hacer una película de este tipo dentro de las grandes franquicias, ni es la primera (por ejemplo, «Super» de James Gunn, que luego dirigiría «Guardianes de la Galaxia»), ni esto significa que todo tenga que hacerse así. Cuando uno lee un cómic de Masacre sabe a lo que va, de la misma forma que cuando uno se lee un cómic con guión de Grant Morrison no espera encontrarse una historia a lo Stan Lee. Sin duda gustará a todos aquellos que creen que los superhéroes en general son demasiado bonachones y sosainas, esta será su peli favorita del género. Para los que estamos más que satisfechos con lo que ha venido sucediendo en los últimos años, «Deadpool» es un fantástico añadido a nuestra colección, que viene a demostrar que dentro del género aún queda mucho campo por recorrer.

Algunos esperaremos ansiosos una segunda parte, que esperemos sea capaz de mantener el mismo virtuosismo en la acción y en la palabra. Amigos, esto es un espectáculo brutal.

Lo mejor: la mezcla de humor y sangre

Lo peor: la historia no es nada nuevo… aunque tampoco se lo pedimos.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.