DESTINO OCULTO

La idea del destino plantea una pregunta existencial muy directa: ¿somos dueños de nuestros actos o todo está escrito?. ¿Creemos en la  estrella que nos guíará hacia Belén o nos saldremos del camino porque nos creemos capaces de tomar una ruta alternativa?

La tragedia griega, la masterclass todavía de los guionistas occidentales, lo tenían muy claro, el hombre está encadenado a un destino inexorable del que no puede escapar, haga lo que haga su timeline está ya profetizada. A partir de esta larga y pesada carga cultural las leyendas y cuentos mitológicos mostraban realmente al hombre como un ser que perecía fruto de sus errores y decisiones vanas pues el fatum estaba por encima incluso de los propios dioses.

El filósofo vino luego para relajarnos con el concepto de causalidad ,toda acción conlleva una reacción, luego vino el filósofo de la Marvel ,Stan Lee, y volvió a recordarnos lo de: un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Y en eso andamos ahora, el hombre del s.XXI cree tomar poderosas decisiones aunque ,como se apunta en la película, lo único que decidimos es el modelo de iPhone, qué tipo de café o qué marca de ropa te compras. En fin, hay gente que ni ésas puede tomar…¿ése es realmente nuestro destino?.



Destino Oculto es un relato corto llamado Equipo de Ajuste de Philip K.Dick (Blade Runner, Minority Report) estirado innecesariamente para la filmación del debutante George Nolfi, buen guionista como ya demostrara en El Ultimatum Bourne (2007) o Ocean’s Twelve (2004). Pero todo el potencial y juego que da hablar sobre el destino se dilata tanto como el tiempo que tarda Fidel Castro en pronunciar un discurso. Además la iconografía utilizada para hacernos creer quiénes son unos y qué hacen, se limita a los libros de ruta, a cuatro sombreros espacio temporales, y poco más que diálogos explicativos de manual de lavadora-secadora. La verdad, el guiño malo, malo a los ángeles de Wim Wenders en la biblioteca demuestra un poco lo que es este film: me subo al trape para tirarme sin red.

El film pese a que muestra claramente esea tragedia griega del destino ineludible con un protagonista desorientado que se revela por amor, el motor redentor  de la humanidad, no acaba de despegar en ningún momento. Y eso que cuenta con un Matt Damon ,que ultimamente está en todas, Más allá de la Vida de Clint Eastwood (por cierto, gran película del último purasangre americano, citando a Max Rebo) que sigue en su línea ascendente desde El Mito Bourne (2004), pero es el personaje femenino interpretado por Emily Blunt el que a mí, personalmente, me ha sorprendido gratamente por ser una actriz insulsa en aquella horrorosa El Diablo viste de Prada (2006).

La relación eros-fatum por la que luchan los protagonistas es lo más interesante, quizá porque quien les escribe andaba ñoño el día del preestreno, pero eso no quita para que considere el film aburrido y excesivamente largo, sin una buena dirección para hilvanar todos los temas derivados de un tótem tan pesado como es el tema del destino. Todo tan insulso como las secuencias de persecución abriendo y cerrando puertas a lo Monstruos SA (2001); nada tiene que ver con aquel Matt Damon saltando y golpeando sin complejos en el personaje de espía desmemoriado. Y es que la dirección de George Nolfi es tan plana que echa a perder un tema a priori interesante como es la ciencia-ficción distópica a lo George Orwell, sociedades controladas por entes/seres superiores que intentan a toda costa controlar nuestra voluntad, controlar nuestro destino.

Este film caído en desgracia, no tiene ni una secuencia extraordinaria, ni una partitura ,ni nada más que las visitas turísticas de Manhattan para todos aquellos que aún no han visitado la gran manzana, la ciudad de las ciudades ya tiene ahora la guía visual destino oculto del trotamundos.

En fin, como dijo el filósofo: los espíritus vulgares no tienen destino

 

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.