Destino Woodstock: Sensibilidad sin sentido

Destino Woodstock: Sensibilidad sin sentido

Amigos, sin paños calientes: en Especialistamike.com el olor a incienso y pachuli nos tira para atrás. No nos gustan los aprendices de malabares, ni las camisetas teñidas, ni las sandalias ni los pantalones cagados. Pero nuestro deber es teneros puntualmente informados, llegando incluso al sacrificio si es necesario. Por eso,  imbuidos del más alto sentido de la responsabilidad, dispuestos a despojarnos de los prejuicios más arraigados en nuestras envilecidas almas,  acudimos al preestreno de  Destino: Woodstock (Taking Woodstock), la última de Ang Lee (Pingtun, Taiwan, 1958). Una película que utiliza como pretexto argumental el mítico concierto del 69, recordado como uno de los puntos culminantes del movimiento hippy y uno de los momentos icónicos de la década de los sesenta, junto al asesinato de JFK, la llegada del hombre a la luna, los crímenes del clan Manson, el mayo francés o el final de la Primavera de Praga. Tres días de agosto, una granja en el estado de Nueva York, algunos de los mejores grupos y solistas del momento (The Who, Santana, Joan Baez, Jefferson Airplane, Jimmy Hendrix), 500.000 asistentes, muchos miles más que se quedaron en el camino (unos 250.000), flores, tiendas de campaña, LSD, marihuana, jóvenes retozando por el barro, más LSD: una manifestación multitudinaria de la (contra)cultura de la paz y el amor que vivía sus últimos estertores.

El nombre de Woodstock pasó a la historia, pero no fue ese el lugar donde se celebró el concierto, sino en Bethel.  Hasta allí nos vamos, retrocediendo en el tiempo hasta el mes de agosto de 1969. Los Teichberg, Jake y Sonia (Henry Goodman e Imelda Staunton), judíos emigrados de la Europa del este, regentan un cochambroso motel en White Lake. Su hijo, Elliot (Demetri Martin ) es un amanerado decorador de interiores que trabaja en NY, pero les ayuda a mantener a flote un negocio que está a punto de ser embargado. Al saber que un festival musical está en el aire por falta de permisos, propone a la organización que utilice el hotelucho como cuartel general, y los terrenos de su vecino, el granjero Max Yasgur (Eugene Levy) como lugar para celebrar el concierto. Pueblos y protagonistas no volverán a ser los mismos. ¿Cómo iban a serlo después de la invasión (pacífica) de cientos de miles de hippies?.

Destino: Woodstock no es una película sobre la música y los artistas participantes en el celebérrimo Festival: no esperéis ver a un émulo de Hendrix incendiando frenéticamente su guitarra, o a una Janis Joplin desgañitándose sobre el escenario. Para eso ya está la película-concierto Woodstock (Michael Wadleigh, 1970). No, Ang Lee no se ha atrevido, de momento, con un musical. Y eso que a este taiwanés de nacimiento y estadounidense de adopción, que carga un Oscar a director en las alforjas (Brokeback Mountain, 2005), le hemos visto torear en las plazas más variopintas: despuntó en producciones con las miras puestas en la cultura oriental como Comer, beber, amar (1994), se lanzó de cabeza al drama de época de Sentido y Sensibilidad ( 1995 ) y coqueteó con el western en Cabalga con el diablo (1999). En 2000 consiguió que medio planeta se quedara ensimismado con las piruetas de los saltimbanquis luchadores, la poesía y la pseudo-filosofía zen de tienda de baratijas de Tigre y Dragón (zasca!, otro Oscar…). Confiado, se atrevió con el cómic en la infravalorada Hulk (2003), un pequeño resbalón antes de cubrirse de gloria con el neo-western más gayer desde Dos hombres y un destino. Desde luego, no puede decirse que esté encasillado: lo que aquí nos explica es una historia de transformación personal, de búsqueda de identidad e independencia, cuyo transfondo es un inmenso acontecimiento histórico. Una, digamos, comedia dramática, supuestamente intimista a pesar del entorno multitudinario en el que se desarrolla. El problema es que la comedia es tan ligera que resulta evanescente y el drama de tan poco calado que apenas emociona al espectador. Lee se queda en tierra de nadie, se pierde en algún lugar indefinido, a medio camino entre las sutilezas de lo íntimo y la grandeza del monumental guirigay que se arma en White Lake.

Desde luego, es difícil ser sutil cuando la mayoría de los personajes están diseñados a brochazos. El más profundo es Elliot, que carga con el peso de la función. Se trata de un joven educado, comedido, pero es tal el chorrazo de horchata que corre por sus venas que poco nos importa lo que le ocurra, la verdad. Sus padres (especialmente mamuchi, paradigma de la tópica avaricia judía) son burdas caricaturas. Lo mismo ocurre con Billy (Emile Hirsch), amigo de Elliot y ex combatiente en Vietnam. La compañía de teatro hippy que vive en el granero… por favor !. Apenas se divisan algunos detalles de grandeur en el personaje de Vilma (Liev Schreiber), un ex marine travesti que se encarga de la seguridad en Casa Teichberg. Lo demás, trazo grueso y nula capacidad de impacto emocional. Lee no presta atención a las (a priori) interesantes subtramas que apunta en algunos momentos de la película, como el rechazo inicial de los conservadores habitantes del pueblo a la celebración del concierto y el minúsculo brote de antisemitismo y homofobia que genera, o la hipocresía de los mismos a la hora de lucrarse también con el negocio. Tampoco presta demasiada atención a los entresijos de la organización del evento. Si añadimos que el concierto en si apenas es un eco lejano en la banda sonora y la visión del escenario un horizonte borroso en medio de un viaje lisérgico, sólo nos queda la deslavazada transformación interior de Elliot, sus conflictos a la hora de aceptar su sexualidad, decidir su futuro y resolver la relación de dependencia con sus padres. No es poco, pero es insuficiente.

Lee filma con su mirada serena, casi con la (supuesta) candidez de un hippy. Ese estilo apacible sólo se rompe cuando refleja el caos provocado por los preparativos y el desarrollo del concierto utilizando la técnica de la pantalla partida o split-screen, que ya aparecía en Hulk para subrayar el efecto tebeo. También desbarra cuando le sube la vena psicodélica de rigor (no podía faltar en una película ambientada en Woodstock), con resultados más bien vergonzantes en la escena del tripi. El guión adolece de falta de mala baba, que sólo aparece con cuentagotas (como en la escena del pleno de la Cámara de Comercio) y de falta de momentos climáticos (únicamente la secuencia del atasco provoca algo remotamente parecido a un escalofrío en la espina dorsal. Muy remotamente). Los actores rara vez superan la liviandad de sus personajes (tal vez Goodman y Levy, porque la Staunton es excepcional, pero su papel…). Esta atonía general provoca que el último tercio del metraje se contemple ya con indiferencia, con ganas de que los hippies levanten el campamento y el repeinado Elliot se vaya con ellos a California.

Una lástima, si tenemos en cuenta el potencial del tema de la película y la calidad atesorada por el director a lo largo de su trayectoria anterior. Dudo mucho que Destino: Woodstock pase a la historia como una de las películas referenciales sobre los jóvenes de los 60, hippies o no hippies. Ni sobre la problemática de los homosexuales: repasad, por ejemplo, Beautiful Thing (Hettie MacDonald, 1996), o la propia obra de Ang Lee, con Brokeback Mountain y El banquete de boda (1993). Tampoco sentará cátedra sobre el cine musical de la década, a pesar de la selección escogida para la banda sonora (selección nada trivial, por cierto).  Los que estéis ávidos de buena música y cine purasangre, echadle un vistazo a Gimme Shelter (1970), de Albert y David Maysles y Charlotte Zwerin,  testimonio fílmico de otro monumental sarao que se celebro a finales del 69: el concierto (gratuito) que ofrecieron los Rolling Stones en Altamont, California. Es curioso que la película de Ang Lee termine con un guiño a ese evento. Si el genio de los Maysles le hubiera servido de inspiración, otro gallo le hubiera cantado. Y por nuestra parte, después de este comer, beber, flipar con los chicos de la Era de Acuario, volveremos a buscar en la cartelera nuestra dosis de droga semanal, una que nos provoque un subidón de verdad.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.