Dragon Ball Super: Broly
Rating 65
Metacritic 59
Rotten Tomatoes 69

Una nueva película de Dragon Ball con Akira Toriyama renovando un personaje mítico de las OVAs de los 90. Una película que agradará a los fans del Dragon Ball más testosterónico, con peleas brutales y un saber añejo en la animación

Resumen 64.3 buena

Dragon Ball Super: Broly

Dragon Ball, sin llegar a ser el fenómeno social y cultural que fue en los 90, vive una nueva época dorada que inauguró ese retorno de Akira Toriyama a las tareas creativas en Dragon Ball Z: La batalla de los dioses. Con la llegada posterior de Dragon Ball Super y la multitud de proyectos relacionados con la franquicia, los fans de la saga tienen estímulos constantes que llaman su atención.

Las aventuras de Son Goku y compañía han demostrado que el paso de las décadas no han sido enemigo suficiente para que se apague su luz, existe un público joven y renovado que ha descubierto los “kamehame” hace relativamente poco. Pero seguramente el perfil del fan más hardcore tiene ya cierta edad y el factor nostalgia sigue siendo crucial en todo esto. La prueba son las reacciones que ha suscitado tocar uno de los mitos de las OVAs de los años 90, esas películas especiales que aparecían al margen de la serie principal, y que ofrecieron al fan de la saga historias y personajes que expandían la mitología de los guerreros del espacio (o saiyan). Y teniendo en cuenta que se han cambiado muchas cosas respecto a ese personaje, lo normal es que algunas reacciones sean airadas. No es mi caso, yo conocí a Broly por los videojuegos, y no llegué a ver jamás ninguna de las OVAs en las que aparecía, así pues, el factor nostalgia, la admiración por el personaje, están totalmente fuera de la ecuación de esta reseña.

El personaje no fue una creación de Toriyama (solo el diseño, y al parecer ni siquiera se acordaba de su existencia), así que esta nueva versión elimina todo lo ocurrido entonces, queda fuera del canon, y la versión actual, la del propio Tori, se queda como la oficial y verdadera. Sin querer hacer demasiados spoilers, el cambio más evidente es en la propia naturaleza del personaje, que ha dejado de ser el malo maloso cruel que fue en los 90, para ser un personaje con cierta profundidad.

A pesar de todo, parece que la nueva película está repleta de guiños a todas esas OVAs, incluyendo al propio padre de Son Goku, que también tuvo la suya. Y nos lleva atrás en el tiempo para ver el momento en el que Freezer sucede a su padre y acaba cargándose el planeta Vegeta con casi la totalidad de la especie (ya sabemos que hubo unos cuantos que se salvaron). Entre los supervivientes está Broly, a quién habían mandado a un remoto planeta porque su poder podría llegar a superar al del príncipe Vegeta (y aquí surgen las ansias de venganza).

El camino hacia el presente llegará de manos de la cápsula con la que Son Goku viajó hacia a la Tierra, al más puro estilo Superman huyendo de Krypton, con un repaso exprés a algunos de los momentos más míticos de la serie que nos llevarán hasta el presente, el presente de Dragon Ball Super. Los que no sigan la nueva serie que no sufran, en realidad no es en absoluto necesario estar al corriente de nada de lo acontecido, con haber visto las anteriores dos películas será más que suficiente para saber quién es Bills (qué apenas aparece) o porqué Freezer tiene una versión dorada. El robo de las bolas de dragón por parte de unos secuaces de Freezer será la excusa para que finalmente se de el encuentro esperado entre Son Goku, Vegeta y Broly. A partir de ese momento estallará una batalla que debe durar alrededor de 40 minutos y con apenas momento para respirar.

La batalla es espectacular como no podía ser de otra manera, la fuerza descomunal es lo que impera aquí con todos los destrozos y explosiones que uno esperaría de semejante choque. En ese sentido, me imagino que eso es lo que esperan y desean muchos de los fans de Dragon Ball, o para ser más específicos, los fans de Dragon Ball Z.  No hay ni un momento para la reflexión, ni un momento para siquiera valorar el desarrollo del combate; a hostia limpia todo el rato. Algunos de los momentos más espectaculares están además reforzados por un CGI y efectos 3D que desentonan un poco con la animación estilo noventero que se ha escogido para la cinta. Por lo general, la animación es buena o muy buena, con algunos momentos realmente espectaculares, pero lo que resulta bastante incomprensible es que en algunos escenas, por lo general las menos importantes, la calidad baje en picado. Así pues, si bien los más nostálgicos celebrarán que todo tenga un sabor añejo, un dibujo y animación que nos recuerde “los buenos tiempos” (y con algunas mejoras actuales que lo llevan un poco más allá), esos breves momentos de bajón en la calidad empañan el resultado global.

No es lo único que queda desigual en la película, la trama de Broly está muy bien explicada de inicio (gusten o no los cambios que han hecho sobre su biografía), es una historia que se va desarrollando poco a poco y que cuenta una historia con mucho potencial, muchísimo. Consigue convertir a Broly en un personaje con quien se puede empatizar, alguien que no lo ha tenido fácil en la vida, que se mueve entre la bondad y los estallidos de rabia incontrolables. Pero una vez llega el momento de enfrentarse a Son Goku y a Vegeta, la acción pura y dura toma el mando y no lo suelta en ningún momento. Quizás el problema sea que una película en la que parece que el protagonismo deba ser para Broly, lo acabe cediendo en el último momento a los héroes habituales de la serie para que hagan lo suyo y poco más. Ni siquiera la batalla nos cuenta demasiado, su desarrollo es muy lineal y repetitivo, destacando solo algún momento en el que Goku recibe una buena somanta de palos.

Por supuesto esto es Dragon Ball y lo que muchos quieren ver son batallas espectaculares y poco más, y si eso es lo que se busca, tienen para rato (por suerte, a mí la batalla me ha llegado a entretener más que la de La Resurrección de F). Pero no puedo dejar de pensar que se ha perdido la oportunidad de hacer una película más redonda y que se centrase todavía más en Broly, con una batalla que sirviese para conocerle todavía mejor, para desarrollar su personalidad y darle un sentido a su lucha y a su existencia. Quizás pido demasiado.

A pesar de todo, creo que el conjunto global es satisfactorio, especialmente por esa buena primera parte y porque la batalla tiene algunos momentos realmente potentes. Dragon Ball Super: Broly es una peli hecha para los fans de Dragon Ball (y como decía antes, más de Z que de los inicios), son ellos los que van a disfrutarla de verdad, es una película para convencer a los conversos, pero que no hará nada para convencer a los que no sean ya fieles devotos de la religión saiyan.

Por cierto, un puntazo para el público de Catalunya poder verla con las voces que conocemos de toda la vida.

Publicaciones relacionadas

Apollo 11

Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Dunkerque: Milagro de Película

Dunkerque: Milagro de Película

"Cuando reviso la escena en la que los soldados ven meterse a ese tipo en el mar, no sé qué está haciendo ese hombre, si piensa suicidarse o si de verdad cree que puede escapar de allí a nado...le pregunté al veterano de guerra si ese hombre iba a suicidarse, y no sabía la respuesta. Y era...

Star Wars: Los últimos Jedi. Video Review 0% Spoilers

Star Wars: Los últimos Jedi. Video Review 0% Spoilers

Apresurada y acalorada review de Star Wars: The last Jedi. Sin Spoilers, 0% Spoilers. Lo digo en serio, sin contar nada, aunque entienda que no lo veáis y esperéis a verla con vuestros propios ojos. Es solo una ligera opinion, para animaros a ir al cine. Pero ya. Hoy mismo. Mañana como mucho...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.