El árbol de la vida: La insoportable levedad del ser

El árbol de la vida: La insoportable levedad del ser

Rating: ★★★★★ 

Galardonado con la Palma de Oro en el Festival de Cannes, Terrence Malick vuelve 6 años después de su anterior trabajo para explicarnos el porqué de todo en El árbol de la vida (2011).

Ambientada en los años 50, la película narra la evolución de una familia desde el punto de vista del Jack, un niño que vive con su madre (Jessica Chastain), que encarna el amor y la bondad, mientras que su padre (Brad Pitt), que representa la severidad, es el encargado de enseñarle a enfrentarse a un mundo hostil. Además la película ahonda en el origen del universo.

Nos encontramos ante una película muy difícil, ya no sólo para las grandes masas; que a los 5 minutos huirán cuál cabras despavoridas; sino para los espectadores acostumbrados a otro tipo de cine más visceral y poético. Y es que la película se puede dividir en 2 segmentos claros: La historia de la familia en los años 50, y la reflexión poética y filosófica acerca del sentido de la vida. La primera no hay problema, nos explica la historia de un niño que comienza a discernir entre el bien y el mal bajo la sombra de un padre estricto y una madre que es todo amor. Para llegar ahí, Malick nos ha de contar antes la tragedia y el dolor de la pérdida de una vida, y luego el origen del universo; pasando por la extinción de los dinosaurios; todo ello mediante una batería de imágenes y música clásica que se interrumpe de vez en cuando por alguna frase en susurros. Todo esto no es gratuito, simplemente es que para llegar a entender el valor de una vida el director pretende hacer partícipe al espectador del nacimiento de ésta.

Hemos de recordar que la película dura 138 minutos, y aunque a veces ponga a prueba nuestra paciencia, en mi opinión, merece la pena. Y es que nos encontramos ante una película diferente, poética y compleja en su estructura, pero sencilla en su contenido. La película nos habla de todos los temas universales: el bien y el mal, el origen de la vida, la tragedia, el miedo, las creencias religiosas, la soledad, etc.. todo ello mediante una belleza visual arrebatadora e hipnótica, todas y cada una de las imágenes que nos enseña Malick están rodadas magistralmente y perfectamente montadas y coreografiadas con la brillante música de Alexander Desplat.

Está claro que ésta es la propuesta más arriesgada y visceral de Terrence Malick. Para mi ha sido un viaje extrasensorial. Sólo diré que al poco de salir de la sala, me he tenido que sentar un momento para poder descansar y asimilar todo lo que había visto.

 

Lo mejor: Visualmente es un regalo para los ojos.

Lo peor: Su duración, aunque podría haber sido peor

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.