El Consejero: filosofía de la violencia

El Consejero: filosofía de la violencia

Rating: ★★★☆☆ 

Confieso que Ridley Scott es una de mis debilidades. Sólo revisionar obras maestras suyas como Alien o Blade Runner me reconcilia con sus menos redondas películas, a las que sin embargo siempre les saco algo positivo. Con El Consejero, en cambio, me he quedado en tierra de nadie: ni me ha fascinado y entretenido tanto como Gladiator o Black Hawk Derribado, ni me ha resultado indiferente como El reino de los cielos o Robin Hood. Cierto es que la filmografía de su primera etapa está a años luz de estos últimos años y el nombre es el nombre, pero siempre te esperas, como con las viejas glorias, ese toque mágico.

El Consejero es una película inclasificable, pero lo que para unos será un defecto, para mi es un punto a favor. Quizá tenga mucho que ver que adapta una novela de Cormac McCarthy, el autor de No es país para viejos. De hecho él mismo firma el guión y ahí es donde radica el quid de las discusiones cinéfilas. Un guión nada tiene que ver con una novela. Puedes ser premio Nobel de literatura y firmar el peor guión de la historia, porque tiene sus reglas, unos trucos. No obstante, confieso que el estilo de McCarthy se ahorma perfectamente a mis gustos literarios y cinéfilos, por lo que para lo que la mayoría puede ser la clave de una supuesta propuesta fallida, para mi es uno de sus puntos fuertes. Sus diálogos pseduo-filosóficos y pomposos en detrimento de la acción me parecen un acierto y no una rémora. Entre tanta película de acción vacua no está de más otro enfoque para este tipo de películas, un subgénero en si mismo.

Resulta tan extraño como seductor ver a tal elenco de estrellas en una situación así: Michael Fassbender, Javier Bardem, Penélope Cruz, Brad Pitt y Cameron Diaz (todos ellos solventes en sus papeles) son el centro de esta trama de drogas, blanqueo de dinero y violencia en la frontera mexicana. El argumento es lo de siempre y es lo de menos en este caso, deliberadamente. El atractivo del film, logre más o menos su objetivo, es el tratamiento. Sus escenas cortas pero densas en diálogos ocultan más que muestran. Lo que menos parece importar es lo que ocurre y sí el por qué, las consecuencias de los actos. El consejero aquí nada tiene que ver con el clásico y real consigliere de El Padrino, salvo que ambos son lógicamente abogados. Aquí Fassbender, al que da vida, se verá tan metido contra su voluntad que pagará por ello, todo lo contrario de lo que ocurre con un «consejero» al uso. Moraleja: no puedes estar en el «lado salvaje» de la realidad y disfrutar al margen y de forma idílica de tus beneficios.

Ridley Scott firma un película a ratos atrayente, a ratos desconcertante, pero siempre con un halo de originalidad, sustentado por el guión de McCarthy. Da la sensación de que el problema está más bien en la dirección, siempre eficaz, propia de un maestro pero sin alma alguna, quizá porque no ha sabido captar toda la esencia de la novela original. Falta ese aliento vital, pensando incluso que la vacuidad y dureza del mundo que refleja hace necesario ese enfoque.

Hay una frase de las muchas que se sueltan como aforismos que viene al pelo aquí: «para conocer de verdad a una persona debes saber lo que quiere«. Pues bien, Ridley Scott es bien conocido ya pero da la sensación de que en esta ocasión no sabía lo que quería o no lo ha sabido reflejar del todo. Puede que esté reservando toda su artillería pesada y maestría para su próximo y esperado proyecto, nada más y nada menos que Blade Runner 2.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

2 Comentarios

  1. leviatán 9 Diciembre, 2013
    Responder

    No estoy deacuerdo con la crítica. El último film de Ridely Scott es un BLUFF de los grandes que sólo tiene una secuencia memorable, Cameron Diaz follándose un coche, y un guión debutante del autor The Road de MacCartthy, gran novela y gran film adaptado, que se pasa de pretencioso sin conseguir lo más importante. No empatizamos nunca con ninguno de los personajes, atrpados tods en su aureola de megacracks de Hollywood pero que juntos ni Ridley Scott los puede salvar.

    Un film anodino, que intenta ir de metacine pero que se la mete estrepitosamente. Si alguien quiere ver metacine, cine que va más allá, con capas y capas, que no se pierda la maravillosa: LA GRAN BELLEZA de Paolo Sorrentino.

  2. Félix 10 Diciembre, 2013
    Responder

    Como digo las películas de Scott son muy irregulares y esta no está entre las mejores. Sin quitarte la razón, es una cuestión de sensaciones y a veces, al menos en mi caso, ves entre líneas cosas que quizá en realidad no se muestre y es sólo un sentimiento personal. En lo que sí coincido totalmente contigo es en La Gran Belleza, una película que habrá que visionar más veces para abarcarla en su totalidad. Gracias por tu comentario.

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.