El corredor del laberinto: no tan rápido

El corredor del laberinto: no tan rápido

Rating: ★★½☆☆ 

La literatura juvenil está de moda, y fenómenos como la irritante saga de Crepúsculo o Los juegos del hambre han demostrado que su paso al cine también da sus frutos. El corredor del laberinto es otro de estos fenómenos literarios, y a pesar de que se publicó originalmente antes que Los juegos del hambre, parece que su “momento” ha llegado algo más tarde. De hecho, parece muy claro que la producción de la película llega a remolque del éxito de la distopía situada en Panem, y esto es algo que no juega precisamente a su favor. En cualquier caso, mi comentario sobre la película se va a centrar exclusivamente en el film en sí, ya que hasta ahora apenas sabía nada de la trilogía escrita por James Dashner, y de hecho, no había visto más que un teaser de la adaptación cinematográfica.

La película empieza a buen ritmo, incluso acelerada. Un chico amnésico se despierta en un ascensor que sube a gran velocidad, y cuando llega a su destino se encuentra en un claro  de un bosque rodeado de gigantescos muros, sus habitantes son todos chicos jóvenes, entre 13 y 20 años (más o menos), en una especie de sociedad organizada que parece haber superado ya la fase El señor de las moscas. El protagonista descubrirá a los pocos minutos qué hay detrás de esos muros: un gigantesco laberinto. Con un carácter impulsivo y curioso, el joven tampoco tardará mucho en interesarse por lo que se esconde dentro y fuera de ese laberinto (ya os decimos, que David Bowie no sale), pero los veteranos del lugar rápidamente intentarán aplacar sus ansias; solo los designados como corredores pueden acceder al laberinto, y los demás harán bien en quedarse en la planicie cultivando, cocinando y, en definitiva, conformándose con lo que tienen ahí. Una sencilla metáfora sobre la propia adolescencia, el hacerse mayor y enfrentarse al mundo solo, y también un mensaje sobre el estancamiento personal y vital.

Puede que uno de los problemas principales de la película es que con ese inicio potente y acelerado se pone el listón muy arriba, y el resto del metraje no es capaz de mantener la misma tensión o la misma capacidad para sorprender. De hecho, para llamarse El corredor del laberinto, lo cierto es que vemos relativamente poco laberinto y muy pocas carreras. Uno esperaría encontrarse con escenas a la carrera impactantes, pero la acción se limita básicamente a las batallas con los bichos de turno que, normalmente, se resumen en el típico caos de montaje y cámara epiléptica tan tristemente habituales en las pelis de acción de Hollywood. Como decía, tampoco ayuda que haya aparecido poco después de las dos partes de Los Juegos del Hambre, tiene muchas cosas en común, pero no la misma capacidad de mantenerte enganchado y pillarte desprevenido con sus giros de guión. En realidad es como cuando abres un regalo y apenas tocarlo ya sabes lo que hay dentro; es previsible, es poco excitante, y además, tiene un final más propio de una serie televisiva que de una película, que solo sirve para llevarte hasta la siguiente entrega. De hecho hay muchas preguntas que quedan en el aire, y quizás será necesario ver la trilogía entera para juzgarla como es debido.

A pesar de todo, la película es entretenida, y aunque no ofrece nada original respecto a las decenas de historias de distopías juveniles que ya conocemos, tiene suficientes ingredientes para satisfacer a aquellos con afinidad por el género. Puede que su target principal sean los miles de fangirls y fanboys adolescentes de la saga literaria, pero a los más creciditos que no soportan los habituales romances ñoños de este tipo de historias les gustará saber que aquí no lo hay (al menos en esta primera película, ya veremos luego…). Por cierto, parece que la adaptación no es del todo fiel a la obra original, algo que puede ser una ventaja o una desventaja, pero eso que lo decidan los lectores.

Lo mejor: entretenida distopía juvenil
Lo peor: la poca capacidad para sorprender

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

2 Comentarios

  1. Merk 10 Septiembre, 2014
    Responder

    El libro ya es eso… No me esperaba otra cosa

    • Capitán Urías 10 Septiembre, 2014
      Responder

      Para mi, Los Juegos del Hambre le da mil vueltas como historia (a pesar de que tampoco sea una historia completamente nueva)… y por supuesto a nivel de actores.

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.