El Hobbit: Un viaje inesperado

El Hobbit: Un viaje inesperado

En un agujero en el suelo, vivía un hobbit. No un agujero húmedo, sucio, repugnante, con restos de gusanos y olor a fango, ni tampoco un agujero seco, desnudo y arenoso, sin nada en que sentarse o que comer: era un agujero-hobbit, y eso significa comodidad.

Rating: ★★★★¾ 

Antes de empezar con la crítica dejarme puntualizar el año que llevo. Tras ver en maratón, de nuevo y en pantalla gigante la trilogía extendida de El señor de los Anillos, me embarqué en un viaje de tres semanas a Nueva Zelanda para conocer ese espléndido y majestuoso país, haciendo especial hincapié en los sitios de rodaje de la trilogía original. Imaginad, a 2 meses del estreno oficial de El Hobbit: un viaje inesperado, como bullían los neozelandeses a la espera de ser de nuevo el centro del mundo cinematográfico y como me herbía la sangre con el hype que todo esto me provocaba. Pero por fin ha llegado la semana. Ya tenemos aquí El Hobbit: un viaje inesperado, la primera de las nuevas tres entregas de la tierra media que Peter Jackson ha vuelto ha dirigir. Si estáis interesados en saber qué visitar de Nueva Zelanda, no dudéis en entrar a nuestro adjunto a este especial de El Hobbit.

Habréis leído muchas cosas: que si es lenta, que si es aburrida, que si es genial, que si tal que si cual. Os recomiendo hacer borrón y cuenta nueva. Estamos delante de una nueva aventura. Y como tal, relajaros y difrutad. No os defraudará.

In crescendo

La película empieza por un inesperado e interesantísimo prólogo en el que se cuenta una parte de la historia obviada en el libro, pero sobradamente válida para ser incluida. Aunque bien es cierto que tras este, la presentación de los personajes, todos ellos en la magnífica recreación de Hobbiton de La comarca y los interiores de Bolsón cerrado te hace parecer impaciente porque empiece la acción y la aventura, dicha duración no es mayor a la que necesita La comunidad del anillo en recibir los primeros espadazos. Disfrutad del cachondeo que crean 13 enanos y un mago en casa de un inexperto Hobbit. No seáis impacientes.

Martin Freeman aguanta el tipo y da la talla sobradamente interpretando a Bilbo Bolsón. Sencillamente una puesta en escena digna de mención. Por lo que hace a los enanos, comandados por Thorin Escudo de Roble (interpretado por Richard Armitage), todos ellos dan el pego y tienen un peso parecido. Además que estoy seguro que a medida que pase el tiempo y salgan las secuelas, serán personajes que tendrán sus seguidores, cada unos con sus favoritos, así como ya sucedió con Aragorn, Legolas y Gimbli.

Mención aparte para Gollum. Parece imposible que este personaje te sorprenda, de nuevo, tras Las dos Torres y El retorno del rey. Sin embargo, su escena junto a Bilbo, es probablemente la mejor de la película. Pido el Oscar desde ya a Andy Serkis.

Sumemos a Ian Mckellen, Elijah Wood (cameo totalmente aceptable), Hugo Weaving, Cate Blanchett, Ian Holm, Cristopher Lee… un lujazo.

Además de ellos, el secreto mejor guardado de la nueva trilogía, Smaug, tendrá un inesperado aunque poco visible protagonismo en esta primera entrega.

La aventura atraviesa montes y parajes, enemigos y aliados, siempre con un claro nivel ascendente que te hace pedir de rodillas más y más cuando ves aparecer los créditos. Digamos, sin embargo, que te deja un extraño sabor de boca saber que estás viviendo una aventurilla, cuando préviamente ya has vivido la gran guerra que se avecina. De ahí que la gran cantidad de guiños sea totalmente necesaria para aumentar la importancia del viaje de los enanos y Bilbo.

La película pierde el elemento sorpresa en lo que a escenarios se refiere. Así como la trilogía de el Sr de los anillos contaba con la espectacular naturaleza de Nueva Zelanda y ello daba la nota de calidad a lo que veíamos, El hobbit, pese a usar la misma herramienta, tiene el problema de no mostrar mucha novedad en paisajes. Sin embargo estos, siguen quitándote el hipo y siguen siendo un personaje más en la película.

En definitiva, El Hobbit: Un viaje inesperado sigue un esquema muy parecido a La comunidad del anillo. Tiene más o menos la misma dosis de acción, presentación y desarrollo del guión. Su final es parecido y sus escenarios equivalentes. Quizás, fríamente, si esquematizáramos las dos películas, coincidirían en todos los puntos claves cambiando personajes y situaciones (aunque parecidas entre ellos). La sensación de deja-vu que esto provoca, vendría a ser el punto más negativo de la película.

Duración extrañamente aceptable

Aquellos que sufren por la duración de esta(cerca de 2’40h), y de partir la historia en unas innecesarias tres películas, decirles que visto lo visto, si es verdad que quizás se podía cerrar en dos entregas. Pero los elementos nuevos introducidos le dan alas al metraje y añaden nuevas historias paralelas inesperadas que dan apremio a que un libro de 300 páginas sea dividido en tres películas de más de dos horas cada una. Además un mundo tan desarrollado te pone a pensar que no sería ninguna tontería dar carta blanca a Peter Jackson para que desarrollara decenas de nuevas aventuras fuera de las contadas por Tolkien (puristas os espero, aquí estoy).

Puesto que el pase de prensa ha sido en 24fps, no puedo opinar sobre la polémica generada sobre los 48fps. Sin embargo, si que recomiendo, que si no tenéis ganas de cabrearos por que algo nuevo no os guste, verla en el formato tradicional que no os defraudará. Por lo que al 3D se refiere, y sin que sirva de precedente, lo recomiendo pese a que sigo pensando que por bueno que sea, no aporta nada nuevo. 

Para acabar con los aspectos técnicos, alavar, como no, la banda sonora de Howard Shore, a la que a los acordes ya conocidos, se le añade unos nuevos basado en la magnífica «Canción de la Montaña solitaria» que te pone la piel de gallina en el momento que es cantada por los enanos.

Los nuevos elementos en la historia

El Hobbit fue escrita varios años antes de El sr de los anillos. Dirigida a un público claramente más joven que la trilogía, El hobbit (libro) no hace demasiado incapié en elementos que más adelante serán esenciales para la historia de Frodo y sus amigos. ¿Qué hubiese sucedido si El Hobbit se hubiese escrito después de El sr de los anillos? Sencillamente, que hubiese salido como la película de la que hoy hablamos. Más madura, más oscura y haciendo especial hincapié en lo que nos llevó a la guerra del Anillo. Si es cierto que la película es más cómica y tiene menos profundidad histórica que la trilogía previa. Sin embargo, se le asigna una aura más oscura que la escrita por JRR Tolkien, y te prepara para una aventura mayor que la descrita en el libro.

Repito, no por añadir elementos a la historia hace de la película un mancillamiento del libro. Sino que, dada la oportunidad, se acentúa aquello que llevó a Tolkien a escribir El señor de los anillos dándole así a la aventura una mayor profundidad que la que El hobbit podría haber recibido.

El Hobbit: Un viaje esperadísimo 

Para aquellos que hayan tildado El Hobbit: Un viaje inesperado de ser «La amenaza fantasma» de El señor de los anillos, les contesto tajantemente desde aquí: ojalá el Episodio VII sea «El Hobbit» de la trilogía original de Star Wars. Eso querrá decir que por fin, La guerra de las Galaxias, tendría de nuevo el nivel que merece.

Para acabar dar sencillamente gracias a Peter Jackson: ¿Nunca habéis deseado no haber visto alguna película que os haya encantado para que esta os vuelva a sorprender? Eso es lo que sucede con El Hobbit. Repites sensaciones, vuelves diez años atrás, revives lo que se siente al ver de nuevo una obra espectacular y de una inmensidad casi inabarcable cuidada hasta el más mínimo detalle. Se apagan las luces, suenan los primeros y familiares acordes y aparecen las tan reconocibles letras de crédito anunciando New Line Cinema. Solo por eso, ya vale la pena pagar los diez euros de la entrada.

Lo mejor: Que seguramente será la más sosa de las tres, y sin embargo sigue siendo espectacular.
Lo peor: Esa sensación de auto-copia y de tener que esperar un año para la siguiente.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

4 Comentarios

  1. Andrew 17 Diciembre, 2012
    Responder

    Gran crítica Merk! Después de verla hoy, te doy la razón en todo… Sólo decir que yo no soy fan del 3D de mierda… Este del Hobbit q es rollo Avatar y además a 48 fps si que vale la pena de ver…

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.