El Hombre Lobo: Retorno al pasado

El Hombre Lobo: Retorno al pasado

He de confesar que el hombre lobo es, del wild bunch que conforman  los mitos del terror clásico, el que menos me gusta. El erotismo del vampiro, los escarceos heréticos y el malditismo del Dr.Frankenstein y su criatura o el exotismo romántico de la momia me seducen mucho más que las las peripecias trágicas de esos seres malditos que se transforman bajo la influencia de la luna llena. Tal vez mi falta de admiración devota tenga su origen en las mismas raíces del clasicismo terrorífico cinematográfico, en las primeras versiones de la Universal: Lon Chaney Jr., intérprete de Larry Talbot, el licántropo clásico por antonomasia (aunque no el primero) desde The Wolf Man (George Waggner, 1941), siempre me pareció un panoli. Un actor muy alejado del carisma de su padre, Lon Chaney Sr. y de sus compañeros de fatigas Bela Lugosi y Boris Karloff. Tampoco me apasionó Oliver Reed en la inevitable relectura británica de 1961, The curse of the werewolf, dirigida por el maestro Terence Fisher. Ni siquiera las aportaciones más contemporáneas realizadas por Neil Jordan, Joe Dante o Mike Nichols lograron despertar mi interés, pese a tratarse de películas recomendables a priori.  Acaso la excepción sea nuestra bestia autóctona, Waldemar Daninsky, la criatura moldeada por el querido Paul Naschy, recientemente fallecido. Él fue el más humano de los lobos, su monstruo y sus películas las más entrañables para mí, elevándose por encima de sus limitaciones gracias al inconmensurable amor de su autor por el género. Amor a los grandes maestros de la literatura fantástica, a sus personajes y a las versiones fílmicas de la Hammer y la Universal.

No sé si en nombre de ese mismo amor, pero precisamente ahora la Universal recupera al mito lobuno del baúl de los recuerdos, en El hombre lobo (The Wolfman,2010), producida e interpretada por Benicio del Toro. Y lo hace apelando al estilo clasicista y al espíritu de la serie B, mediante un homenaje en toda regla a aquellas joyas que la casa facturó allá por los años 30 y 40. Un guiño mayúsculo que comienza con la propia elección del protagonista: la enésima reencarnación de Lawrence Talbot en el cuerpo de del Toro es una decisión inmejorable, no sólo por tratarse éste de un auténtico animal de escena, una presencia turbadora y amenazante pero capaz de transmitir nobleza y sensibilidad, sino porque su mismo rostro abotargado recuerda poderosamente al del desdichado Chaney Junior. Pero este razonable (y en el fondo anecdótico) parecido no es lo único que retrotrae a las pequeñas perlas de la Edad de Oro del terror norteamericano: la fotografía de Shelly Johnson mitiga cualquier atisbo de saturación cromática (a excepción del vívido rojo sangre ) para recrear la atmósfera del blanco y negro heredada del expresionsimo alemán que se estilaba en aquella época. Tampoco faltan en la ambientación elementos típicos de la productora, como el poblado gitano, la aldea poblada de supersticiosos lugareños que ahogan sus penas en la posada, la usheriana mansión familiar, dotada de una escalera que hubiera hecho las delicias de Tod Browning, los brumosos bosques o las chusmas iluminadas y poseídas por el afán de linchamiento. Y en última instancia, la criatura en cuestión, que es puro diseño retro.

Este retorno formal al pasado hace que, de entrada, el público nostálgico se llene las alforjas de arrobas de simpatía. En más de un caso, me temo, las bienintencionadas provisiones no alcanzarán hasta el final del viaje, por no decir que quedarán emponzoñadas a los pocos kilómetros de camino. Así, el mismo prólogo de la película ya nos avisa de que estamos ante una obra amablemente evocadora, pero que va a desgarrarnos el corazón con más de un zarpazo de zafiedad. Zafia es la primera aparición del monstruo nada más comenzar. Zafias son buena parte de sus intervenciones posteriores. Zafio es el guión (basado en el libreto de la película original, de Curt Siodmak) que apenas justifica estas intervenciones, ora comprensibles, ora gratuitas. Un guión que tampoco explica demasiado bien la historia de amor, de calado indispensable para emocionarnos con la pertinente redención del infortunado protagonista, ni ofrece una radiografía satisfactoria del complejo personaje del padre (Anthony Hopkins), ni supera los mínimos deseables a la hora de dar cancha y arrojar luz sobre personajes secudarios potencialmente atractivos, como el criado hindú (Art Malik) o el pintoresco inspector de Scotland Yard (jugosa interpretación de Hugo Weaving, de lo mejor de la película). Y lo que es peor, zafiedad (incapacidad, nulidad sería más apropiado) a la hora de profundizar en el jugoso tema que la licantropía pone encima de la mesa: la emersión de la bestia que todo ser humano lleva dentro. Pero seguramente entre los modestos propósitos del homenaje no estaba ahondar en estas sutilezas…

El principal responsable de la falta de destreza en los momentos culminantes de la puesta en escena es Joe Johnston, un director de filmografía poco prolífica, siempre enfocada al fantástico, desde Cariño, he encogido a los niños (Honey, I Shrunk the Kids ,1989), a Rocketeer (1991) o Jurassic Park III (2001). Visto lo visto, poco se puede esperar de este hombre que vivió su momento de gloria interpretando a un Trooper de la Estrella de la Muerte y participando en los departamentos de efectos visuales de La Guerra de las Galaxias (Star Wars, George Lucas,1977), en la serie Galactica (Battlestar Galactica, 1978) y en En busca del arca perdida (Raiders of the Lost Ark, Steven Spielberg, 1981). Quizás su experiencia en el ámbito de los Fx, junto al buen hacer del mítico Rick Baker, haya contribuido al acierto de los trucajes de la película. Si bien las carreras a cuatro patas son poco convincentes, el aroma clásico de la criatura peluda funciona a la perfección y las transformaciones (la primera filmada con acierto, esta vez sí) rayan a gran altura, aunque después de lo visto hace 30 años en Un hombre lobo americano en Londres (An American Werewolf in London, John Landis,1981) poco había que añadir. Para ser justos, Johnston sí nos regala un episodio inspirado en medio de la mediocridad general: la breve secuencia del manicomio (la tortura, la imaginativa pesadilla) y las posteriores correrías por el Londres victoriano, escenas que entroncan más con el espíritu de la serie B, aportando una mayor dosis de pulp y de humor, supondremos que voluntario.

Estas breves notas de humor permiten un cierto y necesario distanciamiento del relato, puesto que esa distancia condescendiente que existe al revisitar el clásico no está presente al visualizar a su gemela contemporánea. La misma función relativizadora tienen las no tan breves notas de gore que salpican el film, pura diversión para los técnicos y artistas de efectos especiales, los responsables del catering de vísceras y, venga, digámoslo ya, para los espectadores. Es cierto que no había casquería en nuestros clásicos favoritos, pero aquí, dada la poca sustancia a la hora de crear terror, la poca elegancia para sugerir, en lugar de mostrar y la poca seriedad para construir una obra dramática más sólida, no vienen mal un desmelene a base de unos cuantos litros de sangre y unos cuantos miembros desmembrados por la pantalla. Estas fulgurantes explosiones sangrientas entroncan más con la tradición hemoglobínica del cine de terror de los 80, que no en vano constituyó una década de parcial resurrección del mito de los hijos de Lycaon. En cualquier caso, esta El Hombre Lobo no es ni una reescritura del mito ni una verdadera actualización: es pura nostalgia y revisitación del pasado. Irónicamente, en la misma película, Sir Anthony Hopkins, el patriarca de los Talbot, aconseja a su vástago que ‘nunca mires atrás, el pasado es un desierto de horrores‘. Desde luego, el pasado de la Universal lo fue: un desierto de horror atmosférico, poético, construido por un formidable y legendario elenco de actores, directores y técnicos, que dejaron una huella imborrable en nuestra memoria. El presente es otro desierto, un poco más frío. Un poco más vacío.

Dedicado a Paul Naschy.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.