El niño y la bestia: por cosas como esta nos encanta el anime

El niño y la bestia: por cosas como esta nos encanta el anime

Rating: ★★★★¾ 

Casi que tenemos que dar las gracias a que Mamoru Hosoda fuese rechazado a entrar en el Studio Ghibli. No le quisieron como aprendiz, y cuando parecía que iba a trabajar con ellos en «El Castillo Ambulante», tampoco terminó de cuajar. Así pues, su carrera se labró trabajando para Toei Animation, después para Madhouse, y finalmente funda su propio estudio, el Studio Chizu. No sabremos jamás lo que habría pasado si hubiese terminado trabajando para Ghibli, pero quizás no habrían existido obras como «Summer wars», «Wolf children» o la maravilla que nos ocupa, «El niño y la bestia». Así pues, Studio Ghibli, una vez más, gracias por rechazar a Hosoda… dos veces.

Y es que a pesar de las diferencias, parece que si ahora mismo hay un director con la capacidad y aún mucho potencial para suceder al maestro Miyazaki, este no es otro que Hosoda. Y lo va demostrando película a película. «Summer wars» ya es un anime de culto, mientras que «Wolf children» emocionó y cautivó a todo tipo de público. «El niño y la bestia» llega para demostrar que lo suyo no es flor de un día.

La historia la protagoniza un chico que acaba de quedar huérfano de madre, y cuyo padre se encuentra en paradero desconocido. Después de escaparse de casa, conocerá a un extraño personaje que oculto su aspecto bestial bajo una capucha. La curiosidad podrá con el niño, que seguirá a la bestia hasta un minúsculo callejón que en realidad es un portal hacia una especie de mundo interior. Ahí es donde vive toda una civilización de bestias antropomórficas, y donde empezará la historia de este chico como aprendiz de artes marciales, tutelado por la bestia en cuestión que, además, es un candidato a suceder al actual cabecilla de la ciudad. Lo cierto es que, la primera mitad de la película puede parecer de lo más típica en muchos aspectos, pero es en su segunda mitad, cuando empieza a sorprender y maravillarte sin parar. Lo cierto es que cuando se trata de anime, es habitual que sean las segundas mitades las que puedan hacerse un poco más pesadas, pero en este caso, «El niño y la bestia» no parar de ir hacia arriba.

En realidad, esta cinta tiene muchos aspectos en común con su anterior trabajo, «Wolf children», ya que se repite esa mezcla entre la infancia y lo salvaje, y especialmente, en todo lo que concierne a la paternidad. Porque esto es lo que es «El niño y la bestia», aunque pueda estar disfrazado de la típica y tópica historia de fantasía y artes marciales, en realidad de lo que se habla aquí es de la paternidad (y es que el propio Hosoda reconoce que su hijo es su principal fuente de inspiración en la actualidad). Además, no se trata solo de lo que un padre puede enseñar a un hijo, sino de lo que los hijos pueden enseñar a sus padres. Pero también nos plantea otras dudas, igual que en «Wolf children», esa contraposición entre el mundo animal y el humano, la posibilidad de la convivencia entre personas distintas, ¿puede existir la armonía? ¿o cada uno debería permanecer en su lugar?

Pero no es solo su historia lo que nos fascina de esta película, sino también el mundo que ha creado, y una parte artística y de animación fabulosa, que te recuerda la capacidad de la animación para hacer creíbles y maravillosos mundos imposibles. Todo ello plagado de humor y emociones a flor de piel.

En definitiva, una de esas películas que hay que ver sí o sí, seas o no un aficionado al anime. Eso da absolutamente igual. La pena es que no tendrá ni la campaña publicitaria ni la cantidad de salas que una de Pixar o incluso una de Ghibli puede tener, y por lo tanto, serán muchos los que se queden sin conocer esta maravilla. ¿Quieres ser de los que se la pierden o de los que salgan encantados del cine? ¡Pues espabila!

Lo mejor: Una historia emocionante en el marco de una animación y una dirección artística fabulosa.

Lo peor: Que no tendrá el impacto que se merece.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.