El renacido o la inesperada virtud de la supervivencia

El renacido o la inesperada virtud de la supervivencia

Rating: ★★★★★ 

Alejandro González Iñárritu puede gustar más o menos pero es indudable que estamos ante un virtuoso de la dirección, una mezcla racial de KubrickScorsese y Malick que le han convertido en uno de los directores preferidos por público y crítica (no en vano lo ha ganado ya todo y parte como favorito –de nuevo- para los Oscars). Los muy exigentes pueden decir que muchas de las virguerías y recursos vistos en su premiada ‘Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia)’ o en su último trabajo ‘El Renacido’ (‘The Revenant’) no es nada nuevo (os quedaréis ojipláticos con algunas escenas pero sí, es cierto que ya lo usaba dentro de las posibilidades técnicas de la época Abel Gance en su Napoleón de 1927, por ejemplo). El cine no ha evolucionado realmente tanto pero sí sigue teniendo la magia de sorprender una y otra vez. Y el autor de México D.F. vuelve a sus temas recurrentes de la salvación física y espiritual a la vez, de la redención y el afán de superación como forma de renacer pero con otro enfoque y otro entorno, como tantos otros de sólida filmografía hicieron.

Pero dejemos de ponernos pedantes. Porque para adentrarse y hablar de ‘El Renacido’ es inevitable hacerlo desde las tripas, desde ese prisma animal de lo que en realidad somos, o éramos: mamíferos cazadores con la única misión de sobrevivir y la única humanidad de la protección a tu familia, la venganza ante esa pérdida y quizá atisbos de piedad. En parte es similar al viaje en órbita de su compatriota Alfonso Cuarón en ‘Gravity’: sólo cambia la era y el entorno, con tecnología o sin ella, pero igual de inhóspito.

galeria_v5b8

El director mejicano continúa con su época hiperrealista, paradójicamente una corriente cada vez más extendida y aceptada en una era digitalizada, conviviendo a la perfección con el otro extremo de realismo virtual y superhéroes. Somos testigos directos de la extrema supervivencia y penalidad de un trampero-cazador con un pasado trágico y un presente que por un terrible accidente (una de las escenas más impresionantes que jamás han visto estos ojos) debe superar además la traición y crimen derivados, mientras se recupera milagrosamente. Y somos testigos tan cercanos que sentimos su aliento, su ira, su dolor y su único báculo: la venganza. Leonardo DiCaprio compone una interpretación memorable, esta vez sí debería ser por fin de Oscar obligado, secundado por un Tom Hardy que con cada papel se agranda más.

Iñárritu consigue sumergirnos hasta el tuétano en una vida cruel que hace sonrojarnos ante nuestras continuas quejas del civilizado occidente. Imbuidos por igual del sufrimiento y de la belleza, antagónicos y complementarios a la vez. El descarnado retrato de tramperos, indios invadidos y franceses invasores de la Norteamérica de 1820. Sin atisbo de civilización, entre cumbres nevadas, estepas, ríos con rápidos y animales tan salvajes como los hombres que tienen como único sino la supervivencia o la muerte violenta. Unos y otros se muestran sin ambajes en sus miserias, rodeados de una naturaleza que es realmente la protagonista y que envuelve a los personajes como un halo maldito pero a la vez dignificador de su destino final: luchar, sobrevivir, matar o morir. El contraste de los grandes angulares paisajísticos con los primerísimos planos de los cuarteados y dolientes rostros de los protagonistas confiere un retablo a la vez épico y mísero, enmarcado con una genial fotografía y música de Emmanuel Lubezki y Ryüichi Sakamoto respectivamente. Se alternan la gran y la nula profundidad de campo como contraste de lo íntimo del dolor y lucha humana frente a lo poderoso y duro de una naturaleza que demuestra el dicho de que lo que no te mata te hace más fuerte.

El renacido’ no habla de nada nuevo, no muestra nada que ya no hayamos visto, ni personajes y situaciones que no nos recuerden a títulos pasados, pero González Iñárritu consigue que cada escena, cada plano y secuencia sepan a experiencia nueva, como si por fin, como hizo Spielberg en su desembarco de Normandía de ‘Salvar al soldado Ryan’, se mostrara de verdad la vida y muerte de unos seres humanos en una época y entorno salvaje muy concreto, sin aderezos ni concesiones. Puro cine de sensaciones, para casi palpar el viaje sensorial y quedarte con el último plano que todo explica sobre lo humano y el anhelo de lo divino como compensación de lo descarnado de la vida; con el último plano que rubrica contundente pero lívido una obra maestra.

P.D. No os perdáis después de verla el “making of” de la película, necesario para comprender un rodaje casi milagroso.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.