EN CAMPAÑA TODO VALE

EN CAMPAÑA TODO VALE

Rating: ★★★★☆ 

«La diferencia entre tu abuela y mi lavadora es que cada vez que me la enchufo no está tres semanas persiguiéndome a todas horas.»

Cam Brady (Will Ferrell) en «The Campaign»

En el principio creó Dios los cielos y la tierra. La tierra era caos y bla blabla… …Y creó Dios los grandes monstruos marinos y todo animal viviente y bla blabla…, y el séptimo día descansó.

Y como Dios se aburría y no sabia muy bien que hacer, creó a Will Ferrell para que le entretuviera hasta que Adán y Eva se pusieran ciegos a manzanas (esto no sale en la Biblia pero creedme, sucedió tal cual).

Después del desastre manzanil, unos cuantos siglos más adelante, Will Ferrell ha demostrado, tanto en cine como en televisión, que su estilo de humor absurdo, irreverente y escatológico es lo más refrescante y divertido que puedes ver hoy en día. Por supuesto hay gente que critica este tipo de humor y no le da concesión alguna pero, detengámonos un segundo a pensar bien las cosas: Si Dios creó a Will Ferrell, será por algo, ¿no?

Todo esto nos lleva a la última película protagonizada por este portento del humor: “The Campaign” (En campaña todo vale), una comedia fácil con tintes de crítica a todas las manipulaciones mediáticas que ocurren en una carrera electoral en Estados Unidos. Las mentiras de los políticos, las falsas apariencias, los anuncios descalificantes, etc.

Pero que no os confunda la palabra “fácil”, porque aunque parezca tal cosa, la película dirigida por Jay Roach, director de la trilogía de “Austin Powers”, “Meet the parents” (Los padres de ella) y “Meet the Fockers” (Los padres de él), sabe mantener un balance perfecto entre la comedia desenfrenada, y a veces carente de sentido, de Will Ferrell y el buen quehacer en la dirección de Roach. De tal forma que consigue mostrarnos la cara sucia de la política, mientras nos echamos unas risas, las cuales en otro tipo de film con el mismo fondo de trama podrían haber acabado fácilmente en impotencia y llanto desconsolado.

La película tiene un primer acto de libro, en el que asistimos a la premisa de la misma:

Dos grandes magnates de los negocios (Dan Aykroyd y John Lithgow), ven la oportunidad de derribar al actual congresista, Cam Brady (Will Ferrell), al cual un escándalo político le ha dejado en ridículo, apoyando la candidatura de Marty Huggins (Zack Galifianakis), un tipo demasiado “alegre”, que hasta entonces se ocupaba de hacer el recorrido turístico en bus de su localidad.

A partir de esta premisa, “The Campaign” avanza a ritmo desenfrenado, presentándonos a los demás personajes que intervendrán en la trama, en los que cabe destacar a Tim Wattley (Dylan McDermott), el hombre encargado de convertir a Marty Huggins en un digno adversario a base de ver películas de Burt Reynolds (me encanta!), y cambiar a sus perros carlinos (tachados de chinos y comunistas por Cam Brady), por un labrador y un Golden Retriever, perros de corte más americano.

Y ya hasta el final de la película asistiremos a un sinfín de escenas, en las que cabe destacar la pelea que mantienen Will Ferrell y Zack Galifianakis para poder besar a un bebé al inicio de la campaña, terminando dicha pelea en un puñetazo accidental al bebé, en cámara super lenta, en el que podremos observar como el puño de Ferrell le deforma la cara y le hace saltar el chupete, y las babas, de la linda boquita del recién nacido.

Y no, no os quiero engañar. La película no va a sorprendernos con giros de guión inesperados, ni va a despertar en nosotros un estado febril de indignación delante de las artimañas políticas que se muestran en ella. Pero lo que si que logrará es que pasemos un buen rato delante de una pantalla riéndonos de cosas que aparentemente son muy serias, pero que depende de como te las cuenten, no puedes evitar reirte de ellas.

Y es aquí donde «The Campaign» da justo en el blanco. Frases como «Quiero que me lo hagas ahora mismo con la cabeza metida dentro del congelador» y su posterior imagen. O las confesiones de la familia de Marty Huggins:  «Yo fui al zoo infantil y deje que una cabra me lamiera el pene», o «Yo me metí una luciérnaga por el ojete para que me resplandecieran los cuescos«, junto a las declaraciones de Cam Brady, despues de ser mordido por una serpiente venenosa en un acto religioso en busca de votantes; Periodista: «¿Porque manipulaba serpientes?» Cam Brady: «por nuestras tropas»son las que hacen que «The Campaign» resalte muy por encima de otro tipo de propuestas que terminan por ser comedias blanquecinas y sobre edulcoradas.

Así pues, para los fans de los últimos films de Jay Roach quizás la irreverencia verbal y postural de Will Ferrell, quien atrae todo el protagonismo, sea un exceso de insultos y escenas de mal gusto fuera de lugar. Y para los fans acérrimos de la locura desenfrenada de Will Ferrell, quizás se eché en falta un poco más de ese savoir-faire escatológico que tanto nos gusta en él.

Aunque repito, la película está muy bien medida y en ningún momento se decanta por un lado o por el otro, así que es justo decir que satisfará el paladar de ambas partes.

Por otro lado, los fans de Zack Galifianakis disfrutarán también del actor aunque después de ver la película, no hay lugar a duda de que Will Ferrell es el responsable del 80% de las risas que se forman en la sala de cine.

En el caso de los guionistas de “The Campaign”, seres mitológicos frecuentemente olvidados tanto por una parte importante de la audiencia, como por los avispados productores cinematográficos, tenemos a Chris Henchy y a Shawn Harwell.

El primero es el responsable de películas bastante olvidables como “The Other Guys” y “Land of the lost”, por lo que en un principio alguien podría mostrarse bastante extrañado tanto por la coherencia en la trama, como por los gags bien hilvanados de “The Campaign”, lo que nos lleva a Shawn Harwell.

Un modesto guionista que “tan solo” tiene en su quehacer, la escritura de 10 capítulos de la serie televisiva “EastBound and Down” traducida en nuestro país como “De culo y cuesta abajo” y traída de la mano de Canal + a nuestras pantallas.

A simple vista podría parecer que un guionista con tan poca experiencia sea el que menos influencia haya tenido en la escritura del guión, pero no puedo hacer más que animar a quien esté leyendo este texto a ver la serie citada anteriormente, para que sea uno mismo quien saque sus propias conclusiones y descubra, quizás, más similitudes entre “Eastbound and Down” y “The Campaign”, que con las dos películas fallidas de Chris Henchy.

En definitiva en “The Campaign”, que se estrena en nuestras salas este viernes 19 de Octubre, Jay Roach firma un film que recuerda más a sus inicios, cuando el humor blando y lechoso de Ben Stiller todavía no había hecho mella en la parte oscura de su alma, demostrándonos que el humor crudo, escatológico y sin concesiones se le da mejor que nada, y que Will Ferrell es un cómico que merece mucho más de lo que se le ofrece.

Viendo esta película, no puedo evitar pensar que es una lastima que en nuestro país, y con la extensa fauna de políticos corruptos que tenemos, no seamos capaces de producir y estrenar en nuestras salas una comedia crítica y rentable como sin duda es “The Campaign”.

Sres. Roach, Ferrell y compañía, me quito el sombrero ante ustedes.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.