Everest, la cumbre borrascosa

Everest, la cumbre borrascosa

Rating: ★★½☆☆ 

IMG_4762

El subgénero de cine montañero, aunque siempre entretenido y demandado, no es muy prolífico por su escaso recorrido argumental, basado siempre en expediciones, rescates y superación humana. Ha dado títulos atractivos y resultones como  ‘127 horas’, ‘North Face’, ‘K2’ o ‘Máximo riesgo’, sacando jugo a las más o menos acertadas premisas. ‘Everest’ se puede decir que está en la media, sin grandes desmanes pero sin grandes momentos que se mantengan en la retina.

Ya es habitual, desgraciadamente, en la filmografía de Baltasar Kormákur: repartos estelares, buenas propuestas pero resultados cuando menos irregulares, por no decir escasos. ‘Everest’ no es una excepción y lo más destacado de la película le es totalmente ajeno a su jurisdicción: la magnífica fotografía de Salvatore Totino y la propia montaña, protagonista a la fuerza ante el poco empuje de unos actores muchos de ellos estrellas (Josh Brolin, Jake Gyllenhaan, Robin Wright, Keira Knightley, Emily Watson) pero que aquí o no logran destacar o bien están totalmente fuera de lugar como el caso de Emily Watson. Lo mismo ocurre con Keira Knightley y Robin Wright, actrices temperamentales y que aquí simplemente se les reserva pequeños e insulsos papeles de esposas sufridoras más propio de drama de sobremesa.

‘Everest’ cuenta una historia real acaecida en 1996 y que supuso una reflexión y reestructuración de las expediciones al pico más alto del planeta: la escalada como turismo de alto riesgo y un overbooking impropio de un lugar tan mágico e inhóspito. Montañeros de medio o alto nivel que contratan agencias especializadas para llegar a la cumbre de las cumbres, o rizando el rizo reporteros que acompañan la peligrosa misión como si fueran ir a cubrir una jornada de aventura rural extrema. Las cosas se tuercen, y mucho, dando un trágico resultado que pasó a los anales del alpinismo.

El film de Kormákur cuenta con una historia fuerte y honda pero o bien no sabe darla brillantez o quizá, aunque real, no deja de ser un argumento y unos acontecimientos tantas veces rodados en este tipo de películas. De una forma u otra, ‘Everest’, como si de sus laderas estuviéramos hablando, discurre lenta y dificultosamente durante la primera mitad sin aportar nada nuevo: las sempiternas escenas familiares de “vuelta a casa sanos y salvos”, de los motivos de esa “locura” llamada alpinismo, de los sobrepoblados campos bases con todos los clichés del género (alpinistas locos, el repentino empeoramiento del tiempo, la lucha por la supervivencia y la heroicidad del rescate…).

Y cuando llega “lo bueno”…, pues tampoco sientes que ha merecido la pena la aburrida primera parte. Sin embargo, el propio Everest, sus vistas, glaciares, grietas y sendas, gracias como dije a la espléndida fotografía, logra equilibrar un poco la balanza y disfrutar al menos de los parajes y la embestida salvaje de la mole nepalí. Podría parecer lógico que sea el protagonista del film, pero viendo el gran reparto y los esfuerzos dramáticos de los actores da la impresión de que tanto ellos como el director pretendían una experiencia más profunda y no la sensación con la que te vas del cine de haber presenciado una peli más de montañeros con el simple (por ya habitual gracias a las insuperables técnicas) valor añadido de un gran realismo.

‘Everest’ será un título más de aventuras con un gran reparto. No está mal, pero adivinando las intenciones, suena a fracaso y su elección para abrir la Mostra de Venezia roza lo insultante. La afán de superación, el heroísmo, las contradicciones, las debilidades, lo sentimental, nunca pasan de moda en el cine, pero hay que saberlos usar y mezclar adecuadamente. Kormákur se limita a ponerlos en una cazuela sin cocerlos lentamente y aliñar. En definitiva, un plato tan congelado como un montañero a 8.000 metros.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.