FANT 2009: Tokyo!

Tokyo! 3-5

El panfleto del festival FANT (Cine fantástico de Bilbao) ya esconde lo que el espectador se va a encontrar en la peli conjunta "Tokyo!". Es una grata sorpresa. Es de estas pelis que siempre te remueven alguna zona de las entrañas. Es una peli formada por tres: "Interior design" de Michel Gondry, "Merde" de Leos Carax y "Shaking Tokyo" de Joon-Ho Bong. Como todas las obras de tres directores (véase "Historias de Nueva York" o "3… extremes") son irregulares pero quizá en su variedad es dónde da palos de ciego y rompe TODO. A mí en el cine me ha pasado.

Le doy 3 estrellas de la muerte porque sobre 10 entre 3 serían 3 puntazos para la historia de Carax, 2 para Gondry y 1 para Bong, así que 6/10 es igual a 3/5 según las mates.

Sigue pulsando en "detalles"…



Gondry -romántico, poético y visual como siempre- se deja querer con una historia de una pareja infleiz formada por un chico evasor de la realidad y una chica que se siente inútil. El francés es de buen ver, como un deje sucio de representación de teatro escolar. La realidad se va deformando por una fuerza visual, toques chungos y gratuitos de videoclip, en los que el recurso es facilón e innecesario. La historia está pasada de vueltas, como un feminismo contra sí mismo y una infelicidad divertida. Los sonidos se sobreponen a la imagen y la superan, como en el fragmento de buscar un coche en el parking inmenso y en otro momento videoclipero con la chica metida en medio de una infografía que recuerda al videoclip de los Chemical Brothers "Hey Boy, Hey Girl". De repente todo negro, se acaba el fragmento de Gondry y pone en grande con letras blancas: Merde (Mierda). ¡Qué emoción! Por fin el trozo de Carax el terrorista.

Y se ve Tokyo, la ciudad, los transportes, la vida urbana, todo desde un plano aéreo lejano. Se acerca en forma de iris circular la imagen hacia una alcantarilla y de ahí sale el señor Denis Lavant vestido con un traje verde y perilla roja retorcida. Recuerda a Nosferatu (tanto en "La sombra del vampiro" como en la peli en sí). La ficción se vuelve real y la calle se perturba. Un elemento extraño manda todo a la "mierda". Muy marchoso el hombre verde. Y la pantalla se convierte en pantallas y Carax inserta fotos de periódico en un telediario en una televisión de una calle de Tokyo. Allá se ve al Sr. Merde que repercute en todos los planos. Vive y palpita, graciosamente, con una autonomía y personalidad que asustan. Risas y comprensión. El hombre hace sus cosas bajo tierra, los focos son peli y el actor respira, hace lo que quiere. Es un cuadro del Bosco en movimiento. Sus chirrios rasgan la ciudad y su iniciativa es tan destructiva como edificante. El proceso judicial y la presentación del abogado son de cine francés de época, frío como Rohmer, inglés también de teleserie. La multicámara se activa como recurso juicioso y objetivo de un ser examinado por la sociedad. Se triplica e incluso se cuadriplica su cara. Un proceso como proceso a la que sin importancia. Hay que ver!

Y lo fantasmagórico da paso al sentimentalismo plano del director koreano Bong de la última historia. La historia que se espera y se hace dudar a sí misma para, al mismo tiempo, no producir nada ni metalinguístico siquiera. Pulula por ahí Bjork, Doraemon y el tono marrón de las casas de David Fincher como "Se7en" o "El club de la lucha". Los silencios de la historia dejan paso a una voz en off repetitiva, dificil de aguantar y que no sostiene la peli. Los pocos elementos de los que dispone el argumento están como indecisos, no tiene fuerza. La historia pretende ser algo más y cae en la más absoluta falta de interés. Lo cotidiano mal contado aburre.

Este formato de peli me encanta, son 3 tiempos diferentes, 3 fases, 3 estados. Es como hacer un viaje en 3 veces y esto hace posible una mayor atención a toda la peli en su totalidad, cada minuto se ha desgranado más y se ha convertido en un minuto diferente de los de las pelis de una pieza. "Tokyo!" es un refresco, un experimento entre turístico e irónico de una ciudad de contrastes como es la propia Tokyo.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.