Gainsbourg (vida de un héroe) et caetera

Gainsbourg (vida de un héroe) et caetera

Lo reconozco, sí: soy francófilo. Poseo el estigma de aquellos malditos que osan pronunciar las cuatro palabras prohibidas al sur de los Pirineos: me gustan los franceses. ¿Bastan unos pocos agravios para empañar el lustre de la esplendorosa Francia?. ¿Es que todavía hay resquemor por unas cuantas hortalizas desparramadas por la frontera o los desplantes a nuestros deportistas?. ¿Es por la invasión napoleónica?. ¿O por el miserable gol de Platini en la final de la Eurocopa del 84?. ¿Qué son unas cuantas bombas atómicas dejadas caer en un atolón perdido en la Polinesia?. Minucias, minucias si lo comparamos con lo que los galos han regalado generosamente al mundo: ¿cómo no adorar al país de la Revolución de 1789, del Mayo del 68 y del queso de Camembert?. Francia, la patria de Debussy, Verne, Tardi, Godard, Mallarmé, Cyrano, François Hardy, Pierre Drumond, Amélie Poulain o Dominique Rocheteau. Francia, por encima de todo, el hogar de Lucien Ginsburg.

O de Serge Gainsbourg, que así pasó a la posteridad. Gainsbourg, cuyo retrato robot superficial refleja el esbozo de un tipo feo y tímido, bebedor, fumador empedernido de Gitanes y, al tiempo, el músico provocador y seductor, punto lolitista, que durmió con las mujeres más bellas del país del gallo. Gainsbourg, que según su biógrafa, Sylvie Simmons, fue ‘cantante, compositor de canciones y bandas sonoras rompedoras, ganador del Festival de Eurovisión, novelista, fotógrafo, actor, artista, borracho, director, guionista, populista, provocador, sentimental, payaso, amante, intelectual y el hombre que liberó el pop francés’. Llevar al cine la vida y milagros de semejante icono supone, a priori, una empresa tan ardua como fascinante. El reputado autor de cómics Joann Sfar (La Mazmorra, 1998) se ha atrevido con el mito en su primer largometraje, Gainsbourg (vida de un héroe) (Gainsbourg, vie héroïque, 2010), un imperfecto aunque nada convencional biopic musical con un ligero toque fantastique.

 

El mismo título señala que estamos ante una versión mítica (héroïque) de la vida de Gainsbourg (Éric Elmosnino, de asombroso parecido al artista), aunque la mayor parte de los episodios y detalles que componen la película están perfectamente documentados: la infancia en el seno de una familia judia en el París ocupado por los nazis, sus inicios en el mundo de la pintura, el éxito a partir de las canciones pop escritas para France Gall, el tórrido y clandestino romance con Brigitte Bardot (impresionante caracterización e interpretación de Laetitia Casta), la arrolladora aparición de Jane Birkin (Lucy Gordon), su gran amor (y madre de su hija Charlotte), o el escándalo de Aux armes et caetera, la versión reagge de La Marseillaise. Sfar apuesta – no siempre acertadamente- por la fábula (firma un cuento de Joann Sfar), recurriendo a elementos propios de la fantasía, como la corporeización del alter ego oscuro de Serge en un Pepito Grillo gamberro, que en los años venideros tomaría las riendas transformando a Gainsbourg en el kamikaze Gainsbarre.

Al tratarse de una evocación fragmentada de los hechos, el no inciado en Gainsbourg se verá obligado a rellenar los huecos dejados por Sfar, en el más que probable caso que el personaje haya llegado a interesarle. Al mismo tiempo, el aficionado conocedor echará en falta otras batallas que quedaron en el tintero, así como más profundidad en el retrato del Gainsbourg más prosaico: el Gainsbourg hijo, padre o marido, aspectos clave para una compresión total del personaje, pero que no estaban en el libro de ruta de Sfar, que ha querido filmar ‘la historia de un pintor y sus modelos‘.  A pesar de los 130 minutos largos de metraje, estamos ante un retrato incompleto del más terrible de los enfants de la patrie: un ser reservado, armado hasta los dientes de mecanismos protectores /distanciadores, pero a la vez aquejado de la esquizofrenia que lleva a ese tipo de espíritus sensibles e introvertidos a ansiar la fama y la aprobación del público de una manera desesperada. Un genio dotado de una personalidad poliédrica y compleja.

Acaso la mejor muestra de la múltiples facetas de la identidad de este polémico héroe sea su misma obra: Gainsbourg practicó un buen número de artes, la mayor parte de ocasiones aplicando una perspectiva marginal y subversiva. Como cantante, músico y compositor se convirtió en una celebridad desde la misma transgresión. Después de sus inicios como pianista de cabaret forjó una carrera productiva, arriesgada, cambiante, que abarca desde la chanson francesa hasta el rock americano, pasando por el jazz, el pop yeyé, el reagge, funk, la música disco y el rock experimental, incorporando tratamientos orquestales, elementos de la música clásica y la étnica. Un catálogo musical y lírico prolífico y pródigo en melodías brillantes y en un tratamiento casi lúdico del lenguaje, de un inconmensurable talento para la sonoridad y los significados (dobles, triples) de las palabras. Una obra irreverente y excepcional, salpicada de canciones y discos memorables, como el perturbador Historie de Melody Nelson (1971), auténtica cumbre de la música contemporánea. 

Gainsbourg fue, en Francia, la figura más importante de la segunda mitad del siglo XX. Apenas tuvo relevancia en Inglaterra, apesar de su anglofilia. En España sigue siendo un desconocido para el gran público, más allá de la más famosa y prohibida de sus canciones guarras, Je T’aime…moi non plus. Quiero pensar que este desconocimiento de la obra del Dios galo no es un hecho debido a un chovinismo local descerebrado y pecaminoso, lleno de animadversión hacia lo francés, sino una consecuencia lamentable del apabullante dominio anglosajón sobre nuestra cultura. Sea como fuere, es un buen momento para subsanar esa carencia, para escalar esa muralla de granito, gneis y piedra caliza que son los Pirineos, ascender a sus cumbres y regocijarse con las vistas que desde allí se aprecian. El momento de sentirse libres de prejucios, inspirar con fuerza y llenarse los pulmones del purificador aire francés, contemplar el país al que hemos dado la espalda y gritar: Vive Gainsbourg, Vive la France !

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.