Gravity: venciendo la gravedad

Gravity: venciendo la gravedad

Rating: ★★★★★ 

Aviso de antemano que ésta no va ser una crítica cinematográfica al uso y que los caminos que deseo recorrer con los lectores más osados no les desvelará nada sobre esta impresionante película de Alfonso Cuarón que ya me ganó hace unos años con su otra sci-fi social, Hijos de los Hombres (Children of Men, 2006).

Gravity plantea muchos modelos de reflexión, pero todos giran alrededor del mismo planeta, el individuo. Es, sin duda, el viaje más fascinante que todos podemos hacer hoy en día, es junto a la Antártida, la última frontera. Y aunque me llame Richard, no soy propietario de la Virgin Galactic y debo contentarme con aeronaves como neurociencia, creatividad y universos paralelos. Pero, de momento, me son suficientes para llegar más allá de las paradas de metro del día a día. Este viaje que te propongo ahora, lo han recorrido recientemente Alejandro González Iñárritu (Biutiful, 2010), Lars Von Trier (Melancolía, 2011) y Jeff Nichols (Take Shelter,2011) de una manera sobrecogedora. Son tres planetas donde la gravedad que nos inmoviliza, que altera el espacio-tiempo, como diría el bueno de Einstein, trastoca nuestra conciencia, auténtico motor del individuo a la hora de tomar las decisiones correctas. Tan sólo hay que controlar nuestra conciencia para llegar al planeta perfecto, lo que denominamos: la felicidad.

La protagonista de Gravity, aparentemente, lo tiene todo bajo control, de hecho, no es hasta que la estación espacial queda destruida, es decir, cuando lo único que les une a la Tierra (recordemos las continua comunicación que deben mantener con Houston a modo de madre he hijo) se ve truncado. Es entonces cuando comenzará a crearse un nuevo orden en la conciencia de la protagonista ,Sandra Bullock. Por sí misma, ella no podría, no es conocedora del espacio, ni de su potencial, pero ahí está el auténtico cosmonauta, el hombre de las estrellas, George Clooney. Él es el ente, es la materia que sabe viajar, que nos hace partícipe con sus momentos de reflexión, de poder observar la inmensidad del espacio y de la tierra de una manera como nunca antes (me atrevo a decir!) habíamos visto en el cine. Es de las pocas veces, que se disfruta el 3D, que se justifica por sí solo, en cada toma, en cada átomo. Es un espectáculo sentirte ingrávido con planos pausados, subjetivos en un historia sencilla, nada solaris, que avanza, cada vez, más segura como la heroína ante una adversidad mayor.

El Universo, ese gran desconocido donde las preguntas de la física clásica no sirven, donde la gravedad distorsiona nuestros problemas que traemos de nuestro pequeño planeta Tierra, es precisamente, en este otro universo donde podemos escapar de la gravedad. Esa transformación de la protagonista, es algo más que materia transformada, es una redención religiosa para unos, renacimiento del superhombre de Nietzsche2001: Odisea del Espacio) para otros. Es una meta-metáfora muy inteligente la utilizada por Alfonso Cuarón y por su hijo Jonás Cuarón, guionista de esta historia cósmica. He llegado a una conclusión: deben existir otros universos aparte del nuestro, es inevitable tal afirmación, las nuevas preguntas no encuentran más salida que romper con el pasado, con el observador inmovilista, tan sólo debemos cambiar nuestro punto de vista y veremos nuevos universos que antes no llamaban nuestra atención.

Gravity es una oportunidad única para poder salir al espacio exterior, ese lugar donde nuestro miedos podrían perder su gravedad y atrevernos a saltar a nuevos satélites, a nuevas estrellas más brillantes, diferentes…llegados a esa coordenada: Houston!!, sinceramente, no te necesito más!

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

3 Comentarios

  1. felix0103 8 Octubre, 2013
    Responder

    Me gusta esta reflexión inspirada en la película. Este paralelismo entre el cerrar los ojos y escapar hacia nosotros mismos.

    Es realmente en la soledad donde podemos afrontar los retos y superarlos. Tan fácil como un problema de matemáticas, si lo copias no lo aprendes, si lo haces solo, puedes repetirlo e incluso hacer otro sin mirar las soluciones.

    El universo de la soledad….

    Os recomiendo un libro del Filósofo Francesc Torralba: El arte de estar solo.

  2. Sr. Lobo 8 Octubre, 2013
    Responder

    De acuerdo con la excelencia técnica de la película, forma parte de su ‘per se’, es un hecho, un punto de partida, es más extraño (aunque no la haya visto) verla en 2D que en 3D, porque esta filmada para trasladarte al mismo ESPACIO, para ser un observador de primera fila de esta historia mínima de características superlativas.

    En el espacio únicamente el instinto de supervivencia puede mantenerte vivo (VALE COMO FRASE PROMOCIÓN)

  3. CinefiloNovel 4 Noviembre, 2013
    Responder

    Estoy de acuerdo contigo en tu buena critica a este film…
    Gracias al 3D (o no) consigue adentrarte en ese manto negro y estrellado llamado espacio, con lo cual llega a conseguir, utilizando a mi manera las palabras de The Captain (espero que no te importe), que uno reflexione en cuanto a determinados temas desde universos paralelos distintos. Por un lado, el espectador llega a ponerse en el lugar de ese pequeño personaje que flota en el espacio protagonizado por Sandra Bulllock, sintiendo de manera constante esa tensión y ahogo frente al miedo que nos provocan lo desconocido y la infinidad del universo, donde uno ya no puede aferrarse a sus bienes materiales y cotidianos para sentir esa ridicula seguridad necesitada por el ser social y de hábitos que somos. Por el otro, a partir de ese gran personaje que flota en el espacio protagonizado por Sandra Bullock y gracias a su Pepito Grillo protagonizado por George Clooney, el film consigue que uno reflexione sobre el sentido de la vida…cuando uno piensa que éste ya no existe, que ya no hay un motivo para vivir, para VIVIR en mayúsculas, siempre hay algo más, siempre hay una razón más….el universo siempre nos da más…nos da una infinidad de razones más…solo debemos ser capaces de verlas brillar en él, abrir los ojos, creer que la nave funcionará.

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.