Green Zone: no es un mito

En el cine como en la vida, no hay nada mejor que poder observar los hechos (como algunos films) con perspectiva, y cuánta más, mejor. Es lo que los historiadores llaman tiempo histórico,  transcurrido ese tiempo, poder separar el grano de la paja, la mentira de lo verdadero deviene para unos un arte, para otros una ciencia.

Paul Greengrass, antiguo reportero de guerra, se acostumbró a ver la cruda realidad de cara, tratándola de tú, de ahí su tono semidocumental y ese carácter de denuncia que ni en sus filmes más comerciales ,El Mito de Bourne, y El Ultimátum de Bourne dejó de lado. Con Bloody Sunday (2002), la crítica lo elogió al tratar casi como un documental el conflicto norirlandés y, sobre todo, con United 93 (2006), el único avión-bomba que no cumplió con su objetivo el fatídico 11-S, por su reconstrucción histórica carente de moralina y del partidismo que otros directores más reputados, como Oliver Stone, no supieron o no pudieron controlar.

Con las dos últimas películas de la trilogía de Jason Bourne, Paul Greengras y el guionista Tony Gilroy, también debuntante director, con ese excelente thriller que es Michael Clayton, consiguieron revitalizar el cine de espías dotándolo de una mayor veracidad fruto de ese estilo más realista y de unos guiones fáciles de seguir para el espectador pero al mismo tiempo inteligentes pues no caían en lo obvio. Este nuevo realismo, como pasó con el nuevo cine bélico de finales de los 90, Salvar al Soldado Ryan, o La Delgada Línea Roja, marcaría una nueva tendencia en el cine de acción del nuevo milenio y el nuevo James Bond de Casino Royale (2006) sería su mejor exponente.

Pero es en Green Zone donde la obviedad se revela como el punto más flojo de lo que unos llaman thriller político, y otros cine bélico. Sea cual fuera la etiqueta, estamos más ante una nueva propuesta comercial de la Universal por la negativa del director, Paul Greengrass y de su amigo Matt Damon, protagonista absoluto, de realizar una cuarta entrega del espía desmemoriado por diferencias creativas. Como si de una 4 entrega se tratara, la acción se sitúa ahora en Irak tras la invasión americana, la llamada zona verde (acuñación militar de una zona protegida en Bagdad) donde el objetivo máximo es encontrar las famosas armas de destrucción masiva.

Paul Greegrass construye toda la película en función de esa rabia personal que fue esa gran mentira histórica para llevarnos a la guerra y remarcar una y otra vez, casi avatarizadamante, (como hizo James Cameron con su mensaje ecologista) que esas armas nunca existieron. Es el guión, en su estructura, y sobre todo, el hablado (literario) el que hace que se resiente el film y quede muy lejos de la trama de El Caso Bourne. El personaje de Matt Damon ,ahora militar al servicio de una facción de la CIA, no encaja como simple militar que es, pues va literalmente a su rollo, más como un agente secreto demostrando capacidades intelectuales muy superiores a su propia condición de soldado.

La Historia, como dijo alguien, no es que sea caprichosa, es simplemente cíclica, y ahora, una vez más, volvemos a tener otro new Vietnan :Irak. Parte de esta Historia ya ha sido filmada: películas que a partir de hechos reales, de hechos silenciados se convierten en denuncia del conflicto:  La Batalla de Hadiza sobre la masacre de 24 civiles por marines, Redacted de Brian de Palma, la violación de una joven iraquí de 14 años, otra revisión de una de sus mejores películas de los 80′, Corazones de Hierro, Jarhead (2005), qué hacemos aquí y contra qué y quiénes luchamos, de Sam Mendes.

Sin embargo, Green Zone no entraría en esta categoría del cine bélico-denuncia, del cine bélico de protesta, porque en Green Zone, pese a sus saludables intenciones, que las tiene y no las dudamos, el exceso de tema nos lleva una reiteración pueril que empobrece el film, haciendo que prime más la acción y situándola muy por debajo de films ,ya comentados aquí en Especialistamike, como fue Red de Mentiras de Ridley Scott ,y tomando a Syriana de Stephen Gaghan como el modelo perfecto de thriller político-militar que gana con los años, aunque es muy poco comercial.  En cambio Tres Reyes (1999) estaría más en la línea de ese equilibrio tan difícil que es el cine comercial y de denuncia política, objetivo que el propio director, Paul Greengrass, declaró perseguir pero que creo sinceramente que no ha conseguido.

Que nos engañaron a todos es obvio, que los medios de comunicación no hicieron su trabajo también, que el director de la película les da el palo a los burócratas y a media CIA, también queda claro, todo queda tan claro, como que Green Zone es un film comercialmente facilón que juega a los espías a lo Jason Bourne…pero sin Jason Bourne. Y no hay nada peor que nos vuelvan a engañar con algo que se parece pero que no es. Green Zone es lo que se llama película bisagra, a la espera de poder abrir una puerta más intereresante que nos lleve hacia esa búsqueda de la verdad; Paul Greengrass tiene crédito todavía para seguir jugando a los espías…le seguiremos de cerca: y no es un ultimátum!
 

 

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.