Happy Feet 2: Pinguinos a la deriva

Happy Feet 2: Pinguinos a la deriva

Rating: ★★☆☆☆ 

Hace 5 años una modesta película sobre unos pingüinos bailarines con un potente mensaje ecologista le arrebataba el Oscar como mejor película animada a Cars (2006) y la maravillosa Monster House (2006). Este viernes vuelven los mismos personajes con más bailes, más acción y en 3D.

En esta ocasión Mumble (voz original de Elijah Wood), el maestro de Tap y su amada Gloria (voz de Alecia Moore: la cantate Pink), tienen un problema con su pequeño hijo Erik (EG Daily), que tiene fobia al baile. Un día Erik escapa de su hogar y se encuentra con el poderoso Sven, ¡un pingüino que puede volar!. Mumble no tiene ninguna esperanza de poder competir con un personaje tan carismático, pero las cosas se ponen peor cuando el mundo es sacudido por unas fuerzas poderosas.

En comparación al anterior, este no está siendo un buen año para las películas de animación, a excepción de las imaginativas Rango (2011) y Rio (2011), las películas que nos llegan no están a la altura de lo esperado, tal vez sea por el exceso de producciones o por la innecesaria necesidad de generar secuelas, como en el caso de Cars 2 (2011) y Kung fu Panda 2 (2011). 

Happy Feet 2 (2011) se suma al carro de las secuelas innecesarias y fallidas. Y es que la gran pregunta es: ¿Hacía falta hacer la segunda parte 5 años después? La respuesta es bien fácil, no. Y menos después de que el mismo estudio dejara el pabellón tan alto con Ga’Hoole: La leyenda de los guardianes (2010). El gran problema de esta secuela no reside, como es normal, en la repetición de la fórmula; que también; sino en un guión que parece improvisado sobre la marcha y que no lleva a ningún sitio. De tan vacío hace recordar a una película de parque de atracciones en plan Sea Odyssey. Y es que el argumento pierde el leitmotiv de la original a favor de una película con más acción al estilo Ice Age (2002). ¡Incluso hay dos personajes que hacen el mismo papel de la ardirata Scrat! Al menos se le ha de reconocer que visualmente es abrumadora, y el 3D; el de gafitas; que de tan efectista ofendería a James Cameron, aquí es incluso divertido.

Lástima que la producción sufra más defectos que cualidades y en conjunto no aprueba, dejando una sensación de no aportar nada nuevo. Si aceptáis un consejo y queréis ver una buena película de animación con pingüinos, id al centro comercial más cercano que tengáis y comprad el blu-ray o dvd de Locos por el Surf (2007), una película que pasó sin pena ni gloria y es una auténtica gozada.

 

Lo mejor: Visualmente es bonita.

Lo peor: No aporta nada nuevo.

 

 

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.