Kingsman: al servicio de su diversión

Kingsman: al servicio de su diversión

Rating: ★★★½☆ 

No tiene la seriedad de James Bond ni el cachondeo de Austin Powers, pero sus pintas es una mezcla de ambos. Las películas de espías y agentes secretos parcen estar muy explotadas pero con la saga de Bond recuperando sus mejores épocas y nuevos y exitosas series como las de Bourne demuestran más bien lo contrario. ‘Kingsman: Servicio Secreto’ no se puede encuadrar en ninguna de ellas, si bien deriva más hacia la parodia. Con genuino humor británico, este particular servicio secreto tiene como origen la serie de cómics ‘The Secret Service’ y lo sigue con bastante fidelidad, tanto, que si no se han ojeado al menos, nos encontraremos por momentos desubicados ante lo contemplado aunque siempre entretenidos.

Y para hacernos una idea de la ecléctica propuesta, decir que su creador,
Mark Millar, es el guionista de ‘Kick Ass’. De hecho el director, Matthew Vaughn, dirigió la versión cinematográfica. No es el nivel paródico de la saga de superhéroes o antihéroes pero rezuma una continua y fresca mezcla de flema británica, clichés del género bien ubicados y humor fino. Quizá lo que más chirría en la mezcla son las escenas de violencia que alcanzan cotas casi gore en determinados momentos, lo que puede desconcertar pero sin descolocar el conjunto. Nada que reprochar porque refleja fielmente el cómic original.

kingsman-servicio-secreto-imagen-4

Las películas de espías requieren de personajes fuertes, atrayentes, hipnóticos,
carismáticos. No hay problema en eso: Colin Firth como agente veterano, el
sempiterno Michael Caine como jefazo de la organización y por supuesto el
malo malísimo necesario que interpreta con «contenido histrionismo» Samuel L.
Jackson; y falta el aprendiz, el legado, el chico de barrio que encuentra una salida y un futuro, cambiando la piel de ropajes raperos a traje a medida de corte clásico pero sin perder su esencia suburbana.

‘Kingsman: The Secret Service’ no desentona especialmente en nada pero tampoco se sale en ninguna faceta, manteniendo un buen tono de entretenimiento y ayudado por
el gran reparto. Te da las sorpresas justas entre parodias, medio parodias, escenas de acción, de violencia e incluso guiños a cierta justicia poética con referencias a otro film de héroes tan británico como ‘V de Vendetta’. Toca muchos palos sin salirse de madre ni tampoco quedarse corto en otros. Quizá ahí radique su carencia, la falta de riesgo en ciertos momentos y algún exceso en otros pero el origen de cómic hace comprender la esencia del conjunto al margen de gustos.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.