Kubrick: el encuadre sublime

Kubrick: el encuadre sublime

El pasado mes de Marzo se cumplieron 15 años de la muerte de uno de los más grandes directores de la historia del cine: Stanley Kubrick. Repasemos la vida y obra de este virtuoso técnico que dejó para la cinematografía una obra breve pero fascinante, compleja y completa al mismo tiempo. Y sin duda, una de las mejores formas de hacerlo es leer la biografía que hace unos años publicó John Baxter.

“Mirad esos ojos. Miradlos fijamente. Los ojos son el rasgo principal del rostro de Stanley Kubrick. Negros como el carbón, brillan ante nosotros con una apasionada indiferencia hacia la evasión. Cuando pagamos para ver un film de Kubrick, estamos comprando sus ojos. Su capacidad para entender la imagen en movimiento, su sentido de cómo ha de encuadrarse en plano, la perspectiva impuesta por una lente”. Así comienza John Baxter su biografía sobre el cineasta neoyorquino. Son palabras que resumen a la perfección la figura y técnica de Kubrick.

Su vida fue un reflejo de su obra y viceversa. Hijo de emigrantes austríacos y judíos, fue ya desde niño una persona extraña e introspectiva y esa imagen le acompañó hasta el final. Pero poca gente conoce detalles de una vida oculta siempre a los medios y que rompe con la idea general que se tiene de Stanley Kubrick: gran aficionado al ajedrez, fotógrafo con 17 años de la revista Look, casado tres veces, Kubrick no sólo fue el ermitaño, maniático y autocrítico que todos conocían, sino también un hombre cinéfilo, satisfecho, improvisador y autosuficiente.
 images
Kubrick encuadrando junto a Jack Nicholson en el rodaje de El Resplandor / Foto: Terra
Etapa americana

Centrémonos en su irrepetible y peculiar obra, llave para conocer no sólo a este cineasta, sino también al género humano y sus miserias. Tras una serie de cortos y documentales donde hacía de todo -director, montador, cámara, fotógrafo, guionista-, en 1955 estrena su primera película, El beso del asesino, una incursión en el cine negro, de moda en aquella época. Pronto se fijan en él y ese mismo año le dan la oportunidad de rodar su primer film de cierto presupuesto, Atraco perfecto, un thriller matemático donde inventó una nueva forma de hacer cine: contar una historia desde diferentes puntos de vista a través de “flashbacks”. Fue la única película con guión original de Kubrick, ya que en el resto de su carrera optó por adaptar libros.

Tras este film ya es conocido en Hollywood como un joven prodigio de la técnica. Entre sus admiradores está Kirk Douglas, con el que rodará en 1957 el film antibélico Senderos de gloria, prohibido en Francia y España hasta los años 80. Repetirá con Douglas en 1960 al recomendarle éste para que sustituyera a Anthony Mann en la dirección de Espartaco. Fue la única superproducción que realizó Kubrick y en la que no controló todo el proceso. Sin embargo, con 26 años logró una gran obra de tres horas de duración y con la que consiguió cuatro Oscars.

El ojo escrutador
Tras esta etapa que se puede considerar como “ortodoxa”, Kubrick empezó a elegir, gracias a su temprano prestigio, sus propios proyectos sin importarle el riesgo o la comercialidad. Así, en 1962 estrena Lolita, basada en una obra de Nabokov. La historia de un hombre obsesionado con la sensualidad de una niña llevó el escándalo por donde se estrenó.

Con Lolita, a Kubrick ya se le considera un genio rebelde en Hollywood, hecho que él mismo lo corrobora al trasladarse definitivamente a Londres, desde donde, encerrado en su fortificada mansión, rodó el resto de sus películas. Tras estrenar en 1963 la farsa política sobre la guerra nuclear ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú, empezó a dilatar los rodajes. Cada estreno de Kubrick se convierte en un acontecimiento.

Pasan cuatro años hasta que presenta una nueva película, la mítica 2001: Una odisea del espacio. Considerada una de las obras maestras de la historia del cine, supuso la reinvención de la ciencia-ficción y hasta tal punto se revolucionó la técnica de los efectos especiales que abrió el camino para realizar films como La guerra de las galaxias o Alien. Tal fue la perfección con la que quiso rodar Stanley Kubrick que mandó construir una nave a tamaño natural con una centrifugadora giratoria.
El extraño maestro
Las polémicas La Naranja Mecánica (1971), Barry Lyndon (1975), El Resplandor (1980) y La chaqueta metálica (1987) fueron las cuatro últimas joyas (¿o no?) que nos regaló un Stanley Kubrick cada vez más enigmático y a la vez respetado. Sacó de ellas varios Oscars, pero nunca le dieron uno como mejor director. Cuatro films que abrieron nuevos caminos y renovaron los géneros histórico, de terror o bélico.
Pues no, no podía abandonar este mundo y del cine sin poner la guinda, sin regalarnos un legado, un resumen portentoso de su virtuosismo, de sus temas recurrentes. Una obra que da para una tesis doctoral y un ejemplo de cómo usar la simbología para expresar en cada plano más que muchas películas en todo su metraje. Eyes Wide Shut, adelantada como tantas otras a su tiempo, con esa visión tan lúcida del género humano, de sus obsesiones, de sus callados deseos. En definitiva, cine veraz y de verdad, valiente, reflejo de un mundo que seguimos negando en parte. Como buen calculador que era, la acabó justo antes de morir. En el tintero quedaron otros proyectos como IA, que al final la rodara Steven Spielberg bajo un prisma totalmente diferente a lo inicialmente pensado y el macro proyecto sobre la biografía de Napoleón.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.