LA FIERA DE MI NIÑA: LA LOCURA ERA MUJER

LA FIERA DE MI NIÑA: LA LOCURA ERA MUJER

Rating: ★★★★★ 

Los que me conocen bien saben que la comedia es un género que, por lo general, desprecio. Habiendo películas que asombran, aterran, intrigan o excitan, el objetivo de la risa per se me parece un asunto menor. Obviamente, es un planteamiento discutible, despreciable incluso, más propio de un huraño misántropo que de un supuesto crítico desprejuiciado. Pero así lo siento. De cuando en cuando saltan excepciones que confirman la regla: Buster Keaton. Groucho. Billy Wilder. Woody Allen. Ahora mismo no me vienen más a la cabeza. Sin embargo, de manera muy excepcional aparece alguna perla que no sólo se salta la regla, sino que la aniquila despiadadamente. Es el caso de La fiera de mi niña (Bringing Up Baby, Howard Hawks, 1938).
 
Con la única excepción de la trilogía clásica de Star Wars y las tradicionales citas de Semana Santa (Ben-Hur y Espartaco), de obligada y reiterada revisión, La fiera de mi niña es la película que más veces he visto en mi vida. Sí, señores, lo admito. Una comedia. Y romántica, para más inri… Acaso el sello Hawksiano tenga algo que ver: hablamos de un director capaz de firmar obras maestras en géneros dispares: el western (Río Bravo, 1959), el cine negro (El sueño eterno, The Big Sleep, 1946) o el cine de aventuras (Hatari !, 1962). Su bagaje también remite a la comedia con títulos como Luna Nueva (His girl Friday, 1940) o Bola de fuego (Ball of fire, 1941), película directamente emparentada con la que nos ocupa hoy.
 
Porque Bola de fuego y La Fiera de mi niña comparten tesis doctoral: ambas estudian los efectos que una mujer puede provocar cuando entra en la vida de un hombre como un elefante en una cacharrería. Para ser mas específicos: una mujer joven y desmelenada que irrumpe en la vida de un aburrido estudioso. Si en la joya del 41, una (per)versión del cuento de Blancanieves y los 7 enanitos, se trataba de una vivaracha cabaretera (Barbara Stanwyck) dinamitando los esquemas vitales de un Gary Cooper metido a filólogo, en su hermana del 38 es una joven pija (Katherine Hepburn) la que pone patas arriba la monótona existencia del abigarrado paleontólogo David Huxley (Cary Grant).
 
David(pronúnciese David, y no Deivid, según el delicioso doblaje de la época) es un relamido sabio gafapasta, pulcro y santurrón, que vive muy feliz en el universo cartesiano de su Museo Zoológico donde reconstruye con empeño y minuciosidad un esqueleto de brontosaurio (de homéricas proporciones). El muy inocente está punto de contraer nupcias con su novia, la Srta. Alice, que bien pudiera apellidarse Rottenmeyer, una hembra situada en las antípodas de la tronada protagonista: estirada, glacial y puritana hasta el extremo de prometerle a su futuro maridito que ni siquiera en el ámbito del matrimonio iba a distraerle de sus obligaciones para con la ciencia (se refería a las perspectivas de sexo, claro).
 
Así pues, entre huesos, catálogos y celibato transcurre la vida del ingenuo David, hasta que el azar o, si lo preferís, los Dioses, caprichosos y cabrones como son, ponen en escena a esa mujer maravillosa, independiente, inteligente, aguda, flaca y hermosa como un junco salvaje. El huracán Susan sacude la monotonía cotidiana, pone del revés los esquemas mentales, arranca a mordiscos el corsé moral y tuerce la senda de rectitud de nuestro empanado científico, sumergiéndolo en un vórtice de négligées y enredos que conduce a un inevitable final: el derrumbe de los parámetros habituales de su metódica y aséptica existencia, simbolizados aqui por los huesos de su querido dinosaurio.
 
¿Cómo resistirse ante semejante fuerza de la naturaleza? La Hepburn es el estandarte de la nueva mujer americana y de la fémina de la screwball comedy (subgénero definido como comedia sexual sin sexo por el crítico Andrew Sarris). Deslumbra de una manera arrebatadora, con todas las facetas que caracterizan a su desmesurado personaje: elegante, alocada, caprichosa, manipuladora, decidida, comedianta, macarra, más manipuladora… Resulta imposible no enamorarse ante tamaño vendaval de encanto. Es una cuestión de personalidad. Pero además niego las doctrinas oficiales que nunca han considerado a Katherine Hepburn entre las más bellas de Hollywood. Me atrevo a decir que ninguna otra la superó. O por lo menos su atractivo.
 
El duelo Grant vs. Hepburn es glorioso, pero añadidle también unas gotas de slapstick, un par de leopardos, una tonadilla mítica (I can give you anything but love), una clavícula intercostal, un perro faldero y entrometido y una galería de secundarios más o menos memorables (el enorme Sheriff Slocum o el pintoresco Mayor Applegate), todo ello agitado con un ritmo endiablado por el maestro Hawks: obtendréis una cumbre de la historia del cine, que brilla sobre todo cuando el guión de Dudley Nichols (La Diligencia, Stagecoach, John Ford, 1939) conduce de cabeza al absurdo (como en la escena del interrogatorio policial), un rasgo que parece heredado de las delirantes comedias de los Hermanos Marx.
 
El carácter transgresor de la obra se cobró un precio inicial en las taquillas estadounidenses, pero el tiempo, juez supremo e infalible, la ha revalorizado, situándola en el lugar que merece: el Olimpo de las joyas indiscutibles. Una comedia que hacen reir hasta el más mostillo de los gruñones y que recuerda lo sano que es levantar las narices de nuestros escritorios y abrir de par en par las ventanas de nuestros polvorientos estudios, donde se acumulan libros, tebeos, películas y fetiches varios. Con un poco de suerte, como una brisa fresca y liberadora, se colará una chica como Katherine para insuflar un poco de romance en nuestras vidas, volvernos locos y rejuvenecernos a partes iguales.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

2 Comentarios

  1. SonSon 22 Agosto, 2013
    Responder

    Me encanta esta película! (…y esta crítica)

  2. SonSon 22 Agosto, 2013
    Responder

    Me encanta este película! (…y esta crítica)

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.