LA MALDICIÓN DE ROOKFORD: EL DESPERTAR DE LA FE

LA MALDICIÓN DE ROOKFORD: EL DESPERTAR DE LA FE

Rating: ★★★☆☆ 

Si analizáramos La Maldición de Rookford (The Awakening, Nick Murphy, 2011) desde la vulgaridad iterativa de su título castellano, nos bastarían un par de párrafos, porque es básicamente lo que esperaríais que fuera una película, mejor o peor, denominada de tal manera. Un edificio intrigante y encantado. Un fantasma (un nene a poder ser, que resulta más aterrador) y una víctima de sus tropelías. Una trama de misterio más o menos absorbente. Un giro final que convenza, o casi, adiós y gracias. Los referentes obvios, felices e inmediatos de este tipo de obras están en la filmografía hispana: El Orfanato ( J.A. Bayona, 2007) y Los Otros (Alejandro Amenábar, 2001) tejen múltiples lazos de conexión con el film que nos ocupa hoy, una producción británica de la que también cabe esperar lo habitual del cine facturado en la pérfida Albión: eficacia en la puesta en escena, elegancia en el diseño de producción y solidez en las interpretaciones.

Sin embargo prefiero entregarme al arte de la divagación sugestionado por el título original, The Awakening, el despertar, mucho más sutil y, desde luego, mucho más apropiado para reflejar las intenciones del director y coguionista Nick Murphy. Porque estamos ante una película de misterio, sí, pero no nos llevemos a engaño: este tipo de fantasmagorías no son más que melodramas de sobremesa disfrazados de pesadilla neogótica. A Murphy le interesa más la evolución de la protagonista que las fantasmadas propias del género, y una vez más el poder simbólico del cine fantástico se eleva muy por encima de la percepción de las mentes pacatas de aquellos que lo desprecian por considerarlo una disciplina menor. Celebremos, pues, el arte de la metáfora y demos otra vuelta de tuerca a nuestro punto de vista, para enfocar la mirada más allá del cuerpo ectoplásmico de esas criaturas que constituyen nuestros vínculos con la pérdida.

La tradición cuenta que los fantasmas son entes incorpóreos, espíritus atormentados que se manifiestan a los vivos porque no encuentran la paz allá dondequiera que se encuentren. Una vieja superstición, arraigada en la humanidad desde tiempos ancestrales, reivindicada con frutos artísticos culminantes por los exhaltados románticos del siglo XIX. Yo tiendo a pensar, y esta película apunta en esa dirección, que los fantasmas no son cosa de los muertos, sino más bien cuitas de los vivos. Los fantasmas son figuras intangibles, imprecisas, evanescentes. Son recuerdos, fragmentos de nuestra memoria emborronados por el paso del tiempo. Los fantasmas son visiones dolorosas que se resisten a desaparecer por la incapacidad de superar una pérdida.  Los fantasmas suponen la necesidad de la aceptación. Y al mismo tiempo, suponen la necesidad de la esperanza, de la fe en lo ultraterreno y, por ende, de la fe en Dios.

Florence Cathcart (Rebecca Hall) es, en apariencia, una cazafantasmas, aunque no en el sentido de los Bill Murray y compañía. Es una mujer adelantada a su tiempo (los años 20), culta, intrépida y escéptica, que utiliza las técnicas disponibles en la época para destapar todo tipo de fraudes relacionados con la ultratumba. Igual que hizo en su día el celebérrimo ilusionista Harry Houdini, e igual que hizo uno de los primeros ilustrados españoles, el Padre Feijoo, pionero ensayista que afirmaba que no hay fantasma ni espectro que no desaparezca al conjuro de una buena tranca. Así se nos presenta en la secuencia inicial, como una partidaria del método científico, desprovista de garrote pero armada con una caterva de artefactos de la era pre-tecnológica. Sus gadgets y su mentalidad cartesiana la erigen en adalid del racionalismo frente a los mercachifles que explotan la fe en el más allá de las almas cándidas que acuden a ellos embargadas por el dolor.

Digo en apariencia, porque en realidad la lucha externa de Florence por desenmascarar a los estafadores del ectoplasma y la psicofonía es también una dolorosa cruzada en pos de la paz con ella misma,  en pos de un despertar. Una recolección de evidencias, un quiero creer, una búsqueda interior y final de Dios a través de la sublimación científica. Y es en este punto donde la película deja de ser un cuento de fantasmas para hablar de la urgencia de la fe como única manera de asimilar la pérdida. Amigos, hermanos, hijos, amantes, compañeros de armas… son cargas demasiado pesadas para las almas en tormento de los protagonistas, un terceto completado por Robert Mallory (Dominic West ) y la Sra.Hill (Imelda Staunton). La casona de Rookford está poblada de ausencias, ésa es su verdadera maldición. La otra, la del prosaico título patrio, ya la hemos visto demasiadas veces.

Al final, La Maldición de Rookford es una de fantasmas bien facturada, que apuesta menos por la taquicardia y más por generar ese tipo de escalofríos que serpentean por la espina dorsal . Y también es una de esas obras que obligan al espectador a la deconstrucción mental de todo lo acontecido una vez estalla el desenlace. Yo, que tengo menos memoria que un pez abisal, soy capaz de recomponer las piezas de manera más o menos satisfactoria, por lo que a pesar de la sensación de déjà vu, la doy por una entretenida y coherente muestra de género. Ya vendrá una segunda revisión mucho más escrupulosa que revele, si las hay, todas sus trampas. En cuanto al trasfondo metafísico del misterio, The Awakening no es un Bergman, pero me parece bastante interesante, porque apela a las inquietudes primigenias del hombre, a sus interrogantes sobre el sentido de la vida, o sobre Dios, o comoquiera que queráis llamarle, porque a la postre Dios no es más que el anhelo de reencontrar a los seres queridos que perdemos por el camino.

Publicaciones relacionadas

2o trailer de Ad Astra con Brad Pitt

2o trailer de Ad Astra con Brad Pitt

Segundo trailer de Ad Astra. Su argumento gira en torno a un ingeniero autista llamado Roy McBride al que su padre abandona para embarcarse en una misión sin retorno a Neptuno con el fin de encontrar signos de inteligencia extraterrestre. 20 años después, McBride emprenderá su propio viaje a...

Primer trailer de Top Gun: Maverick

Primer trailer de Top Gun: Maverick

La película que lanzó a Tom Cruise como sex symbol y a las gafas de aviador como una compra segura a todo el mundo que quería ser cool. Llega el primer trailer de la secuela con Maverick como protagonista, como no podía ser de otra manera. Estreno en 2020. Disfrutad: En...

Trailer final de IT Capítulo 2!

Trailer final de IT Capítulo 2!

Ya lo tenemos aquí! Nuevo trailer de la secuela de IT, la versión cinematográfica del clásico libro de terror de Stephen King. Dirigida por Andy Muschietti, la película vuelve a Derry. Veintisiete años después de que el Club de los Perdedores lo derrotara, el espeluznante Pennywise ha vuelto...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.