La trampa del mal

La trampa del mal (Devil) dirigida por John Erick Dowdle narra la historia de cinco desconocidos que se quedan atrapados en un ascensor y comienzan a morir de manera misteriosa uno a uno. Un policía (Chris Messina) cuya vida se vió truncada en el pasado tras la dramática muerte de su familia, se encuentra en el edificio investigando un suicidio . El joven policía debera tomar las riendas de la investigación e intentar salvar a las futuras víctimas.

Aunque la película se vende como un producto de la mente de M. Night Shyamalan, ni el guión ni la realización están firmados por el conocido realizador de películas tan brillantemente incómodas como El sexto sentido  o Señales. La trampa del mal es la primera de una  trilogía denominada  Las crónicas de la noche  y tras el fracaso de Airbender, el último guerrero acerca de nuevo a Shyamalan al thriller sobrenatural.

El género está claro, pero el film plantea unas expectativas que no cumple. La historia pretende justificar la existencia de Dios a través de la presencia del Diablo. Su verdadero interés radica entonces en averiguar quién de las supuestas víctimas es en realidad Lucifer y hacerlo antes de que todos mueran. Un juego muy similar al de Diez Negritos de Agatha Christie pero con una construcción de personajes y unos conflictos poco creíbles.

Los personajes son tópicos hasta un nivel ofensivo para la mente del espectador medio. La joven atractiva atrapa hombres, el chico de color con pasado delictivo, el ex-soldado de Afganistan con traumas de guerra, el vigilante hispano crucifijo en mano, la abuela que roba carteras y el charlatan estafador. Y con un coro así no podía faltar un protagonista atormentado por su pasado que necesita volver a creer en el ser humano. La trama es previsible porque los giros de la historia no acaban de funcionar. Ni llegan en el momento preciso ni suponen un nuevo rumbo en la historia. Para colmo hay un abuso de voz en off y un flashback final totalmente innecesarios para cualquier fan del género que quiere deducir el mismo la verdad y que nadie se la explique.

Todo en La trampa del mal es un claro ejemplo de que no hacer si quieres sembrar verdadero terror en la mente del espectador. Aún así, la factura es correcta, tiene un reparto desconcido pero más que aceptable y puede llegar a entretener a los menos exigentes.
 

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.