Los invasores del espacio: la otra Guerra de las Galaxias

Los invasores del espacio: la otra Guerra de las Galaxias

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana, George Lucas asombraba al Universo con su flamante máquina de seducción fílmica: La Guerra de las Galaxias (Star Wars,1977), una película armada con la potencia suficiente para sacudir un planeta entero. Pero una alianza de honestos artesanos y avispados oportunistas se las ingenió para robar las ideas y los planos del ranchero barbudo, iniciando una Rebelión de proporciones cósmicas y consecuencias imprevisibles. Buscavidas como el turco Çetin İnanç, que dirigió The Man Who Saves the World (Dünyayı Kurtaran Adam, 1982), insertando ilegalmente secuencias de la obra original. O valientes como Luigi Cozzi…ah, los italianos, esos grandes maestros de la exploitation… A Cozzi le debemos Star Crash, choque de galaxias (Star Crash,1978), con David Hasselhoff en el reparto. Sí amigos, el aluvión de réplicas descacharrantes fue incontenible: planeta tras planeta se unieron a la causa e hicieron temblar los cimientos del Imperio Lucas. Hay una Star Wars turca. Otra italiana. Y otra en Brasil y otra más en Canadá. Y, cómo no, hay una Star Wars en el planeta Japón: Los invasores del Espacio (Uchu kara no messeji,1978).

¡Alto!: un respeto. El planeta del sol naciente posee un pedigrí sin igual en el seno del fantástico. Una tradición cinematográfica centenaria, trágicamente marcada por un obvio hecho histórico: los monstruos atómicos de 1945 germinaron otros monstruos simbólicos, Godzillas, Gameras y familia, imposibles mutaciones que protagonizaron los kaijū eiga. El pavor atómico y la destrucción fueron la seña de identidad de la ciencia ficción nipona, que parió otros seres amenazantes o protectores como Mazinger Z y la caterva de robots gigantes. La amenaza que llega del cielo, en forma de horda imperial, también está presente en Los invasores del Espacio. El film está inspirado en un manga del discípulo de Tezuka, Shotaro Ishinomori, pero su argumento y personajes se adaptaron convenientemente para establecer evidentes paralelismos con las aventuras y los arquetipos ideados por Lucas. ¿Herejía? ¡No, justicia!. Lucas había fagocitado (y volvería a hacerlo en el futuro) elementos propios del folklore y el cine japonés (los jedi-samurais o la armadura de Vader, y el vestuario y maquillaje a lo kabuki de la Reina Amidala son una buena muestra). Legítimo era, por lo tanto, que los japos reciclaran el universo del tío Georgie y ofrecieran al mundo su particular óptica sobre el tinglado espacial que revolucionó el cine de los 70.

 

Así, en esta marcianada producida por la Toei, encontramos indisimulados alter egos de la mayoría de los personajes principales de Star Wars: un par de jóvenes e impulsivos botarates a modo de Han Solo y Luke Skywalker, un Darth Vader ceñudo y cornudo (el emperador Rockseia XLL) o la inevitable princesa de nívea vestidura (Esmeralina), émula de nuestra amada Leia. Beba-2 es un adorable R2-D2, mientras que C3-PO adquiere los rasgos humanos de un insufrible y quejicoso haragán con sombrero de paja, con pintas de trilero. El viejo general Garuda es un remedo de Obi Wan, aunque el aspecto místico de Kenobi se insufla aquí al patriarca del planeta Jillucia… En definitiva, los sospechosos habituales, la troupe casi al completo (falta Chewieee!), con el añadido triunfal de una tétrica Madre-Rockseia, que pilota una silla de ruedas (más bien un trono) maqueada de lo más fetén…Tampoco faltan escenas, ambientes y diseños que resultan muy familiares, como el combate aéreo final, la cantina repleta de maleantes y las naves reminiscentes de los x-wings, snow speeders y, por supuesto, el Halcón Milenario. Incluso hay planos que son un calco indisimulado de los de la película referencial, sin duda en forma de merecido homenaje…

Hasta aquí, todo muy canónico y discutiblemente digno. Es la aportación autóctona la que desata la locura, empezando por el delirante vestuario y los decorados: los pacifistas Jillucianos, ataviadas sus testas por coronas hechas de hojas de parra, parecen una secta de trasnochados adoradores de Baco. Los jóvenes héroes lucen unas chupas de polipiel blanca, a medio camino entre la estética del tunning y la de un Elvis Presley en la decandencia de Las Vegas. La guarida del Imperio Gavana viene a ser una Estrella de la Muerte de aires japoneses, pero decorada por el escenógrafo de alguna versión de serie Z (italiana, of course) de Conan el Bárbaro. No tengo palabras para describir el velero espacial de la princesa Esmeralina, una Santa María dotada de propulsores que hace palidecer la majestuosa Arcadia del Capitán Harlock. El pintoresco reparto coral, mezcla de actores orientales y viejas (y jóvenes) glorias de occidente, se ocupa del resto. Destacan Sonny Chiba, el Hattori Hanzo de Kill Bill (Quentin Tarantino, 2003), y Vic Morrow (actor que murió decapitado por un helicóptero en el rodaje de Twilight Zone: The Movie, en 1983), que aquí mimetiza la gestualidad manual de Sir Alec Guiness.

El resultado es un glorioso híbrido entre la Star Wars original y los samurais de Kurosawa (8, en este caso): una amalgama en la que subyace la tradición de los Transformers y el aroma de los mangas de Leiji Matsumoto. Una aventura protagonizada por un grupo de héroes más que dudosos, a ratos mezquinos, y unos villanos resultones (el ejército de troopers). Una space opera de capa, espada (de acero) y látigos (de luz), 100% artesanal, vigorizada por las enérgicas coreografías y los retorcidos ejercicios gestuales propios del cine de acción oriental. Y una sinfonía galáctica, sonorizada por una orquesta que saquea sin piedad (y sin fanfarrias) a John Williams, aunque la banda sonora también se permite algún desvarío de j-rockabilly. Pero no nos llevemos a engaño. La obra va mucho más allá del plagio: es puro celuloide simbiótico. La retroalimentación es evidente: Lucas se inspiró en ella en sus capítulos posteriores de la saga. Hasta me atrevería a decir que su temido Emperador Palpatine no es más que una versión chic de Mamá Rockseia XLL. En cualquier caso, es una película estimable, dirigida con entusiasmo por Kinji Fukasaku, al que también debemos otra pequeña perla, Batalla más allá de las estrellas (The green slime, 1968) y la más conocida Battle Royale (Batoru rowaiaru,2000). 

Los Invasores del Espacio está editada por Asian Trash Cinema en forma de apetitoso programa doble, junto a Superman contra la banda negra (Attack from Space, Teruo Ishii,1958), cuya reseña es otra historia, que debe ser contada en otra ocasión. Además se incluye un olvidable audiocomentario y 2 estrambóticos cortos de animación estadounidenses de los años 50: uno advirtiendo de lo pecaminoso de la conducción temeraria, patrocinado por la Iglesia Metodista, y otro alabando las excelencias de un mundo que vive felizmente del petróleo y en la inmersión en el sistema capitalista, patrocinado por las compañías petroleras norteamericanas. Así, tal cual suena. Pero sin duda, el punto definitivo de esta edición es la pista de audio en castellano (la única disponible, por otra parte). Por una vez, sin que sirva de precedente, romperemos una lanza en favor del doblaje, porque las voces utilizadas en la película son, una por una, las mismas que recitaron esos diálogos que nos sabemos de memoria de nuestra Guerra de las Galaxias, asociadas a los mismos personajes, Constantino Romero a la cabeza. De esta manera, el círculo se cierra y la hermandad de las dos cintas se completa. No os la perdáis. Y que el valor os acompañe.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.