MAN OF STEEL: Reescribiendo el mito.

MAN OF STEEL: Reescribiendo el mito.

Rating: ★★★¼☆ 

Hace poco me preguntaban cuál era mi primer recuerdo de Superman, para encontrarlo tengo que irme a mediados de los 80, y entre montones de cintas Betamax, encontrar tres con los títulos escritos a boli: “Superman I”, “Superman II” y “Superman III”. Eran las típicas películas que un crío puede ver una y otra vez sin cansarse. En realidad, podría remontarme incluso unos años atrás, cuando apenas sabía leer, hojeando un cómic de Superman. Durante toda mi infancia, fue mi superhéroe favorito, y a pesar de no haber comulgado mucho con sus cómics, siempre ha tenido un rinconcito especial para mí; si Godzilla es el rey de los monstruos, Superman, pase lo que pase, siempre será el rey de los superhéroes. Aunque haya perdido muchos adeptos, aunque algunos le acusen de ser un personaje plano o nada interesante, sigue siendo el pionero, el original, el que sentó las bases de una nueva era, una era de mitologías modernas.

Aunque salió de un cómic, acabó siendo el cine el medio en el que se convirtió en un icono global. Con lo cual, el trabajo de Donner y Lester es y será, durante muchos años, el referente por excelencia. Porque fue con esa primera película de Christoper Reeve con la que muchos creyeron “que un hombre podía volar.” Sólo por eso ya es historia del cine. Así que volver a contar la historia de Superman, no creo que sea tarea fácil. El lector de cómics está más que acostumbrado a que le cuenten los orígenes de un superhéroe, el propio Superman ha visto como su historia o sus poderes cambiaban en más de una ocasión, ¡eh!, incluso le mataron. Hace poco vimos como reiniciaban una saga de Spider-Man, y sinceramente, no creo que fuese realmente necesario teniendo en cuenta que el dúo Raimi-McGuire lo teníamos aún muy presente. Pero quizás sí estaremos de acuerdo en que Superman necesitaba una nueva versión en la gran pantalla, sobretodo después de la decepción de “Superman Returns”. El problema es que será difícil ponerse de acuerdo en cual es la mejor manera de modernizar a Superman, de contar de nuevo la misma historia sin que sea la misma. ¿Lo haremos para un nuevo público o vamos a hacerlo para los fans de toda la vida?

Para no complicarse la vida, parece que los productores optaron por el camino más fácil. ¿No os decía que en el mundo del cómic los orígenes de Superman se han contado una y otra vez? Esto es lo que se hizo en “Tierra Uno” de Straczynski, obviando el reciente reboot de DC, uno de los más recientes títulos que han reinventado a Superman (título que no recibió grandes críticas, por cierto). Y el guión que ha utilizado Zack Snyder para “Man of Steel” es prácticamente un calco de este cómic, llegando a utilizar escenas e incluso frases literales del mismo. Y si ese cómic tenía carencias, también las tiene la película.

En “Man of Steel” hay dos historias. Por un lado, la de Krypton, ese planeta con una civilización avanzadísima que se ve abocado a la destrucción, y que cae en mitad de disputas internas entre Jor-El y el General Zod (algo que ya conocíamos de la película de Donner). Por el otro lado, tenemos la historia de un niño con habilidades muy especiales, que busca respuestas para todo lo que le está pasando. La primera es una historia de violencia y destrucción, una de esas historias grandes y bombásticas, de planetas, de estirpes, de supervivencia. La otra, es una historia mucho más íntima, la de la búsqueda de un chico por encontrar un lugar en el mundo. Y en mi opinión, estas dos historias colisionan demasiado pronto.

Mentiría si no dijera que me ha gustado mucho como cuentan la “travesía por el desierto” de Clark Kent. Me ha parecido una buena forma de reinventarla, con buen gusto, descubriendo sus poderes poco a poco, y con algunas reflexiones alrededor del impacto que causaría un superhombre entre los humanos, que no hemos visto antes en las películas de Superman. Pero creo que hay algo que falla aquí, el contacto de Superman con la gente de a pie. Quizás salvar gatitos de un árbol o hacer aterrizar al enésimo avión sano y salvo son ya clichés de los que todo el mundo está harto. Pero en esas escenas, con esas sonrisas o caras de sorpresa, se genera una empatía entre el ciudadano anónimo y el superhéroe que en “Man of Steel” no aparece por ninguna parte. Y en realidad es algo que se hace a conciencia, la cuestión de la identidad pública/secreta de Superman es un tema que en esta película se trata de forma muy distinta a la habitual,  y la forma en la que el mundo descubre al hombre de acero no tiene nada que ver con lo que conocíamos.  Puede ser más original, pero se aleja tanto del cánon Superman, que se hace difícil de tragar cuando tienes algunos dogmas grabados a fuego. De hecho, la sensación es que se han querido cambiar algunas cosas simplemente para sorprender al espectador que conoce bien la historia, y que quizás al menos docto le importan un pimiento.
Pero mi mayor problema con “Man of Steel” es la otra historia. La de Krypton y el General Zod. Es tan grandilocuente, es tan épica, que es imposible que no se solucione con una batalla que no sea “bigger than life”. Es decir, caos y destrucción por todos lados, decenas, centenares de edificios de Metrópolis desplomándose por doquier, pirotecnia por un tubo, Weta Workshop dándolo todo. La espectacularidad de todas estas batallas, con el volumen a tope, hacen que perdamos al personaje entre nubes de polvo. Y sinceramente, las escenas de los periodistas del Daily Planet en medio del follón, no aportan absolutamente nada. Y si al final vemos a Superman haciendo algo que jamás esperábamos de él… solo os diré que, a diferencia de las otras películas, esta no es para niños. Al salir del cine, Cels Piñol y yo tuvimos exactamente la misma ocurrencia: si la han montado tan gorda en la primera película, ¿qué esperan hacer en las próximas?

Puede que el problema de “Man of Steel” sea el mismo que “Tierra Uno”, que es un cómic pensado para un nuevo público que no conoce tanto al personaje, y al que modificar algunos detalles no le va a descolocar. Pero es que Snyder parece dinamitar con saña algunos de los grandes momentos de la mitología, y la lista no es corta. El encuentro entre Lois y Clark no puede ser menos trascendente. Cuando vemos el traje por primera vez, no hay magia. El descubrimiento de la supuesta Fortaleza de la Soledad, se ve totalmente dinamitado por una invitada inesperada. El guiño de ese Superman primerizo que no volaba, sino que daba saltos está bien (como tantos otros pequeños detalles), pero a lo largo de la película le veremos volando de forma endiablada; más que volar, sigue pareciendo que simplemente toma impulso. Y volar, amigo Snyder, es lo que hace Superman, lo que nos ha hecho soñar durante años.

Quizás me estoy pasando de fan, es probable. Quizás es que la nostalgia se ha apoderado de mi juicio. “Man of Steel” no es en absoluto una mala película, no me ha aburrido en ningún momento, no se me ha hecho pesada, e incluso tiene algunos momentos realmente buenos (aunque no lo parezca, tengo ganas de ver la siguiente). También tiene a un buen protagonista, y eso en Superman ya debería contar como media peli. Pero es que este “hombre de acero” no es el Superman que recordábamos. Este “hombre de acero” podría ser cualquier otro superhéroe, y entonces estaríamos hablando de una buena película de invasiones extraterrestres mezcladas con la de “chico con poderes”. Esa gran “S” de esperanza, en kryptoniano, debería significar algo más que un traje azul, una capa roja, y muerte y destrucción por todos lados.

No sé, será que lo me falla aquí es que Superman se ha dejado los calzoncillos en alguna parte.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.