Oldboy: los límites de la venganza

Oldboy: los límites de la venganza

Rating: ★★★☆☆ 

Los remakes llevan siempre la inevitable comparación con su original y en este caso aún más allá, ya que a su vez está basado en un cómic manga de Nobuaki Minegishi. El último trabajo del director norteamericano Spike Lee (Fiebre Salvaje, Malcom X, Plan oculto…) revisiona la obra maestra coreana original dirigida por Park Chan-wook (2003). La cuestión por tanto es que de no tener este precedente la cinta saldría mejor parada, pero el reto de hacer una nueva versión era muy arriesgado y aún así el autor afroamericano no sale tan mal parado y más teniendo en cuenta lo relativamente reciente del original. ¿Cuál hubiera sido el resultado si Spielberg y Will Smith hubieran llevado adelante el proyecto como en un principio parecía?

La historia, mejor no destriparla apenas porque en su inquietante y siempre imprevisible desarrollo está parte de su atractivo, hasta colocarte en el brutal final. Premisas: un ejecutivo egocéntrico y alcohólico es secuestrado y recluido durante 20 años sin saber el motivo. Su única motivación será ahora salir, descubrir quién le he ha hecho esto y vengarse con toda la crueldad posible. Lo que no atisba es que su liberación es parte a su vez de la venganza de quien le encerró y que conduce a un final tan inesperado como impactante. La venganza con mayúsculas es el centro de todo, una sed de ella aún más acuciante y salvaje cuando no sabes el motivo de tu sufrimiento pero te sirve como alimento y motivación para sobrevivir a la tortura del cautiverio. La venganza como único instrumento para liberarse y ajustar cuentas con el pasado, pagar por lo que se hizo y aún más allá, por lo que se era y cómo ello derivó en consecuencias trágicas para otros o al menos eso cree el objeto vengador. Todo ello desembocará irremediablemente en lo más oscuro del ser humano y en las formas más abyectas de maldad.

hqdefault

Si en la versión coreana prima la atmósfera, lo simbólico y el análisis psicológico, Spike Lee va por derroteros más directos y, quizá con la coherencia de no meterse en un estilo oriental inimitable, nos ofrece una cinta más americana, más tarantiniana, sin tantas capas de tragedia griega o novela de siglo XIX (El Conde de Montecristo como referente). El resultado es una película igualmente impactante y brutal pero que no llega a producir ni de lejos la turbación, el poder hipnótico y la honda reflexión de su predecesora.

Pero dejemos ya las comparaciones y analicemos este remake por separado. Spike Lee es un hombre con oficio, un autor de culto que ha ido de menos a más en su filmografía pero que sigue aceptando retos. Y éste lo era y mucho. No es fácil adaptar un cómic manga por la dificultad a la hora de recrear las atmósferas y convertir a los personajes en carne y hueso, pero Josh Brolin (No es país para viejos, Valor de ley, American Gángster) pasa el reto con nota, aunque no llega a transmitir esa sensación que se tiene a veces de interpretación memorable. Lo mismo ocurre con los otros protagonistas, Samuel L. Jackson y Elizabeth Olsen. Las escenas claves tienen fuerza pero notas que falta algo y en algunas de pelea o violencia directamente te chirrían y añoras la forma tan «deliciosamente» cruel con la que se ruedan en Japón o Corea. Es cuando más te das cuenta cómo una escena aparentemente similar es tan diferente a los ojos de culturas totalmente distintas y cómo eso traspasa la pantalla.

Este Oldboy es más que digno y te deja huella pero por lo que cuenta y no por cómo lo cuenta, mérito por tanto de la historia original manga, pero lo hace si y sólo si no has visionado la predecesora, porque si lo has hecho estará en tu mente en todo momento y no podrás evitar la comparación continua, aunque puede ocurrir lo contrario, por qué no. Ah, especial mención a la música de Roque Baños: no es porque sea español, la partitura sí que está a la altura de la predecesora y demuestra ser uno de los mejores compositores de bandas sonoras del momento.

Lo mejor: para bien o para mal se intenta alejar del original y hacer una versión diferente.

Lo peor: la sombra de la cinta coreana es alargada.

Estreno: 24 de Enero

 

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.