Operación Huracán: atraco catastrófico
Rating 37
Metacritic 35
Rotten Tomatoes 45

Las crónicas meteorológicas cuentan que el huracán Andrew impactó en Florida en agosto de 1992. En su momento, fue el tercer ciclón tropical más profundo al tocar tierra en Estados Unidos (hoy es el cuarto). Vientos sostenidos de 265 km/h y ráfagas de hasta 285. Fue uno de los más destructivos del siglo XX y dejó 23 muertos. Operación Huracán ..

Resumen 39 pobre

Operación Huracán: atraco catastrófico

Las crónicas meteorológicas cuentan que el huracán Andrew impactó en Florida en agosto de 1992. En su momento, fue el tercer ciclón tropical más profundo al tocar tierra en Estados Unidos (hoy es el cuarto). Vientos sostenidos de 265 km/h y ráfagas de hasta 285. Fue uno de los más destructivos del siglo XX y dejó 23 muertos.

Operación Huracán (The Hurricane Heist) arranca con un flashback a la llegada de aquel malhadado monstruo (real) de la naturaleza, para presentarnos a una de sus víctimas (ficticia), el Sr.Rutledge, y a sus dos vástagos, Will y Breeze. Cabe decir que el papá palma más a consecuencia de la selección natural que del propio huracán, cosa que ya avisa de por dónde van a ir los tiros en cuanto a la inteligencia del asunto. Si las víctimas de la selección natural fueran algunos guionistas en lugar de sus personajes, el cine sería un lugar mejor.

La tragedia (tragicomedia para el espectador) dejará dos pequeños hermanos traumatizados, que se distanciarán con el tiempo. Will (Toby Kebbell) se convertirá en un doctor en meteorología, como años antes hiciera la también traumatizada Helen Hunt en la referencial Twister (Jan de Bont, 1996). Breeze (Ryan Kwanten), en cambio, acabará como mecánico borrachuzo, incapaz de superar el complejo de culpa, pues se siente responsable del accidente.

No hace falta ser un doctor del Centro Nacional de Huracanes de Miami para pronosticar que será otro huracán (el inventado Tammy, peor que el Andrew) el que cierre el círculo y provoque la catarsis. Dicho así parecería ésta una película típica del género de catástrofes, pero no es solo eso: el heist del título original define su hibridación con el género de atracos (Heist movies). Una mezcla que ya anticipó, hace 20 años, la película Hard Rain (Mikael Salomon, 1998).

El asalto al Depósito del Tesoro de un pequeño pueblo de Alabama, evacuado ante la llegada del ciclón, ocupa el 95% de la trama de esta epopeya de Rob Cohen (xXx, 2002), una aventura pasada por agua y azotada por el viento. Por desgracia, Cohen se recrea más en las escenas de acción boba que en la belleza destructiva y el caos de la catástrofe o en la precisión matemática de los golpes criminales bien diseñados.

Acción, claro, porque el golpe no es limpio y las cosas se complican ¿Quién iba a pensar que un plan maestro, pensado para ejecutarse durante el peor huracán de la historia de América, podía salir mal? No, no me pondré quisquilloso con la verosimilitud del planteamiento. Licencia poética, me decían mis profesores de literatura del bachillerato. Me gustan los cineastas desvergonzados y los cinéfilos sin prejuicios.

Tampoco me pondré de uñas analizando la rigurosidad científica de los fenómenos meteorológicos que aparecen en la pantalla: las presiones atmosféricas imposibles, la marea ciclónica estratosférica o las características de la pared del huracán… Las leyes existen para violarlas, las de la física también, y más en este tipo de películas con hechuras de telefilme de catástrofes de sobremesa. La defensa del honor de la ciencia se la dejo a los profesionales de la misma.

¿Y el honor de los guionistas? La escritura de la película se caracteriza por la estulticia. Sirva como muestra este diálogo (no es el único del estilo):
-«¿Dónde está fulanito?»
-«No ha sobrevivido»
-«¿Qué quieres decir?»
-«Que ha muerto»

Es duro, sí. Pero también es cierto que un argumento alocado, unos fundamentos científicos imposibles y un guión involuntariamente cómico todavía pueden defenderse desde una perspectiva gamberra. No todo está perdido.

Me cuesta más transigir con otros aspectos de la obra, como lo poco inspirado del reparto. Ralph Ineson es el más auténtico como el malcarado villano irlandés Connor Perkins. El fantástico Ryan Kwanten (inolvidable Jason Stockhouse de True Blood) está desaprovechado. El heróico Toby Kebbell (Ben-Hur, 2016) deambula como un tipo sin un ápice de carisma, algo imperdonable en un meteorólogo, más si es el protagonista principal. La coheroína Melissa Bolona, en el papel de agente del Tesoro, cumple sin más.

Pero es el aspecto de la acción, la gran apuesta de la película, el que acaba decantando el ánimo del espectador hacia la celebración gozosa del espectáculo ligero, o bien hacia la indiferencia. En mi caso, hacia lo segundo. La acumulación de peripecias no consigue sobrevolar la mediocridad. Ni sus tiroteos, ni sus persecuciones motorizadas, ni sus secuencias de cableado permanecerán en la memoria, aún estando coloreadas con la belleza de las inclemencias meteorológicas extremas. Como mucho recordaremos el improbable acto final en la pared del huracán.

En conclusión, esta The Hurricane Heist es una suma de factores (géneros) que no mejora el producto. Deja con ganas de más y mejor en todos los aspectos. No es lo suficientemente espectacular o trepidante. Tampoco se decide por ser lo suficientemente idiota. Así que mejor plantarnos en casa un programa doble de atracos + armaggedon climático, empezando, por ejemplo, con un mayúsculo Heat (Michael Mann, 1995), y completando con esa incontestable obra maestra del cine catascafre (los lingüistas me perdonen, licencia poética) que es 2012 (Roland Emmerich, 2009).

 

Publicaciones relacionadas

Apollo 11

Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Dunkerque: Milagro de Película

Dunkerque: Milagro de Película

"Cuando reviso la escena en la que los soldados ven meterse a ese tipo en el mar, no sé qué está haciendo ese hombre, si piensa suicidarse o si de verdad cree que puede escapar de allí a nado...le pregunté al veterano de guerra si ese hombre iba a suicidarse, y no sabía la respuesta. Y era...

Star Wars: Los últimos Jedi. Video Review 0% Spoilers

Star Wars: Los últimos Jedi. Video Review 0% Spoilers

Apresurada y acalorada review de Star Wars: The last Jedi. Sin Spoilers, 0% Spoilers. Lo digo en serio, sin contar nada, aunque entienda que no lo veáis y esperéis a verla con vuestros propios ojos. Es solo una ligera opinion, para animaros a ir al cine. Pero ya. Hoy mismo. Mañana como mucho...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.