Pandorum: locura en el espacio

Pandorum: locura en el espacio

Atentos, lectores: una nueva pandemia ha llegado a la ciudad. No se trata de la tan cacareada Gripe A. Es algo mucho peor. Se conoce por Pandorum. Quienes se contagien sufrirán terribles delirios paranoides y se comportarán de manera impredecible. La epidemia amenaza a miles de potenciales espectadores de la Sección Oficial Fantastic Panorama del Festival de Sitges. Este humilde cronista ya ha tenido la oportunidad de sufrirla en sus carnes en un exclusivo preestreno al que no faltó Especialistamike.com. Nuestro intrépido reportero Merk también os ha dejado sus primeras impresiones, llegadas directamente del primer pase de la película en el Festival. Sin desvelar demasiado, esto es lo que podréis encontrar.

Corre el año 2174. Para entonces la tierra padece los efectos de una superpoblación galopante y sus recursos se han agotado. Los humanos han puesto sus esperanzas en Tanis, un planeta hermano situado a un porrón de años luz de distancia. Hacia allá va la gigantesca nave Elysia, cual Arca de Noé, a colonizar el nuevo planeta. Un par de miembros de la tripulación, el teniente Payton (Dennis Quaid) y el cabo Bower (Ben Foster) despiertan de un hipersueño como quien se levanta con una resaca de tres pares de narices: vomitonas, mareos y lagunas estratosféricas en la memoria. Tardarán poco en comprobar que sus ¿únicos? compañeros de viaje son unos extraños seres con muy malas pulgas.

 
¿Acaso este argumento no nos es familiar? ¿Una pequeña tripulación recién levantada de la siesta, perdida en un claustrofóbico escenario espacial, repleto de oscuros pasillos, tuberías goteantes y conductos de ventilación ? ¿Unos insignificantes y desdichados seres humanos amenazados por una raza desconocida que les supera con creces en rapidez, capacidad de adaptación y voracidad ? Ciertamente, los que parecen haber despertado de un hipersueño son el director Christian Alvart (Case 39 , Antikörper) y el guionista Travis Milloy. Ignoro cuánto duró su idilio con Morfeo, pero sin duda no se enteraron, pobres, de que mientras dormían alguien había hecho ya su película. Un tal Ridley Scott, en 1979. Alien, se llamaba aquella. Tiene guasa, además, que Pandorum llegue a Sitges sólo dos días después de que el mismo Festival haya homenajeado al clásico de Scott al celebrarse su 30 aniversario. Porque, claro, las comparaciones son odiosas.

Pandorum se enmarca en el mismo subgénero híbrido entre la sci-fi y el terror. Sus mejores bazas provienen de la dirección artística de Richard Bridgland, de unos escenarios herrumbrosos que recrean el interior de la Elysia con un espléndido toque vintage. También la carcasa de la misma está en la línea del diseño que ya afianzaron los clásicos de los 70 y los 80, desde la Nostromo de Alien hasta los vehículos espaciales de Star Wars. Apenas hay lugar para los exteriores, aunque reconoceréis la Puerta de Brandenburgo en el único plano que se le dedica a la moribunda Tierra. También resulta más que digno el diseño de las criaturas, a las que, permitidme la osadía, en adelante denominaré Pandoros. Los más viejos del lugar verán ecos del Alien gigeriano más un toque jungle-fashion a lo Predator. Espectadores menos anacrónicos las asociarán a híbridos entre los seres de The Descent (Neil Marshall, 2005) o los de Serenity (Joss Whedon, 2005). En cualquier caso estos Pandoros inspiran terror, y sus movimientos están lo suficientemente conseguidos para no asociarlos a los típicos monstruos infográficos que tanto despreciamos los que crecimos viendo a los Teleñecos. Desde luego, si han sido recreados por ordenador, chapeau…

Sin embargo, este loable esfuerzo en tareas de producción y dirección artística se ve dinamitado por un guión tirando a pobre (véase, por ejemplo, la explicación del origen de la especie caníbal) y por una dirección balbuceante en los momentos decisivos, aquellos en los que la amenaza se cierne sobre los protagonistas. Los ataques de los Pandoros se filman con una receta que parece idónea para los que andan todavía en primero de párvulos en términos de narrativa cinematográfica: sacudimos la cámara, elegimos unos angulos rarunos, iluminamos muy poco y desfragmentamos la secuencia en un millar de microplanos. Total, que la cosa parezca agitada, violenta y confusa. Pero es tal la confusión que el espectador termina por perder las referencias y no sabe dónde ni cómo ni cúando. Momentos culminantes como el del nido de Pandoros pierden toda la fuerza debido a la poca solvencia del director alemán.

En cuanto al reparto, poco se puede decir: hacen lo que pueden con sus escasamente atractivos personajes. La conexión emocional con el espectador es nula (ay, Ripley, con lo que te llegamos a querer !). Dennis Quaid es el cabeza de cartel, pero no hace demasiado para ganarse el jornal. El que lleva el peso de la función es Foster, al que los más avispados espectadores recordarán como el Russell de esa obra maestra de la televisión contemporánea que es A dos metros bajo tierra. Foster es bueno, transmite fortaleza y vulnerabilidad al mismo tiempo, pero tampoco hay mucho espacio para que su personaje intime con el público. Antje Traue (con su aire a la Jovovich) y Cung Le aportan el toque saltimbanquiluchador a la función, aunque no dejan de ser meras comparsas.

Pero no desesperéis, amigos. Hay buenas noticias: Pandorum tiene cura. El mismo gérmen que inspiró el desaguisado es la vacuna perfecta. Una buena dosis del Alien original y de su excelente secuela (Aliens, James Cameron, 1986) bastarán para borrar de nuestro organismo los efectos provocados por los Pandoros. Y para aquellos que no quieran prescindir de su ración de mutaciones y chicas guerreras, una pequeña dosis de Resident Evil (Paul W.S.Anderson, 2002), que por lo menos contiene la estimulante presencia de la Jovovich original.

 

 

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.