Películas a reivindicar

Películas a reivindicar

Estamos a finales de Agosto, hace calor, los niños gritan como Nazgûls en la calle, Benidorm está lleno de señoras con pamelas tan grandes como las varices de sus tobillos y los blockbusters siguen saturando la cartelera, esperando ser vistos por hordas de familias desinformadas y quillos de gorra mal puesta y verborrea desatada.

Hay quienes huyen de esa pesadilla, quienes buscan refugio en el cine doméstico, en la comodidad de su sofá, en el calor de su animal de compañía que mira la tele como quien ve la vida pasar. Para todos ellos y para los que quieran apuntarse al carro del ermitaño de chándal de táctel y barba hipster quiero inaugurar esta sección -la cuál llevaba tiempo con ganas de hacer- que he bautizado como Películas a reivindicar.

En ella hablaré de todas esas películas que pasaron por cines -incluso multisalas- y por el mercado doméstico con más pena que gloria,aún habiendo cosechado éxito en otros países y festivales especializados. Raras avis para el público mainstream devorador de palomitas y nachos diarreicos, descubrimientos para el gafapasta de imdb locutor de un podcast de chichinabo.

Así pues, empecemos a reivindicar.

Vivimos días en los que a todo el mundo se le llena la boca de la palabra kaiju, donde todo el mundo parece conocedor del mundo de Ultraman, Godzilla y sus muertos, donde todo el mundo parece ser experto en anime introspectivo de mechas y series de culto de los 80 avivando frases que nunca existieron. Se le llama efecto Pacific Rim (2013): una película que ha dado mucho que hablar en el mundo fandom, pero que al menos se ha visto -algunos como el niño que seguimos siendo y otros como el abuelo gruñón que debería quedarse en casa haciéndole compañía a las reposiciones de Plats Bruts-. En mi humilde opinión, la película de Guillermo del Toro brilla como espectáculo infantil, orgasmo nerd y blockbuster yankee tópico, y falla en los mismos puntos -de ahí lo de los ojos con los que se mire-.

Todo esto viene a colación de la primera película que me gustaría reivindicar, la ópera prima de Gareth Edwards: Monsters (2012).

01

Pre-estrenada en 2010 en el Festival de Sitges -emplazamiento del que oiréis mucho en esta sección- y estrenada un año más tarde en contadas salas, Monsters narra la odisea de una pareja de desconocidos que se ven obligados a cruzar una zona en cuarentena entre México y USA habitada por gigantescas criaturas venidas del espacio.

Aunque su argumento tiene ciertas similitudes con la primera mitad de Distrito 9 (2009), la crítica política de ésta apunta hacia un blanco diferente: mientras que en la película de Neil Blomkap el outsider galáctico obligado a vivir en un gheto busca la compasión del espectador, en el film de Edwards los monstruos quedan relegados a un segundo plano para resaltar la falta de humanidad de ciertas decisiones políticas.

De hecho, los aliens son sólo el contexto para narrar una historia de amor en un lugar imposible, una historia de amor entre dos desconocidos muy diferentes. Él, un fotógrafo que vendería su alma a cambio de conseguir una portada y ella, una hija de papá inestable e insegura pese a tener la vida solucionada. El viaje no sólo les unirá sino que les hará evolucionar hasta convertirse en mejores personas.

Tal vez la premisa está muy manida, pero lo que la hace original es el contexto en el que ocurre: una zona tercermundista donde personas sin recursos no tienen más remedio que convivir con criaturas que a cada ataque siembran catástrofes. Es el contrapunto intimista a Pacific Rim (2013), no apuesta por las peleas entre monstruos, sino por una de las muchas historias que ocurren mientras los alienígenas lo destruyen todo a su paso. No olvidemos que Monsters (2010) no es más que una película independiente, indie en presupuesto e indie en distribución, y aún así luce como una película grande gracias a una gran fotografía -de la que se encarga el mismo director- y a unos efectos digitales de primera.

02

Gareth Edwards presentó la película en el Festival de Sitges como su carta de amor a las películas de serie B de monstruos, tal vez por ello es el responsable de la nueva versión de Godzilla que llegará el año que viene a nuestros cines y que, según lo que se ha podido ver en la Comic-Con, tiene muy buena pinta. Por lo pronto nos quedamos con esta pequeña joya indie.

 

Disponibilidad: Editada en DVD y Blu-ray por Avalon

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.