Perdida: fresco de las relaciones humanas

Perdida: fresco de las relaciones humanas

Rating: ★★★★½ 

David Fincher es una de mis debilidades. Con una filmografía apabullante (Alien 3Seven, The Game, Zodiac, El Curioso Caso de Benjamin Button, La Red Social, Millenium…), tiene siempre el reto de superarse a sí mismo y sorprendernos una vez más. Lo vuelve a conseguir con Perdida (Gone Girl), adaptación de la novela de Gillian Flynn, que firma también el guión y se nota.

El riesgo de adaptar una novela con tantos matices era grande porque lo fácil era pasarse de frenada en alguna de sus múltiples facetas. Nade de eso ha ocurrido. Funciona con precisión relojera y Fincher dirige con maestría y sin estridencias. Toma de fuentes de Kubrick o Hitchcock, lo agita bien y lo sirve para deleite nuestro. Resultado: cine-adaptación pero de autor, dos horas y media que se pasan volando, deseando incluso que la historia continúe hasta el infinito.

132

Porque de eso va la cinta, de historias, comenzando por la tantas veces tratada de una desaparición en un pueblo de la América profunda, pasando por giros inesperados y terminando por un delirante ¿final? Todo ello con la cadencia adecuada, llena de matices, detalles, formando un mosaico tan fácil de digerir como apasionante en desentrañar. Perdida se podría llamar ‘pérdida’ porque más que de desaparición se habla de cómo y por qué se pierde algo: la inocencia, la ilusión, la confianza, el amor, el rumbo y la cordura; de cómo para obtener algo pierdes algo; de perder, perderse y estar perdido; de por qué a veces se pierde más en lo cotidiano que en el drama puntual, como si el gota a gota fuera más mortal que una bala.

Perdida son varias películas en una: es un melodrama, un thriller, podría ser un telefilm incluso, una tragicomedia por momentos… Como la vida misma, como la condición humana, con tantas capas como ella. La reacción típica, escrutadora, de un pueblo frente a la poco ortodoxa actitud de un marido que lidia con la desaparición de su esposa. Los flashbacks que explican su relación y de dónde viene cada uno. Todo ello es suficiente para construir un film relevante que apunta a clásico, la excusa perfecta para analizar la psicología de los personajes, los claroscuros del matrimonio, lo que somos frente a lo que se supone que debemos ser o se espera de nosotros. Expectativas y realidades. Pero hete aquí que esto es sólo el principio porque a mitad de la película te destroza el puzzle y te obliga a empezar de cero otro aunque bajo las mismas reglas. El espectador ya tiene aparentemente toda la información y sin embargo te sientes más desconcertado que nunca y sin saber en qué acabará todo.

Perdida_4

Ante tal reto argumental el trabajo actoral se antoja vital. Ben Affleck, Rosamund Pike y todo el elenco pasan con nota y construyen unos personajes aunando la complejidad y naturalidad que se exigía, son caer en excesos fáciles de cometer ante tales caramelos interpretativos. La historia, no obstante, rezuma esos excesos y contiene momentos de trazo necesariamente grueso para retratar lo peor de la condición humana en materia de niñez, expectativas, ambiciones y fracasos laborales, matrimoniales o sociales, ética de los medios de comunicación y opinión pública, juicios de valor y clichés establecidos. Sin embargo, el perfecto guión adaptado y la dirección obran el milagro de conducir todo por la senda del desasosiego, de la tensión justa, del detalle del gesto por encima de ampulosos encuadres, de una sobriedad y calculada frialdad retratada en una excelente fotografía primada de grises.

Perdida se queda en el recuerdo y la retina por mucho tiempo, como tantos otros films de Fincher. Logra clavarte en la butaca y abofetearte sin que lo notes, actos y gestos aparentemente insignificantes que denotan la tormenta interior y las posteriores externas; lo abyecto de actos violentos como reflejo de la más aún violenta y abyecta condición humana, latente, imprevisible como consecuencia de la previsibilidad de los actos cotidianos, al menos de cara a la galería. Los demonios que salen a la luz con la misma naturalidad con que se ocultaban. El mundo, tal y como lo conocemos y la sociedad, tal y como se comporta, al descubierto. Fincher-Flynn dan en el clavo con una película redonda, hipnótica y potente.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.