Planet 51: He came from outer space

Planet 51: He came from outer space

Amigos, el hedor a Navidad empieza a inundarlo todo. La Navidad …esa burda excusa para no trabajar. En los supermercados ya se amontonan turrones y mantecados. Miríadas de lucecitas de colores engalanan las calles, invitándonos al consumo más desaforado. Guirnaldas y arboluchos de plástico asoman por los recargados portales de los badulaques de a 100.  Insoportables coros escolares afinan sus gargantas para atronar nuestros oídos con esas afrentas musicales que inocentemente denominan villancicos. Ah, los niños, oscuro objeto de deseo de las codiciosas distribuidoras, que en estos señalados días pueblan la cartelera de las temibles películas infantiles. ¿He dicho temibles ?  ¡ No ! A buen seguro, los exégetas de la  animación como The Captain saldrán en defensa del género, aduciendo que sus propuestas actuales superan en calidad y madurez a la mayoría de los truños destinados al público adulto. Y no sólo hay calidad en el cine animado, también en películas de carne y hueso, como las de la serie del mago miope, Harry Potter.

Pero no estoy aquí para defender al cine infantil desde la aproximación adulta. No, es mucho más que eso: reivindico una época de pantalones cortos, bicicletas BH, rodillas peladas y bocadillos de Nocilla. Exijo mi derecho a ser un niño,  aun a riesgo de recibir toneladas de correos de novias indignadas, asqueadas por el Síndrome de Peter Pan que padecen sus parejas. Quiero ser aquel churumbel que iba al cine en Navidad y se zampaba una nube de algodón de azúcar a la salida  mientras paseaba por los tenderetes de la Feria del Juguete, embobado por los Airgamboys y los cochecillos de la Guisval.  Si fuera aquel niño, le pediría a mis padres que me llevaran a ver Planet 51, una de dibujos animados codirigida por Jorge Blanco, Javier Abad y Marcos Martínez, la primera película nacida en el seno de los Ilion Animation Studios, la más cara producida por el cine español.

La historia comienza cuando la pacífica existencia del pueblo de Glipforg se ve trastocada por la llegada de un alien. Lem (Justin Long), adolescente con problemas del corazón,  su amigo Skiff (Sean William Scott), freakie de catálogo, dependiente de la tienda de cómics local,  y el pequeño Eckle ( Freddie Benedict) acogerán al extraterrestre e intentarán devolverlo a su nave nodriza, mientras que los malos de turno, el General Grawl (Gary Oldman) y el Profesor Kipple (John Cleese), harán lo imposible por atraparlo para frenar la posible invasión alienígena. Si no fuera porque estamos ante una película de animación podríamos pensar que se trata de una reposición de E.T (E.T.: The Extra-Terrestrial, Steven Spielberg, 1982). En realidad, se trata de un E.T del mundo al revés, porque en este caso el extraterrestre ( Dwayne Johnson) es…un humano, y Glipforg no está en la Tierra sino en el remoto Planeta 51…

 

Pocos podrían deducir del aspecto de Planet 51 que es una película española.  Blanco, Abad y Martínez, creadores de la exitosa saga de videojuegos Commandos,  han parido un homenaje a la ciencia ficción de todos los tiempos que tiene su mejor baza en el acertado diseño de producción de estética retrofuturista. El Planeta 51 es un remedo de la América de los 50, con todos sus elementos estéticos (gloriosos diseños googies) y su idiosincrasia perfectamente reconocibles… Situar la acción en esos años 50 alternativos supone, de entrada, todo un guiño al género de la sci-fi, que vivió su mayor expansión en aquella época de atmósfera paranoica y conspiratoria, de miedo al enemigo exterior e interior (la invasión extraterrestre y la suplantación como metáfora del comunismo)  y a la energía atómica. Sin duda, este back to the 50’s es el guiño mayúsculo, pero la retahila de referencias es interminable. El buen aficionado no echará en falta a ninguna pieza icónica, amén del filón constante que supone la ciencia ficción clásica, con Ed Wood y sus platillos volantes a la cabeza:  Star Wars, Mars Attacks, Cocoon …Posiblemente sea la saga de Alien la que se lleve el premio al homenaje más simpático (impagable el chucho de aspecto gigeriano y los huevos que mantienen almacenada la quincalla espacial terrestre ). La borrachera de citas puede llegar a saturar, pero hará las delicias de los más cinéfilos.

El enorme y loable esfuerzo de producción y el espectacular resultado de la propuesta visual podrían situar a la película en la primera fila de la animación mundial. Sin embargo,  los personajes de Planet 51 carecen del calado de, pongamos por caso, los héroes de la Pixar. El astronauta Chuck Baker es un remedo estrábico de Buzz Lightyear, aunque con poco más de la mitad de su carisma. La sonda exploratoria Rover se gana las simpatías del público, pero carece de la ternura de su obvio modelo de referencia, el inolvidable Wall-e. Los alienígenas resultan simpáticos, pero no dejan la huella de un Mr. Fredricksen, el abuelo de Up (Pete Docter & Bob Peterson, 2009).  Únicamente el Profesor Kipple, cruce perverso entre el Dr. Mengele y nuestro querido Yoda, sobresale de la mera corrección de los verduzcos habitantes del planeta. El guión de Joe Stillman (Shreck, 2001 ) no está a la altura  de las virtudes demostradas por los departamentos técnicos y artísticos. En ocasiones parece demasiado forzado para encajar los homenajes citados anteriormente (ejemplo, la parodia de Grease) y aunque la película se contemple con una sonrisa permanente y algunas carcajadas, no va más allá de la evidente parábola sobre el miedo a lo diferente y desconocido. Por esta razón,  Planet 51 se queda un paso atrás de la vanguardia animada, por detrás de clásicos como Toy Story (John Lasseter, 1995) o la misma Wall-E (Andrew Stanton, 2008).

La ligereza del guión no es el único debe de este largometraje: tratándose de una película española, echamos en falta más referentes autóctonos (no basta con la alusión a la socorrida Macarena). Hay una apuesta clara por lo Universal (entendiendo aquí  lo estadounidense por Universal), en aras de conquistar un mercado internacional mucho más amplio. No hay elementos que caractericen a esta película como una obra made in Spain. No me entendáis mal, no soy víctima de un súbito ataque de ultranacionalismo rancio. Hablo de emitir señales propias de una cultura integrada en la globalización (no puede ser de otra manera) pero que aún es capaz de mantener su identidad, ni que sea en los detalles. Planet 51, desde el mismo título, es demasiado americana. Demuestra que podemos copiarlos, pero  ¿ qué podemos aportar ?. Bah, paparruchas… Me estoy dejando llevar por los prejuicios que limitan la abtrusa mentalidad de los adultos. El niño que hay en mí ha pasado un buen rato durante la proyección. Así que padres, padrinos, tíos y abuelos: compren un cubilete jumbo de palomitas y lleven a sus retoños a ver Planet 51 estas Navidades: no lo lamentarán, y encima darán de comer a nuestros paisanos.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.