Prisoners: atrapados en su propuesta

Prisoners: atrapados en su propuesta

Rating: ★★★★☆ 

Al igual que en su aclamada Incendies, el director canadiense Denis Villeneuve te atrapa desde el primer fotograma, en este caso ese bosque trasunto de tantas metáforas que luego cobrarán sentido a lo largo de toda la película. Su título, Prisoners (Prisioneros), no puede ser más exacto, cobrar más sentido. El propio espectador se siente prisionero de esta historia, en parte por el excesivo metraje (dos horas y media), que sin embargo igualmente cobra sentido como medio para desasosegarte más, no ver salida o fin. Lo cierto es que desde el minuto uno somos prisioneros de las motivaciones que experimentan los protagonistas, sobre todo de Hugh Jackman, en el probablemente su mejor papel hasta la fecha.

La desesperación de unos padres que pierden a su hijos en un secuestro ha sido contado en muchas ocasiones; los elementos de esa América profunda, rural, de traumas y pulsiones ocultas que acaban explotando en crímenes y desapariciones, otras tantas. Pero en Prisoners todo parece nuevo, extrañamente único, consiguiendo que todo lo que ves te parezca estar viviéndolo por primera vez, en modo real, al igual que los protagonistas. Sin duda la extraordinaria dirección de Villeneuve y el preciso guión del prometedor Aaron Guzikowski son los culpables, creando una atmósfera que recuerda por momentos títulos como la magistral Mystic River, de Clint Eastwood.

El gran acierto de la película: que el verdadero protagonista es el concepto y no la acción. A lo largo de la historia los personajes encierran o son encerrados, como culpables o como duda de su inocencia, pero siempre como único medio para encontrar la verdad, para volver con los seres queridos, al mundo de aparente seguridad, a sus vidas. Para ello están dispuestos a hacer lo que sea y convertirse en eso que creían odiar. Son prisioneros físicos pero también psíquicos y morales. Tanto las víctimas como los culpables están atrapados en sus motivaciones, en un pasado que ya no les ha dejado liberarse de sus cadenas y que les empujan a actos que acaban igualando en parte los niveles de abyección y creando desde dentro ese mundo agobiante y casi irreal. De hecho, en ningún momento sabes en qué parte de América se desarrolla la historia y tienes la sensación de que no hay nada más allá de ese pueblo de cielos encapotados y bosques profundos.

Prisoners no es un film al uso, no es «fácil» de ver. Desde el primer plano hasta el último te encierra en su propuesta y no te suelta en ningún momento, eres su prisionero. Te obliga a sufrir con y por no sólo las víctimas, sino incluso los verdugos o supuestos verdugos. No se habla de culpables o inocentes, sino de cargas, de miedos y de consecuencias de actos pasados, de sufrimientos que no han cicatrizado y revierten en heridas que sangran. El eterno dilema moral de la venganza, del modo de justicia, asoma en cada poro pero no como debate interno sino como un repaso a tu condición humana y tus miserias. Somos prisioneros de nuestras debilidades y contradicciones y no podemos huir de ello.

Denis Villeneuve mantiene con pulso firme esta propuesta aparentemente simple pero compleja, aparentemente compleja pero de ejecución simple, reflejado perfectamente en el trato con la cámara, la contención de las interpretaciones, la fotografía y la ambientación. Los rasgos gruesos con los que retrata a los personajes son sin embargo suficientes para que vayas vislumbrando su pasado y la razón de su carácter, como ocurre con el detective magistralmente interpretado por Jake Gyllenhaal y sus tics oculares. Todo tiene su razón y todo es causa o consecuencia de un pasado, de unos actos que les han hecho prisioneros para siempre y que a su vez provocarán la prisión física o vital de otros. El laberinto presente en la cartel y en parte del film cobra todo su sentido. Los laberintos de la mente no suelen tener salida.

 

 

 

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.